La UE apoya a Bolivia en el ámbito de la diversificación de la producción de coca y la lucha contra el tráfico de drogas con 130 millones de euros para el período 2014-2020. Los resultados hasta la fecha han puesto de manifiesto una reducción neta del 26% en la superficie cultivada de coca en el país desde 2010. Además, el 7% de las personas que viven en las zonas de cultivo de coca ha superado el umbral de la pobreza. El número de personas que declaran tener cubiertas sus necesidades básicas en términos de salud, agua y educación también ha experimentado un incremento del 8%, gracias en gran parte a los programas de desarrollo alternativo apoyados por la UE.

En el marco de los programas de agua y saneamiento de la UE, se han proporcionado redes de suministro de agua potable a más de 270,000 personas e instalaciones sanitarias básicas a más de 100,000. Se está elaborando un nuevo programa de suministro de agua y saneamiento con una aportación de la UE de 35 millones de euros.

Bolivia es el mayor receptor de ayuda bilateral al desarrollo de la UE (281 millones de euros en 2014-2020) en Latinoamérica y el Caribe, después de Haití. El Programa Indicativo Plurianual (PIP) se centra en la lucha contra las drogas ilegales (130 millones de euros), el agua, el saneamiento y gestión de los recursos naturales (115,4 millones de euros), la reforma de la justicia y la lucha contra la corrupción (20 millones de euros). También incluye un paquete de medidas de apoyo destinadas a complementar la ejecución y el diálogo sobre políticas (15,6 millones de euros).

Durante una visita oficial a Bolivia realizada entre el 3 y el 5 de mayo, el comisario de Cooperación Internacional y Desarrollo, Neven Mimica, anunciará la adopción de la Estrategia Europea Conjunta para Bolivia 2017-2020 por un valor de más de 530 millones de euros.

En virtud de esta Estrategia, la UE, sus Estados miembros presentes en Bolivia,  Francia, España, Reino Unido, Italia, Suecia y Alemania y Suiza han acordado armonizar y coordinar sus intervenciones en materia de cooperación al desarrollo, a fin de reforzar su impacto, reducir la fragmentación y aumentar la eficacia de su contribución al desarrollo de Bolivia. Esta Estrategia constituye un buen ejemplo de la programación conjunta de la UE en terceros países, en consonancia con el nuevo Consenso Europeo en materia de Desarrollo, adoptado el año pasado.

Antes de la visita, el comisario Mimica declaró lo siguiente: «La colaboración de la UE con Bolivia es más fuerte que nunca, como demuestra la puesta en marcha de la primera Estrategia Europea Conjunta para Bolivia por un valor de 530 millones de euros, que hemos elaborado en estrecha cooperación con el Gobierno boliviano. Esta Estrategia tiene por objeto crear un marco común para la cooperación al desarrollo de la UE en Bolivia, en consonancia con el principio de la eficacia de la ayuda y el Consenso Europeo en materia de Desarrollo. Esta Estrategia Conjunta contribuirá a una verdadera política europea de desarrollo».

La Estrategia Europea Conjunta persigue mejorar la vida del pueblo boliviano en ocho sectores prioritarios, a saber: la cultura y el turismo, el desarrollo rural y la seguridad alimentaria, el desarrollo integral con coca y la lucha contra el tráfico de drogas, la educación, la gobernanza, el medio ambiente y el cambio climático, la salud, y el desarrollo económico y el empleo.

Durante su estancia, el comisario Mimica también visitará, junto con el presidente boliviano Evo Morales, proyectos en la provincia del Chapare centrados en el desarrollo integral (cooperativa de envasado de plátanos y acuicultura) y en la lucha contra las drogas ilegales. La UE ha aportado 52 millones de euros para el desarrollo integral y la seguridad alimentaria en el país durante los cinco últimos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here