Sobre la deportación forzosa de civiles ucranianos a Rusia

0
101

A cargo de la comisaria de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira

Presidente, Señorías miembros del Parlamento Europeo,

La posición de la Unión Europea sobre la guerra de agresión injustificada y no provocada de Rusia contra Ucrania es clara: la UE apoya a Ucrania todo el tiempo que sea necesario.

Y la Unión Europea toma medidas contra Rusia, el agresor y autor de atrocidades y crímenes contra Ucrania y el pueblo ucraniano.

Primero, la Unión Europea ha adoptado el mayor paquete de sanciones de la historia y nada está descartado. Rusia se dirige a la peor recesión desde 1990.

En segundo lugar, la semana pasada la Unión Europea suspendió por completo el Acuerdo de Facilitación de Visas.

En tercer lugar, la Unión Europea está trabajando con socios de todo el mundo para contrarrestar la desinformación rusa, creando conciencia de que es la agresión de Rusia, no las sanciones occidentales, lo que está agravando las crisis alimentaria y energética.

En cuarto lugar, la Unión Europea busca aislar a Rusia en los foros internacionales y denunciarla por sus infracciones del derecho internacional y el derecho internacional humanitario.

Y, por último, la Unión Europea está apoyando todos los esfuerzos en materia de rendición de cuentas, buscando documentar las pruebas necesarias para responsabilizar a los perpetradores de crímenes de guerra.

Al igual que Sus Señorías [del Parlamento Europeo], hemos escuchado las denuncias de expulsión forzosa a territorios bajo control militar ruso, o a la propia Federación Rusa. Nos preocupa especialmente que la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas haya encontrado denuncias creíbles de traslados forzados de menores no acompañados.

Alentamos a las entidades de las Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos a que prosigan su labor de documentación de estas denuncias a fin de tener una imagen sólida de su alcance y escala.

Mientras esperamos más informes sobre la situación en el terreno, exigimos que todas las personas reportadas como desaparecidas o desaparecidas en Ucrania sean buscadas, ubicadas y liberadas o devueltas. Por lo tanto, hacemos un llamado a que las entidades de la ONU, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la sociedad civil accedan sin obstáculos a todas las áreas donde se encuentran detenidos civiles.

También exigimos que cualquier control y filtración, y cualquier detención que pueda seguir a dichos controles, se realice en un marco legal que respete los principios de necesidad y proporcionalidad.

Recordamos que los traslados forzosos de civiles están prohibidos por el Derecho Internacional Humanitario, en particular por la Convención de Ginebra. Todos los casos de desapariciones forzadas deben ser debidamente investigados y, por lo tanto, los responsables deben rendir cuentas por crímenes de guerra.

Por último, permítaseme subrayar el destino de las personas en las situaciones más vulnerables en este contexto, a saber, las mujeres y los niños. Se enfrentan a riesgos que incluyen la explotación sexual, la trata, la violencia sexual, lejos del ojo público. Es nuestro deber común centrarnos en la rendición de cuentas y en la condena generalizada.”