El siglo veinte europeo está divido en mitades. La primera parte de 1914 a 1945 está marcada por pugnas de poder y confrontaciones ideológicas, en especial entre  Alemania, Gran Bretaña, Francia y Rusia que dieron origen a las  grandes guerras mundiales, que en el fondo marcaron la declinación de los grandes imperios coloniales.

La segunda parte de 1947 al 2001, año de la desaparición de la Unión Soviética, el viejo continente estuvo bajo el dominio de dos grandes superpotencias ,las triunfadoras de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la Unión Soviética, que  poseían modelos políticos, sociales y económicos  distintos y antagónicos.

La llamada Guerra Fría fue la consecuencia del la posesión de armas nucleares por parte de las  rivales y una confrontación habría implicado el fin de la Humanidad. Por ello se luchó , en gran medida, en base a operaciones de inteligencia , de  conflictos limitados como  Vietnam o Afganistán y la competencia entre los sistemas económicos.

En el caso de Europa Occidental, la Guerra Fría trajo la paz, el surgimiento de procesos de integración y la riqueza . Se habló de los milagros económicos de Alemania e Italia pero, en general, el continente prosperó. Uno de los casos notables fue el de España que analizaremos ahora.

España fue derrotada en Mayo de 1683 por Francia e inició un largo proceso de decadencia que implicó la pérdida de las colonias en el continente americano, en el siglo  XIX y una larga confrontación ideológica hasta el último cuarto  del siglo XX.

Entre 1808 y 1979 España tuvo once Constituciones y cada una era la expresión de conceptos doctrinarios totalmente distintos a la anterior y a la siguiente. La declinación militar fue de tal nivel que en los primeros años del siglo XX se creó una unidad de elite, la Legión,  bajo el liderato de José Millán – Astray y Francisco Franco para combatir con eficacia contra los rebeldes del pequeño Imperio del Marruecos Español .

España era pobre y atrasada tanto que los franceses ironizaban diciendo que Europa terminaba en Los Pirineos y que más allá comenzaba África. Los italianos, por su parte, se lamentaban del bajo nivel económico de su país que llevó a una emigración de un millón de  sus habitantes en los siglos XIX y XX señalando que España estaba en peores condiciones.

El debate  doctrinario español.

En líneas generales dos fueron los grandes temas que influyeron en los siglos XIX y XX.

El primero se refería  al intento de reducir y si es posible eliminar el poderío de la Corona y promover una mayor participación de la sociedad en los asuntos públicos y a ello se adjuntaba la eliminación de la influencia de la religión. Se estimaba que la unión de la Iglesia Católica con la Monarquía era la causante del atraso económico y de los altos niveles de ignorancia de  la población.

Las influencias principales de estas tendencias provenían de Francia y Gran Bretaña. Por ello durante un largo tiempo, fueron llamados los “afrancesados” o los herederos de la Revolución Francesa.

Sin embargo  el modelo inglés fue muy importante y cabe recordar que la revuelta militar de Cádiz en 1816 llevó  al dominio de tendencias liberales, Cabe señalar que la palabra liberal es de origen español y se ha usado políticamente en varios idiomas. Al término de los años  democratizadores  la rebelión fue aplastada por la Santa Alianza, por medio de tropas francesas, los “cien mil hijos de San Luis”.

La mayoría de los liberales se refugió en  el Reino Unido.

El segundo gran tema del debate radica en la permanente insatisfacción de catalanes y vascos en aceptar la hegemonía de los castellanos pese a que la pertenencia a España ha permitido el enriquecimiento  de esas comunidades.

En el siglo XIX  los vascos combatieron en las Guerras Carlistas contra el dominio de Madrid.

En el siglo XX durante 1930  los catalanes y castellanos llevaron a cabo actos de violencia contra la Iglesia Católica y las burguesías que apoyaban al Antiguo Régimen, conjuntamente con los sectores radicalizados herederos de los “afrancesados”, logrando la abdicación del Rey Alfonso XIII. Y luego en la Guerra Civil vascos y catalanes combatieron por la República, que les dio una gran autonomía, contra las tropas sublevadas bajo el mando del General Francisco Franco.

Entre 1939 y 1975  se prohibió el uso  en España de cualquier idioma que no fuera el castellano y se pretendió españolizar, por la fuerza, a los distintos pueblos del suelo hispano.

La transición a la democracia

El largo período de gobierno autocrático del General Francisco Franco ( 1936-1975) le permitió pasar del apoyo nazi y fascista de Alemania e Italia a un acomodo con Estados Unidos en su lucha contra el comunismo. Durante los años de la Guerra Civil, el abogado estadounidense John Foster Dulles  fue asesor legal del franquismo  y,. como es sabido,  durante el gobierno del Presidente Eisenhower se convirtió en su Secretario de Estado.

La guerra fría llevó a  la reconciliación de Francia, Alemania, Italia y Gran Bretaña y ello condujo a la creación de la Comunidad Económica Europea .

La economía de mercado , la democracia y la alianza con Estados  Unidos  fueron los elementos  básicos de las relaciones internacionales de Europa Occidental y esa combinación la llevó a una prosperidad nunca vista. En gran medida fue el remplazo de siglos de guerra permanente entre esos países a una larga etapa de paz y de colaboración.

José  Ortega y Gasset  desanimado por la incapacidad de España para modernizarse  expresó “El problema de España es España. La solución es Europa”

1959 fue un año relevante en la Historia de España y de Europa.

En Alemania el Congreso de  Bad  Godesberg  llevó al Partido Socialista, el heredero ideológico del marxismo, a su abjuración y al repudio de la lucha de clases, optando por una línea socialdemócrata de aceptación del capitalismo y de reformas sociales graduales. Y todo ello en el respeto al sistema democrático.

Ello implicó, además, para Alemania Occidental una activa labor  en el extranjero de apoyo a estos conceptos usando, con eficacia, la labor de  sus Fundaciones Políticas como la Konrad Adenuer y la Friedich Ebert

En 1959, se aprobó en España el Plan de Estabilización que asesorado por el Banco Mundial y el FMI implicó la adopción del sistema capitalista abandonando los residuos autárquicos del  fascismo.

En 1959 el General Eisenhower visitó  España con lo cual ese país se integró a la alianza del mundo libre. El gobierno de Washington estaba muy interesado en tener bases militares en España para abastecer  a sus aviones  para vuelos cercanos a la URSS. Y a cambio ofreció ayuda económica y técnica para ayudar a los españoles a salir del atraso y la pobreza.

Durante los últimos años de Franco el país  tuvo altas tasas de crecimiento económico basado en el turismo y en las remesas que mandaban  sus trabajadores en el exterior.

1973 es otro año importante.

La caída del Gobierno de la Unidad Popular en Chile llevó a dos análisis radicalmente distintos del fracaso y del golpe de estado. Para Fidel Castro y sus seguidores  el error principal de Salvador Allende fue el de no haber creado una fuerza armada izquierdista capaz de derrotar al Ejército de Línea.

La  otra visión tuvo repercusiones en la política mundial.

Enrico Berlinguer, el líder del comunismo italiano, señaló que la única posibilidad de hacer reformas sociales profundas era  en el marco de un extenso apoyo político. La confrontación en base a movimientos minoritarios llevaba a la derrota.

Berlinguer sugirió un “Compromiso Histórico” a la Democracia Cristiana de su  país para impulsar la autonomía y la modernización de Italia. Aldo Moro, el líder de la DC se mostró interesado en el acuerdo y posteriormente fue asesinado por un grupo denominado las “Brigadas Rojas”  El auto que contenía su cadáver fue abandonado  en la Via della Botegue Oscure, la calle del partido comunista y a una distancia cercana  al local del PDC.

El Compromiso Histórico  no prosperó durante a Guerra Fría y por ello en la opinión pública italiana hay sospechas que el asesinato de  Moro fue efectuado por asesinos mandados por alguna de las superpotencias .El Eurocomunismo y el Compromiso Histórico  molestaban en Washington y Moscú .El análisis de Berlinguer llevó al   al rechazo del marxismo leninismo y de la dictadura del proletariado. Los eurocomunistas aceptaron la democracia y, en gran medida la economía de mercado pero impulsaban una política exterior autónoma de las superpotencias  y ello acarreaba el fin de los  dos bloques. Esta situación se produjo con el fin de la guerra fría a contar de 2001, año de la disolución de la URSS. En  la actualidad la Unión Europea tiene un  rol internacional autónomo de Estados Unidos,. Gran parte de los  satélites de Moscú se integraron a la Unión Europea.

Al morir Franco  en 1975 habían desaparecido, en el viejo continente, los grandes movimientos revolucionarios que preconizaban la lucha de clases. Nos referimos al socialismo marxista y al comunismo inspirado en Lenin. Por el contrario ambos aspiraban a convertirse en miembros del Establishment y, como tales, democráticos, respetuosos del capitalismo y propiciando moderadas reformas sociales.

Por otra parte los principales líderes generados por el franquismo  aceptaron la democracia y el dialogo con los opositores. Fueron personajes como el Rey Juan Carlos, y lideres como Adolfo Suarez y Manuel Fraga Iribarne los que generaron la transformación del Movimiento  de Franco a partidos  moderados. Más aún Manuel Fraga fue uno de los principales redactores de la Constitución de 1978, una de las más progresistas del continente y que preconiza un modelo monárquico parlamentario, la creación de comunidades regionales con  altos grados de autonomía política y financiera para  integrar  a Cataluña, el País Vasco,  Galicia y el resto de las agrupaciones  históricas. Con ello desaparece el Estado centralizado en Madrid. En materia económica se propicia el capitalismo pero con contenido social, es decir similar al de Alemania Occidental y bastante alejado de un modelo a la Chicago en el cual no hay política social y enorme libertad para las empresas.

En este contexto pudo efectuarse una transición a la democracia sin mayores sobresaltos. El torpe intento de golpe de estado del 23F fue doblegado por el Rey Juan Carlos.

Como dato de interés la transición se  realizó liberalizando el régimen de Franco , no destruyendo lo heredado.  Fue un acuerdo entre la Monarquía, los herederos del  franquismo , la oposición socialista y la aceptación tácita de los comunistas.

Como consecuencia a los pocos  años, en 1986, España fue admitida en la Comunidad Económica Europea. José Ortega y Gasset podía descansar tranquilo en su tumba. Su país se modernizaba y abandonaba un pasado turbulento, de pobreza y de irrelevancia internacional.

El milagro de España

La democracia, la economía de mercado , la integración a Europa y a la alianza occidental llevaron a España a un importante proceso de prosperidad y de influencia internacional tanto en Europa como en América Latina. El aislamiento desapareció.

A  contar de la década de 1980 comenzaron  surgir las grandes empresas como El Corte Inglés, Movistar y la gran banca que se proyectaron con fuerza en el exterior.

Como consecuencia  del BREXIT, España ha pasado a remplazar al Reino Unido en las deliberaciones de la Unión Europea. Hoy las cuatro grandes potencias del  viejo continente son Alemania, Francia, Italia  y España.

Por todo ello podemos hablar del milagro de España.  Ya Europa no termina en Los Pirineos y, en muchas materias España está mejor administrada que Francia.

Compartir
Artículo anteriorEl SELA cumple su 42º Aniversario
Artículo siguienteRaül Romeva i Rueda, expone las razones de la Región Catalana
Alberto Sepúlveda Almarza
Presidente, Asociación Chilena de Especialistas Internacionales (ACHEI) Abogado, Universidad Católica de Chile y Universidad Complutense de Madrid. Master en Relaciones Internacionales (M.A.) y Master en Derecho y Diplomacia (M.A.L.D.) ambos de la Fletcher School of Law and Diplomacy de EEUU. Diploma de Estudios Internacionales de la Escuela Diplomática de España. Diploma en Ciencia Política y Derecho Constitucional del Centro de Estudios Constitucionales de España. Doctor en Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. Profesor en varias universidades chilenas, de EEUU, y de la Escuela Diplomática de España y de la Academia Diplomática de Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here