A cuatro años de la Agenda Europea de Migración

0

El Consejo Europeo acaba de iniciar, la Comisión informará sobre los progresos registrados desde 2015 en el marco de la Agenda Europea de Migración, centrándose en las medidas tomadas por la UE desde el último informe de situación hecho público en marzo de 2019. La Comisión también define los ámbitos en los que se debe seguir trabajando para hacer frente a los retos actuales y futuros en materia de migración.

La alta representante y vicepresidenta, Federica Mogherini, ha declarado: «En los últimos años hemos creado una política exterior de migración de la UE, cuando antes no había ninguna. Hemos establecido nuevas asociaciones y reforzado las antiguas, empezando por la Unión Africana y las Naciones Unidas. Juntos estamos salvando vidas y protegiendo a las personas que lo necesitan al facilitar vías de migración legales, actuar contra los motores de la migración y combatir el tráfico de inmigrantes y la trata de seres humanos Los últimos años han confirmado que ningún país puede hacer frente por sí solo a esta cuestión compleja. Solo trabajando juntos y aunando fuerzas podremos hacer frente a estos desafíos mundiales de una manera eficaz, humana y sostenible».

El comisario de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía, Dimitris Avramopoulos, ha declarado: «Los últimos años han demostrado que solo juntos como Unión somos capaces de responder a circunstancias extremas. Hemos sentado colectivamente las bases estructurales y operativas de un sistema europeo global de migración y asilo que no solo ofrece resultados y respuestas eficaces, sino que también fomenta la solidaridad y la responsabilidad. Si bien queda aún mucho por hacer y la situación sigue siendo frágil, estamos mucho mejor preparados que en 2015».

Cuando estalló la crisis migratoria en 2015, la UE tomó medidas rápidas y decididas para hacer frente a retos excepcionales mediante soluciones europeas comunes. A lo largo de los cuatro últimos años se han sentado las bases de una sólida política colectiva de la UE en materia de migración y se han establecido nuevos instrumentos y procedimientos para una coordinación y cooperación eficaces. La UE está mejor equipada que nunca para prestar apoyo operativo y financiero a los Estados miembros sometidos a presión, gestionar las fronteras exteriores y trabajar en asociación con países no pertenecientes a la UE. No obstante, son necesarios más esfuerzos para concluir esta labor y hacer que la política de migración de la UE esté realmente preparada para el futuro y sea eficaz y resiliente.

Se requieren más esfuerzos y medidas inmediatas en ámbitos clave

Si bien la situación migratoria general en todas las rutas ha vuelto a los niveles anteriores a la crisis, con las llegadas en septiembre de 2019 en torno a un 90 % más bajas que en septiembre de 2015, la situación sigue siendo volátil y la evolución geopolítica plantea nuevos retos a la UE. Es necesario seguir esforzándose por abordar los principales desafíos inmediatos y avanzar en el trabajo en curso, en particular:

  • Medidas urgentes para mejorar las condiciones en el Mediterráneo Oriental: aunque las autoridades griegas han tomado medidas a lo largo de los últimos meses para aliviar la presión sobre las islas, y en particular una nueva estrategia de acogida y nuevas medidas de asilo, el aumento de las llegadas ha generado tensiones en un sistema ya cargado. Si bien la Declaración UE-Turquía sigue arrojando resultados concretos, la creciente presión migratoria en ese último país y la inestabilidad en toda la región siguen siendo motivo de preocupación. En vista de ello, deben tomarse medidas urgentes para mejorar las condiciones de acogida, aumentar los traslados a Grecia continental desde las islas y aumentar las devoluciones en virtud de la Declaración. La Comisión también está intensificando su apoyo a Chipre, que actualmente se enfrenta a un aumento de las llegadas.
  • Más solidaridad en materia de búsqueda y salvamento: Pese a los esfuerzos de búsqueda y salvamento, se siguen perdiendo vidas en el mar y se hace evidente que las medidas ad hoc de reubicación coordinadas por la Comisión no son soluciones a largo plazo La Comisión mantiene su compromiso de colaborar con los Estados miembros y apoyarlos en la adopción de acuerdos temporales para facilitar el desembarco tras la búsqueda y el salvamento en el Mediterráneo, y anima a más Estados miembros a participar en los esfuerzos de solidaridad. Estos acuerdos podrían servir de inspiración para abordar los flujos en otras partes del Mediterráneo.
  • Aceleración de las evacuaciones desde Libia: la situación en Libia sigue siendo motivo de gran preocupación. Tras desencadenarse un conflicto violento en Trípoli y sus alrededores en abril de 2019, los esfuerzos redoblados del grupo de trabajo trilateral UA-EU-ONU deben seguir contribuyendo a la liberación de los migrantes del internamiento, facilitar el retorno voluntario (49 000 retornos hasta ahora) y evacuar a las personas más vulnerables (más de 4 000 evacuados). Los Estados miembros necesitan aumentar y acelerar con urgencia el ritmo de los reasentamientos en Níger en virtud del Mecanismo de Tránsito de Emergencia (MTE) gestionado por el ACNUR, y apoyar el nuevo MTE en Ruanda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here