Poesia desde los Andes

0

La escritora y feminista Mariella Sala Eguren en su libro de relatos “Desde el exilio” ratifica sus compromisos expuestos en su frase: “Nuestros feminismos tienen que regresar a la política”. Ella, apasionada por escudriñar el mundo de la mujer  fuera de la urbe, viajaba con frecuencia a foros y empresas gestadas por las comunidades del Altiplano,  Ayacucho  y otras  regiones del Perú, su país nativo. Corrían los años setenta, y la ilusión de un mundo  diferente, se detuvo para siempre, al menos esa es la realidad en el Siglo XXI.

Acertado su libro “Desde el exilio”, que acaba de merecer el premio del Concurso de Estímulos Económicos que impulsa el Ministerio de Cultura del Perú. Este Libro, cuyo  primera edición data el año de 1984,  mantiene ese volcánico espíritu expresado desde el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán y el Concurso Literario Magda Portal. En opinión de intelectuales con criterio propio MSE es considerada como una de nuestras figuras del feminismo de los ochentas.

A diferencia  de otros escritores que añoran la tertulia teatral en recintos sagrados, destaca la importancia  de las telecomunicaciones que facilita  conocer  las intervenciones que protagonizan las nuevas generaciones feministas. Se refiere a las jóvenes que salieron a defender a las víctimas de la esterilización forzada, el aborto legal, continuaron con más fuerza en la lucha por la violencia a la mujer, la violación como un instrumento de dominación patriarcal y específicamente por la penalización real de feminicidio.

Destaca la presencia de las mujeres agrupadas en una variedad de colectivos que se agrupan libremente para comprometerse con un problema real y concreto que afecta a las mujeres. Son muchísimas más que en los años 80, por supuesto. Ellas salen a las calles espontáneamente, ponen la cara, ponen su nombre y con sus protestas y propuestas logran influenciar en la población que las acompaña espontáneamente en marchas y protestas. De esa manera logran influenciar, más allá de los medios de comunicación y de las políticas de género del Estado…reitera Mariella Sala Eguren.

Explica que la acción de los grupos feministas  se va  traduciendo en  instituciones que lograrán una sociedad más justa para las mujeres. “El feminismo” ha cambiado hacia “los feminismos” de grupos de militantes quienes hacen un activismo permanente de denuncia y educación ciudadana en derechos de las mujeres.

Menciona que las ONG cumplieron el rol de institucionalizar los derechos de la mujer que hicieron posible que el Estado peruano asumiera los temas más urgentes por los que reclamaban. Los colectivos locales están en una etapa instituyente que es muy importante para lograr resultados en las propuestas.  Cree que se requiere de una lucha más política, para lograr que al interior del Estado se reflejen las demandas y necesidades requeridas para un país con justicia y equidad de género. Falta mucho por hacer en cuanto a legislación y medidas estatales para alcanzar un equilibrio de género.

Estima que es irrenunciable el propósito de seguir pensando en estrategias para dialogar y actuar. En el enfrentamiento no hay ganancia alguna, es algo demasiado volátil, solo debilita, porque no es político, porque no es enfrentarse con la razón sino con la violencia en sí misma. No se puede luchar contra la violencia machista si no nos ponemos por encima de esta, mediante argumentos, discusiones, diálogo, persuasión…

Recuerda como integrante  de las organizaciones Flora Tristán, Manuela Ramos y  otras  en las cuales se alentó  el diálogo permanente con las mujeres de todos los partidos. Hubo un  momento que jóvenes congresistas acogieron nuestras propuestas y presentaron los primeros proyectos de ley contra la violencia hacia la mujer. La mayoría de nosotras era de izquierda pero teníamos claro que la defensa de los derechos de la mujer, superaba los intereses partidarios.

Traslada su comentario  a los últimos años y opina que la  política, en general, se ha desnaturalizado, ha dejado su esencia, está en una transformación que la convierte en mera negociación y lo peor es que se supedita a los intereses personales. Existe una barrera entre los principales medios de comunicación y los colectivos feministas.

Recuerda un artículo que escribió, en el cual  comparaba cómo se cubrían los asesinatos por celos según el género. Los hombres, pobres, habían sido engañados y en un momento de desesperación o más bien de pasión, cegados por los celos, mataron a su pareja. Es decir, se justificaba el asesinato. Cuando era la mujer la que asesinaba, siempre resultaba que había calculado todo fríamente para desaparecer al hombre, había actuado con infinita crueldad y merecía el peor de los castigos.

Cree que esa visión de ver siempre a la mujer como sospechosa de un crimen o incitando su propio crimen, sigue en el imaginario de los medios de comunicación. De esta manera, toda mujer abusada, violada o golpeada, cometió el “delito” de provocar al hombre. Aunque parezca mentira, esta mentalidad del siglo pasado sigue vigente entre los periodistas del Siglo XXI.

Mariela Sala, especializada en temas de género e interculturalidad, en1984 publicó su primer libro de cuentos, reeditado en una versión aumentada en 1988. Sus relatos han aparecido en diversas revistas y en antologías en español, inglés, alemán y francés.

Con  un grupo de escritoras de todos los continentes promovió la organización Women’s World en Nueva York y como parte de esta Red de Escritoras Latinoamericanas, tuvo como propósito luchar contra la censura a escritoras en sistemas políticos represivos. Actualmente se desempeña como redactora, editora de textos y corrección de estilo para instituciones, entre las que destacan: la Universidad Peruana Cayetano Heredia, el Ministerio de Educación en Perú y PRODEGE, como consultora de largo plazo de la ONG internacional FHI360 (antes AED) en el Programa de Desarrollo Educativo de Guinea Ecuatorial (PRODEGE), desempeñándose como editora de todas las publicaciones del programa.

En la  reciente presentación acompañaron  a la autora, María Emma Mannarelli, Victoria Guerrero Peirano y Kathy Subirana. “Desde el exilio” nos acerca a una autora cuya sensibilidad le permite sondear lo más profundo del alma femenina. Sus relatos han sido publicados en diversas revistas y en antologías en diversos idiomas. “Desde el exilio” nos ofrece, a manera de rompecabezas, un mundo interior repleto de descubrimientos, sutilezas, ansiedad, huidas y desengaños.

Los universos de las protagonistas que recorren estas historias son piezas de un cuadro mayor donde el vacío y lo incompleto se convierten en temas de recurrente cotidianidad. Y frente a ellas, el mar, como único personaje inalterable en medio de la borrasca. Adolescentes que descubren la penumbra de sus sentimientos, víctimas y victimarias, mujeres que terminan siendo parte de casas que se las tragaron, fugitivas de sí mismas, mujeres que se aferran unas a otras mientras se hunden más: nostalgia y soledad. La publicación de este libro no solo permite revalorar la voz afilada y potente de Mariella Sala, también reafirma que el Perú siempre ha tenido literatura de calidad escrita por mujeres, coinciden los comentarios  sobre la  vida y obra  de Mariella Sala Eguren.

“Desde el exilio”, la autora nos sumerge en la condición de exilio en el que vive la mujer, exilio entendido en todas sus acepciones, como separación (y marginación) de la tierra en la que vive —la sociedad patriarcal peruana y latinoamericana—, como lugar en el que vive la exiliada o mejor dicho el conjunto de ellas y, por último, el efecto que dicho estado tiene sobre la persona. “El Perú  sigue siendo un país muy desigual”.

Y Mariella Sala a manera de conclusión recoge la  frase: “El exilio es un lugar de expatriación, una condición de vida, un estado anímico y un lugar de enunciación”, recordando  el comentario de la académica y crítica Yolanda Westphalen.

Compartir
Artículo anteriorParlamento Europeo y SEAE se pronuncian sobre Ecuador
Artículo siguienteEvolución y Perspectivas de la Economía Peruana
Jorge Zavaleta
Jorge Zavaleta Alegre, es Periodista, Licenciado en Ciencias Sociales y Filosofía. Co-fundador de Gestión, primer diario de economía y negocios del Perú. Oficial de prensa del BID, autor de cinco libros sobre America Latina y ahora, Corresponsal del Diario16 de Madrid, desde Washington.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here