Cronología de las negociaciones Chile – Pacto Andino (parte final)

2
404

13. Como bien se comprenderá, esta especie de “coup d’état international” andino en contra de Chile, no podía sino complicar el ambiente de negociación e interpersonal.

14. El reinicio del XX Período de Sesiones Ordinarias de la Comisión del Acuerdo de Cartagena estaba previsto para el 14 de septiembre del año 1976, y Chile asistió a él sin perder las esperanzas de un acuerdo de revisión de la Decisión 24. Pero la Comisión no se constituyó, expresando los demás países como argumento, de que no había intención de continuar conversando sobre la Decisión 24 ni sobre aranceles comunes. Para peor, se consultó al representante de Chile si nuestro país había considerado el eventual retiro de Chile del Pacto Andino…, lo que era un anuncio de lo que vendría días después.

15. En respuesta a este planteamiento, Chile propuso modificar el Acuerdo de Cartagena, creando la categoría de “país asociado”, con derecho a reincorporarse de pleno derecho, lo que fue también rechazado. Los andinos contrapropusieron ofreciendo a Chile un tratamiento especial que lo exoneraba de la casi totalidad de los derechos y obligaciones derivados del Acuerdo de Cartagena, por un plazo de dos años, cumplidos los cuales Chile debía decidir su reingreso pleno o su retiro definitivo.

Lamentablemente al escriturar esta propuesta, el texto redactado privaba a Chile de su derecho a veto respecto del procedimiento, por lo que Chile rechazó la propuesta andina. Después de diversas tratativas, se suspendió esta reunión, y se convocó a otra para el 4 de octubre 1976.

16. El 4 de octubre de 1976 los andinos formularon una nueva propuesta a Chile, ofreciendo crear un régimen especial que sería definido por una Comisión ad-hoc Andino-Chilena, cesando para Chile el Programa de Liberación, quedando para siempre las concesiones efectuadas a Bolivia y Ecuador y extinguiendo la unanimidad en el sistema de votaciones de los Programas Sectoriales de Desarrollo Industrial (es decir, privando en el hecho a Chile de derecho a veto).

17. Chile hizo una contrapropuesta, aceptando la creación del régimen especial, pero prorrogando los plazos de reincorporación del 31 de diciembre de 1978 propuesto por los andinos, al 31 de diciembre de 1979, y dando al voto de Chile carácter de decisivo en los acuerdos que se adoptaran en la susodicha Comisión Andino-Chilena, a fin que no se le impusieran a Chile compromisos ajenos al interés nacional. Respecto del Programa de Liberación, Chile se comprometía a mantener un margen de preferencia proporcional al vigente en ese momento entre el producto de terceros países y el originario de la Subregión. Asimismo, Chile proponía un sistema de compensación del intercambio que se generara al amparo de los incentivos arancelarios recíprocos propuestos, a objeto de contrarrestar los efectos de una balanza comercial negativa entre los otros cinco países y Chile. En cuanto a la Decisión 24, Chile proponía que las inversiones extranjeras establecidas en el período de transición, pudieran optar entre gozar de las ventajas del mercado ampliado, sometiéndose a la Decisión 24, o no beneficiarse de aquéllas, quedando solo afectas a las disposiciones legales nacionales pertinentes.

18. En un ambiente crecientemente tenso, los andinos rechazaron la contrapropuesta chilena, y propusieron la firma de un nuevo Protocolo, que creaba una nueva Comisión, que debía resolver dentro de 15 días la situación de Chile, y si no se llegaba a acuerdo en ese plazo, Chile denunciaba el Acuerdo de Cartagena. Esta última propuesta era inaceptable para Chile, pues si Chile denunciaba el Acuerdo de Cartagena, en virtud del artículo 111 de éste, todas las ventajas recibidas y otorgadas en razón del Programa de Liberación permanecerían vigentes por un plazo de cinco años.

19. El problema de estos desacuerdos, era que, además, Chile no podía ser expulsado, pues tal figura jurídica no existía en el Acuerdo de Cartagena, y como se ha dicho, el artículo 14 del protocolo emanado de la Decisión 100, y que hubiera permitido la expulsión, no tenía validez alguna en el Derecho Internacional.

20.- Chile propuso entonces la suscripción de un Protocolo, que creaba una Comisión Especial, para que en 24 días acordara un régimen especial, y si después de ese plazo no se llegaba a acuerdo, por decisión unánime Chile se retiraba, renunciando a todos sus derechos y obligaciones de inmediato. Este Protocolo fue aprobado el 5 de octubre de 1976.

21. La referida Comisión Especial se reunió el 20 de octubre de 1976, y en ella Chile reiteró sus puntos de vista. Pero en una segunda reunión de la Comisión Especial, el día 22 de octubre de 1976, los representantes de los cinco otros países andinos, dieron a conocer su total rechazo a todo lo propuesto por Chile.

22.- Y no obstante los razonamientos de Chile, y no habiéndose llegado a acuerdo dentro del plazo del 29 de octubre de 1976, como lo establecía el Protocolo que había creado la Comisión Especial, los representantes plenipotenciarios de los seis países suscribieron en la madrugada del día 30 de octubre de 1976, una Declaración Conjunta en la cual dejaron constancia que la Comisión Especial no logró concretar sus objetivos, correspondiendo por tanto aplicar las normas del artículo 2 del referido Protocolo, en virtud del cual, y por consenso, Chile se retiraba del Acuerdo de Cartagena, renunciando a todos sus derechos y cesando en todas sus obligaciones, con excepción de las emanadas de las decisiones de la Comisión del Acuerdo de Cartagena números 40 (Convenio de Doble Tributación), 46 (Empresas Multinacionales), 56 (Transporte Internacional por Carretera)) y 94 (Sistema Troncal Andino de Carreteras).

23. No deja de ser curioso que en este conflictivo retiro, hayan sin embargo quedado vigentes 4 decisiones, y que, además, la Declaración Conjunta final haya contemplado la creación con carácter permanente, de la Comisión Mixta Andino Chilena, encargada de velar por la aplicación de las cuatro decisiones que quedaron vigentes y de promover la concertación de Programas de Cooperación en materia productiva, comercial, financiera y tecnológica, así como en todos aquellos aspectos donde ello fuere posible.

24. En consecuencia la referida Comisión Mixta fue y es aún, jurídicamente hablando, el órgano en cuyo seno deben realizarse las negociaciones que se lleven a efecto entre Chile y los demás países miembros del Acuerdo de Cartagena en su conjunto, sin perjuicio de las negociaciones bilaterales que se lleven a cabo.

25.- Tiempo después, Chile se retiró también de la Corporación Andina de Fomento.

********

Compartir
Artículo anteriorEl estado de derecho en la Unión europea
Artículo siguienteHasta el 05/05 es la Semana de la Juventud
Fernando Morales
Representante del CEFIAL en el Cono Sur, chileno, abogado, diplomático, profesor universitario, Licenciado en Derecho Europeo (Lovaina), Diploma del Instituto de Altos Estudios Internacionales (Ginebra) y del Svenska Institutet, Comendador de la Orden del Rey Leopoldo II de Bélgica, Caballero de la Orden Isabel La Católica de España, Caballero de la Orden de San Fortunato de Bélgica, Miembro Honorario de la Koninklijke en Soevereine Hoofdgilde van Sint Joris de Gantes, ex Presidente del Salón Arturo Prat del Club de la Unión de Chile.

2 Comentarios

  1. Mis saludos nuevamente mi estimado Dr. Fernando.
    Estuvimos mi hija y yo leyendo sobre el tema el cual es sumamente interesante y por demas apasionante. Quería que supiera que mi hija como internacionalista que es, tambien le estará enviando sus comentarios por este medio.
    Un fuerte abrazo.

    Onofre Antonio Raga
    Coronel

  2. Saludos Dr Fernando.
    Estuvimos leyendo mi hija y yo estos artículos, los cuales son además de interesantes, un tema de discusion sumamente apasionante.
    Mi hija como internacionalista que es también le estará enviando sus comentarios e impresiones de este y otros temas.
    Un abrazo
    Onofre Raga
    Coronel

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here