¿Grecia: un ejemplo para sus socios? Por Florent Sardou

3

Pascal Lamy, ex director de la Organización Mundial del Comercio (OMC) dijo el 6 de julio: “los Griegos son un pueblo orgulloso, valiente, apasionado, pero también un poco negligente y dispendioso”.
Tal como lo dijo la experta en Derecho Internacional Público, Paz Zárate, es urgente que los responsables políticos de la Unión Europea tengan dentro de sus equipos de asesores no solamente economistas sino también historiadores y antropólogos. Porque la supervivencia de un Estado no depende únicamente de su viabilidad económica.
La elite económica (que tiende cada vez más en confundirse con la elite política) europea ha multiplicado el uso de “clichés” sobre los griegos, a lo largo de la crisis que sacude al país helénico. Ha provocado incomprensión, desprecio y condescendencia por parte de la opinión pública europea contra los griegos. Se ha generado un rencor tenaz que dificulta -aún más- la posibilidad de un acuerdo.

IMG_0570
No fue siempre así. Un profundo interés, una fascinación por la Grecia Antigua se desarrolló en los siglos XVI, XVII y XVIII. Culminó con el “filo helenismo”, masivo apoyo de la opinión pública europea a los griegos durante su lucha por independizarse de los Turcos. Los filósofos de la época buscaron en la civilización de Grecia Antigua valores y principios para poner fin al Antiguo Régimen, crear estados modernos, democráticos y excluyendo la religión católica de la esfera política. Pero considerar e imponer a los griegos ser los herederos de aquella Grecia, fue y será un error. Y no es culpa de sus habitantes. La identidad nacional griega es compleja y fuerte. No se puede olvidar que Grecia sufrió el yugo de un imperio cuya cultura era todo lo opuesto a la de Occidente: el Imperio Otomano, musulmán y despótico. Por 375 años. Desde 1456, año de la toma de Atenas por las tropas del sultán Mehmed II hasta 1833. Los otomanos transformaron el Partenón en mezquita, el Erecteion en Harén. La profanación de la cultura e identidad griega clásica siguió. Con el bombardeo del Partenón, de parte de los venecianos, y culminó con el vergonzoso saqueo cometido por el conde de Elgin, el embajador de Gran Bretaña a principios del siglo XIX. Luego de su independencia, las potencias europeas nombraron como reyes de Grecia príncipes alemanes y danés. Y la actitud de los británicos durante la segunda guerra mundial favoreció el disparo de la guerra civil (1946-1949), acontecimiento al origen de una división política fuerte que sigue vigente entre griegos.

IMG_9744
Hay que leer el trabajo del antropólogo Michael Herzfeld y en particular Anthropology through the Looking-Glass: Critical Ethnography in the Margins of Europe ( HYPERLINK “http://www.cambridge.org/uk/catalogue/catalogue.asp?isbn=0521389089” \t “_blank” Cambridge University Press; 1987). Nos permite entender las características de la identidad griega. “Los griegos contemporáneos no son excesivamente exóticos, tampoco definitivamente europeos” afirma. Y analiza un rasgo característico del pueblo griego. Una identidad dual entre la noción de hellinismos y la de romiossini (del griego romios, “romano”). Entre la Grecia Antigua y la Grecia nacida de la dominación bizantina-otomana ortodoxa. El Estado y la élite, en búsqueda de la modernidad occidental, se reclamaron y promocionaron la identidad helénica, cuando el pueblo es romiossini. “Representación de si mismo” contra “Conocimiento de sí mismo”.

suliman II
Actualmente, los especialistas hablan de división entre “europeos” y “balcánicos” (Valkanios). María Todorova (in Imagining the Balkans, Oxford University Press, 1997) explica que los segundos todavía estarían ligados a la cultura otomana y repropios a la modernidad. Hoy representan una minoría de la población y corresponden a los habitantes de las zonas rurales.

IMG_0545
La llegada de Grecia dentro de la Unión Europea significó para este país un anclaje cultural y político con Occidente sin precedente desde la conquista turca. La dualidad “helénicos” contra “romios” estuvo desapareciendo. Y tuvo como consecuencia el debilitamiento del nacionalismo en el discurso político. Amarrada desde hace 30 años en el proyecto europeo, Grecia ha casi borrado la sombra Bizantina-otomana y se aferró a la racionalidad del proyecto europeo. Los últimos sondeos lo muestran: no hay nostalgia de parte de los griegos por su pasado otomán y su adhesión a la Unión Europea es más fuerte que nunca (casi 75% según una encuesta del Instituto Alco el 2 de julio). Si, después de cinco años de crisis, han vuelto al Parlamento partidos anti europeos (Griegos Independientes; nazis de Aurora Dorada y Partido Comunista Griego), son minoritarios y el Primer Ministro, Alexis Tsipras, dejó atrás su aversión inicial: ya no quiere dejar la Unión Europea. Porque expulsar Grecia de Europa significaría seguramente el renacer de un nacionalismo que mira hacia al Oriente y la reconstitución quimérica de un imperio Bizantino-Otomano.

DSCN9628
Pese a los permanentes atentados contra su identidad y a su historia política accidentada, los griegos (gracias a su pertenencia a la Unión Europea) supieron constituirse hoy en un Estado-Nación solido y pacífico. Es un gran mérito, que le ofrece quizás al país helénico un grado de sobrevivencia, que no tienen otros países sacudidos por fuertes regionalismos o movimientos independentistas (España, Italia, Reino Unido). Si, Grecia puede ser un ejemplo.

Artículo anteriorBRICS: Rusia, Ufa 2015
Artículo siguienteNuestro Futuro Común bajo el Cambio Climático
Florent Sardou
Francés residente en Chile. Licenciatura en Derecho y Máster (postgrado) en Historia Contemporánea de la Universidad de Toulouse, Francia. Participó en varios medias de Chile como Analista Internacional e Historiador: CNNChile, 24horas, Radio Duna, Radio Adn. Es también columnista y ha publicado en El Mostrador, The Clinic, América Economía y Yornal.cl.

3 Comentarios

  1. La Economía, el Desarrollo y el Progreso Económico actual son un “invento” germano, escandinavo anglo sajón, que poco y nada tiene que ver con las culturas heleno-latinas, (menos aún árabes), nacidas en climas cálidos y de mucho menos rigor que las culturas del Norte de Europa. Por ello, los pueblos heleno latinos siempre irán detrás y no a la vanguardia del progreso económico.

    Un fenómeno similar es el que se vive en América Latina, en donde el problema de la segregación y de la desigualdad no solo es económico, sino fundamentalmente cultural.

    Por ello, en materia de integración económica, nacional o internacional, las preguntas de Francois Perroux siguen siendo las mismas: ¿Quién integra?; ¿Qué se integra?; ¿Para quién se integra?

  2. Considero muy interesante la observacion del autor segun la cual “Pese a los permanentes atentados contra su identidad y a su historia política accidentada, los griegos (gracias a su pertenencia a la Unión Europea) supieron constituirse hoy en un Estado-Nación solido y pacífico”. Solido y pacifico porque democratico. Grecia, como todos sabemos es la cuna de la democracia. Sin embargo las vicisitudes historicas del Pais, que el autor nos presenta, esencialmente la dominacion otomana, han tenido Grecia apartada de los movimientos culturales europeos que han forjado nuestras democracias. Convertiendose en un Estado miembro de la UE, Grecia ha completado su camino de reencuentro con Europa. Con esa Europa que tanto debe al helenismo. Lo que a Grecia le ha faltado y aun le falta es utilizar la democracia como instrumento de modernizacion del Pais. La presente crisis, palabra de origen griega que significa cambiamento, tiene que ser la oportunidad para que Grecia pueda crear una Pais moderno y eficiente. Eso no significa “germanizacion” del Pais. Significa encontrar la manera de utilizar en los mejores de los modos sus recursos naturales, historicos, culturales y humanos para crear la riqueza que es la base del desarrollo.

    • Gracias por sus comentarios Angelo. Comparto plenamente su análisis. Lo que esta en juego con esta crisis es evitar que el modelo de desarrollo anglo sajón y germánico se convierta en tiranía. Y fortalecer la democracia que significa la preeminencia de lo político.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here