XXVI Informe ISMU sobre Migraciones 2020 II

0
73

2) EL TRABAJO
Inmigrantes y mercado laboral en Italia. En 2019, los trabajadores extranjeros superaron los 2,5 millones, sobre una población en edad de trabajar de más de 4 millones. Los datos tomados de diversas fuentes institucionales y comentados en el XXVI Informe ISMU nos dicen que los extranjeros representan el 10,4% de la población en edad de trabajar, el 11,2% de la población activa, el 10,7% de los ocupados y el 15,6% del total de desocupados. En 2019, la tasa de ocupación de los extranjeros fue del 61% y sufrió un ligero descenso, debido a la tendencia negativa de la femenina. La tasa de desempleo es del 13,8% (frente al 9,5% de los italianos), con picos más altos entre el componente femenino (16,3%) y los jóvenes de fuera de la UE (24%).

Los jóvenes y las mujeres son los grupos más desfavorecidos. A pesar de los avances en la participación de los extranjeros en el sistema escolar y académico, más de 9 de cada 10 trabajadores jóvenes de fuera de la UE tienen empleos poco cualificados y mal remunerados. Datos que confirman el fenómeno de la desventaja estructural de los jóvenes inmigrantes de primera y segunda generación, una desventaja que representa una de las principales críticas para la convivencia interétnica en Italia y en Europa. A este fenómeno también se superpone una cuestión femenina, que surge del análisis de datos relativos a los ninis (Ni en Educación, Empleo o Formación, ni jóvenes que no estudian ni trabajan) que para las jóvenes extranjeras se explica principalmente por su precocidad. Implicación en el trabajo de cuidado de sus familias: el 23,1% de los ciudadanos de fuera de la UE menores de 24 años declaran tener que cuidar a sus hijos u otros miembros de la familia, frente al 4,1% de los italianos.

El impacto de los escenarios de pandemia y post-Covid-19. La emergencia provocada por el Covid-19 destacó el alto porcentaje de migrantes entre los trabajadores clave, dedicados a la producción de servicios esenciales, como la cadena agroalimentaria, el sector salud y asistencial, logística. En particular, ha surgido la dependencia de los sistemas de producción de alimentos de los países desarrollados de los trabajadores inmigrantes. Además, la crisis de salud ha tenido el efecto no solo de revelar la precariedad y vulnerabilidad de los migrantes en el mercado laboral, sino también de fortalecerlos.

En este marco se injertó la regularización, que resultó en un total de 207.542 solicitudes de emergencia, de las cuales 176.848 para trabajo doméstico y asistencia personal y 30.694 para trabajo en el sector primario (agricultura y pesca): un resultado importante pero que sólo puede afectar en parte sobre el problema de la irregularidad de las relaciones laborales. Si bien no quita el mérito de haber permitido la aparición de miles de trabajadores irregulares, esta regularización ha confirmado una vez más la distancia entre la ley y la realidad.

El “descubrimiento” del papel clave que juega el trabajo inmigrante en ciertos sectores esenciales hace imperativo enfocarse finalmente en el rediseño de las políticas migratorias desde un enfoque pragmático de la cuestión que debilita su explotación político-ideológica. Una necesidad que verá a la Fundación ISMU comprometida en la formulación de indicaciones y propuestas capaces de inscribir la gestión de la inmigración dentro de las líneas estratégicas para el crecimiento y desarrollo de Italia, yendo más allá del enfoque “miope” de la inmigración que hasta ahora caracterizaba.

3) ALUMNOS EXTRANJEROS Y EL SISTEMA ESCOLAR ITALIANO

DAD y estudiantes extranjeros. En 2020, el cierre de escuelas debido a la emergencia sanitaria y la introducción del aprendizaje a distancia “forzado” (DAD) cambiaron la vida de millones de estudiantes, padres y profesores. Aunque aún no se disponga de los datos más completos sobre los efectos del DAD, los costes económicos y sociales de Covid empiezan a estimarse también en términos de empeoramiento del aprendizaje de los estudiantes (tanto italianos como extranjeros), especialmente los más desfavorecidos debido al acceso limitado a Internet y / o la falta de apoyo de los padres. Según una encuesta que involucró a más de 3.700 docentes en junio de 2020 (INDIRE), los hijos de familias migrantes son uno de los grupos más excluidos del DAD.

Cada 100 alumnos, 10 son extranjeros. Pasando al análisis de los últimos datos disponibles para el curso escolar 2018/2019, se registra que los alumnos con ciudadanía no italiana (CNI) superaron las 850 mil unidades (+ 16% respecto al curso 2017/2018), igual al 10% del número total de estudiantes matriculados en escuelas italianas. Por tanto, se alcanzó el umbral simbólico de 10 alumnos de origen migratorio por cada 100. Como ya se ha destacado en informes anteriores, el escenario de las escuelas multiculturales italianas ha entrado en una fase de estancamiento durante varios años, caracterizada por una fuerte ralentización de la tendencia de crecimiento.

Origen: los rumanos, albaneses, marroquíes y chinos siempre están en lo más alto del ranking. En la S. Los alumnos de 2018/19 de origen rumano se confirman en primer lugar (157.470, el 18,3% de los alumnos del CNI), seguidos por los albaneses (118.085, 13,6%), los marroquíes (105.057, 12,2%) y los chinos (55.070, 6,4%).

Los estudiantes extranjeros nacidos en Italia se duplicaron en los últimos 10 años. En los últimos 10 años, la proporción de nacidos en Italia se ha duplicado. 2018/19, supera las 550 mil asistencias (igual al 64.5% del CNI) y por 6 años escolares consecutivos constituye la mayoría de estudiantes extranjeros. En términos de orígenes, China, Marruecos y Albania son los tres primeros países en cuanto al número de segundas generaciones.

Campania supera a Sicilia como la primera región del Sur en número de estudiantes extranjeros. Lombardía siempre ha sido la primera región en términos de número de estudiantes extranjeros, alcanzando casi 218 mil asistencias en 2018/19 (15.5% del total de estudiantes en el sistema escolar lombardo), seguida de Emilia-Romagna (más de 100 mil, equivalente a 16,4% del total de estudiantes del sistema escolar presente en esta región), Veneto (alrededor de 94 mil), Lazio y Piamonte (79-78 mil), Toscana (71 mil). Campania supera a Sicilia como la primera región del sur en número absoluto de alumnos de origen migratorio, además de ocupar el primer lugar en crecimiento en términos porcentuales en los últimos tres años (+ 15,2%).

Tres cuartas partes de las escuelas tienen hasta un 30% de alumnos de origen migrante. En la S. Las escuelas 2018/19 no involucradas en el fenómeno de la migración continúan disminuyendo con el tiempo (hay 10.211, lo que equivale al 18,3% del total de escuelas italianas, frente al 26,1% en el año escolar 2008/2009). Por otro lado, el número de escuelas está creciendo con porcentajes de hasta un 30% de alumnos de origen inmigrante (más de ¾ de escuelas en el territorio nacional). También hay un aumento en la presencia de escuelas con más del 30% de estudiantes extranjeros, casi triplicado en la última década, que suman 3.574, el 6.5% de las escuelas italianas.

El 30% de los estudiantes de CNI llegan tarde a la escuela. Actualmente, el retraso escolar es un fenómeno que afecta al 9% de los estudiantes italianos y al 30% de los no italianos. Aunque la proporción de estudiantes con antecedentes de migración tardía ha disminuido en más de 10 puntos porcentuales en una década, sigue siendo muy alta y estable en los últimos años, particularmente en las escuelas secundarias superiores, donde el 57% de los NCI llegan tarde a uno o más años.

El 32,3% de los niños extranjeros entre 18 y 24 años abandona sus estudios, frente al 11,3% de los nativos. Con respecto a ELET (Early Leaving from Education and Training), es el porcentaje de jóvenes entre 18 y 24 años que no tienen un título de educación secundaria superior ni una calificación profesional y que no están incluidos en los cursos escolares -formativos, en aproximadamente Desde hace una década ha habido una reducción porcentual de este grupo tanto entre los italianos como entre los extranjeros. Sin embargo, en 2019, los ELET nacidos en el extranjero eran el 32,3% de los extranjeros de 18 a 24 años (22,2% en la media de la UE-28), o el triple del número de nativos, que se detuvo en el 11,3%.

Opciones escolares: aumenta la presencia de estudiantes extranjeros en las escuelas secundarias. En los últimos 10 años ha aumentado la presencia de CNI en las escuelas secundarias y al mismo tiempo que en los institutos profesionales ha disminuido. En la S. Los estudiantes de secundaria 2018/19 representan el 30% de los estudiantes de segundo ciclo del CNI, con casi 60 mil asistencias en las escuelas secundarias italianas.

Escenarios futuros. Los datos de los últimos años apuntan a una progresiva reducción de la población escolar de origen inmigrante, en parte por las adquisiciones de ciudadanía, presuntamente aceleradas también por los efectos a medio-largo plazo del Coronavirus sobre el abandono de estudios, de los que ya hay rastros. en algunos análisis de contextos locales. Un documento de USR Lombardia (2020) al inicio del nuevo año escolar 2020/21, por ejemplo, atestigua una caída drástica en la proporción de estudiantes extranjeros en las escuelas de Lombardía y, especialmente en Milán, con una fuerte disminución del 11%.