Acaba de entrar en vigor el nuevo Código de Conducta de la Comisión europea y es aplicable a todos los componentes actuales de la Comisión Juncker. Se espera que el 7 de febrero el Parlamento Europeo acuerde las nuevas disposiciones que permitan a los comisarios participar en las elecciones al Parlamento Europeo sin tener que pedir excedencia. A finales de febrero de 2018, la Comisión, por primera vez, publicará los detalles de todos los gastos de misión de los comisarios.

Por último, con ánimo de transparencia y en un ejercicio de rendición de cuentas, la Comisión publicará informes anuales sobre la aplicación del Código.

Estas normas, fijan nuevas pautas para las normas éticas en Europa. El nuevo Código de Conducta amplía el «periodo de incompatibilidad» de 18 meses a dos años, en el caso de los antiguos comisarios, y a tres años, en el del presidente de la Comisión, al establecer unas reglas más claras y un código deontológico más riguroso, e introduce mayor transparencia en una serie de aspectos. Crea, además, un Comité Independiente de Ética, con un estatuto reforzado, que sustituirá al actual Comité de Ética ad hoc para estrechar el control y asesorar sobre normas éticas.

50th Anniversary of the Signature of the Treaties of Rome: symbolic

Concretamente, el nuevo Código de conducta para los miembros de la Comisión presenta las mejoras siguientes:

– Actividad posterior al cargo: el nuevo Código de conducta amplía el periodo de incompatibilidad de los 18 meses actuales a dos años, en el caso de los antiguos comisarios, y a tres años, en el del presidente de la Comisión. Durante ese periodo, los antiguos miembros de la Comisión habrán de notificar a la Comisión su intención de asumir cualquier nueva función; además, estarán sujetos a restricciones en determinadas actividades, como las de representación de intereses ante miembros o personal de la Comisión.

– Prevención de los conflictos de intereses: Por primera vez, el nuevo Código de conducta ofrece una definición de los «conflictos de intereses» y fija el principio de que los comisarios no solo deben evitar las situaciones de conflicto de intereses, sino aquellas que puedan ser percibidas como tales. En caso de que un excomisario se proponga trabajar en sectores relacionados con su antigua cartera, será preceptiva la consulta previa del Comité Independiente de Ética. A partir de ahora, tanto las decisiones de la Comisión como los dictámenes del Comité al respecto se harán públicos.

– Intereses financieros: Se endurecerán también las normas aplicables a los intereses financieros de los comisarios, quienes tendrán que declarar toda inversión superior a €10.000, con independencia de si puede plantear conflicto de intereses o no. En caso de conflicto referente a un activo determinado de un comisario, el presidente podrá solicitar su enajenación o su transferencia a un fideicomiso. Los comisarios deberán actualizar sus declaraciones al comienzo de cada año, como ya hacen en la actualidad.

– Transparencia y obligación de rendir cuentas: Los comisarios son los mejores embajadores de la Unión Europea en los Estados miembros y en el resto del mundo, por lo que el presidente Juncker les anima a seguir viajando, atendiendo siempre a los criterios más rigurosos de economía. La información sobre los gastos de viaje de todos los comisarios se publicará cada dos meses. La primera de estas publicaciones está prevista para finales de febrero de 2018.

– Aplicación de las normas: Para la aplicación del Código, el Colegio de comisarios contará con la asistencia de un nuevo Comité Independiente de Ética, que ofrecerá asesoramiento sobre todas las cuestiones éticas y formulará recomendaciones relativas al Código. En caso de infracción del Código cuyo traslado al Tribunal de Justicia no esté justificado, la Comisión puede emitir una amonestación pública. Se trata de una novedad a la que ha recurrido recientemente la Comisión Juncker y que, a partir de ahora, quedará consagrada en las nuevas reglas.

– Posibilidad de que los Comisarios se presenten a las elecciones al Parlamento Europeo sin tener que pedir excedencia: Aunque también forma parte del Código de Conducta modernizado, la propuesta del presidente Juncker de noviembre de 2016 será de aplicación en cuanto el Parlamento Europeo adopte el Acuerdo Marco actualizado entre el Parlamento Europeo y la Comisión. Está prevista una votación en el Parlamento Europeo el 7 de febrero.

Compartir
Artículo anteriorImplementación del Acuerdo de Paz de Colombia
Artículo siguienteLa Democracia y la Imaginación al Poder
Redazione
Panorámica Latinoamericana es una plataforma informativa, de investigación y análisis, especializada en las relaciones birregionales Unión europea-América Latina y Caribe o CELAC-UE. Nuestro objetivo es lograr mayor acercamiento, entre estas regiones, basado en el conocimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here