Se está cerrando el círculo, se cumple el Plan de Acción para la Economía Circular

0
95

En 2015, la Comisión adoptó un ambicioso nuevo Plan de Acción para la Economía Circular para respaldar la transición de Europa hacia una economía circular, que impulsaría la competitividad mundial, fomentaría el crecimiento económico sostenible y crearía nuevos puestos de trabajo. Se preveía que las acciones propuestas contribuirían a «cerrar el círculo» de los ciclos de vida de los productos gracias a un mayor reciclado y reutilización, y que reportarían beneficios tanto para el medio ambiente como para la economía. Los planes contribuían a extraer el máximo valor y uso de todas las materias primas, productos y residuos, fomentando el ahorro energético y reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, y habían de recibir apoyo financiero con cargo a los Fondos EIE, Horizonte 2020, los fondos estructurales de la UE e inversiones en la economía circular a nivel nacional.

Las conclusiones del informe se debatirán durante la Conferencia anual de partes interesadas en la economía circular, que se celebrará en Bruselas este 6 y 7 de marzo.

De la economía lineal a la circular

Tres años después de su adopción, el Plan de Acción para la Economía Circular puede considerarse plenamente cumplido. Sus 54 acciones ya han sido ejecutadas o se están ejecutando. Según las conclusiones del informe, la aplicación del Plan de Acción para la Economía Circular ha acelerado la transición hacia una economía circular en Europa, lo que, a su vez, ha contribuido a que la UE vuelva a crear empleo. En 2016, los sectores pertinentes para la economía circular empleaban a más de cuatro millones de trabajadores, lo que supone un aumento del 6% con respecto a 2012.

La circularidad también ha creado nuevas oportunidades de negocio, dado lugar a la aparición de nuevos modelos empresariales y fomentado nuevos mercados, dentro y fuera de la UE. En 2016, las actividades circulares como la reparación, la reutilización o el reciclaje generaron un valor añadido de casi €147,000 millones y fueron objeto de una inversión de aproximadamente €17,500 millones.

Para acelerar la transición a una economía circular, es necesario invertir en innovación y prestar apoyo para adaptar la base industrial europea. A lo largo del período 2016-2020, la Comisión ha redoblado sus esfuerzos en ambos sentidos, destinando en total más de €10,000 millones de fondos públicos a la transición.

La transición hacia una economía más circular exige que los ciudadanos se comprometan activamente a cambiar sus patrones de consumo. El método de la huella ambiental de los productos (HAP) y el de la huella ambiental de las organizaciones (HAO), creados por la Comisión, pueden permitir a las empresas hacer afirmaciones ecológicas fidedignas y comparables, y a los consumidores elegir con conocimiento de causa.

Compartir
Artículo anteriorChile preside la APEC desde diciembre 2018
Artículo siguienteUn esfuerzo conjunto para lograr la Igualdad
Redazione
Panorámica Latinoamericana es una plataforma informativa, de investigación y análisis, especializada en las relaciones birregionales Unión europea-América Latina y Caribe o CELAC-UE. Nuestro objetivo es lograr mayor acercamiento, entre estas regiones, basado en el conocimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here