Cecilia Malmström, ante el fallo de la OMC en la diferencia sobre Airbus

0
140

En el recurso de la Unión europea: COMUNIDADES EUROPEAS Y DETERMINADOS ESTADOS MIEMBROS – MEDIDAS QUE AFECTAN AL COMERCIO DE GRANDES AERONAVES CIVILES, la Decisión del Árbitro de la Organización Mundial del Comercio ha sido la siguiente:

“Por lo tanto, los Estados Unidos pueden solicitar la autorización del OSD para adoptar contramedidas con respecto a la Unión Europea y determinados Estados miembros, como se indica en el documento WT/DS316/18, a un nivel que no exceda, en total, de USD 7.496,623 millones anuales. Estas contramedidas pueden adoptar la forma de:
a) suspensión de concesiones arancelarias y obligaciones conexas en el marco del GATT de 1994, y/o
b) suspensión de compromisos y obligaciones horizontales o sectoriales contenidos en la lista de servicios de los Estados Unidos con respecto a todos los servicios definidos en la Lista de Clasificación Sectorial de los Servicios, con excepción de los servicios financieros”.

Tras la publicación del fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en relación con el importe de las contramedidas estadounidenses en la diferencia sobre Airbus en el marco de la OMC, la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, ha realizado declaración siguiente:

«La Unión Europea toma nota de la decisión del grupo especial de arbitraje de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el caso Airbus y del nivel de las posibles contramedidas.

Seguimos pensando que, aunque los Estados Unidos obtengan autorización del Órgano de Solución de Diferencias de la OMC, la opción de aplicar contramedidas en este momento tendría poca visión de futuro y sería contraproducente.

Tanto la UE como los EE. UU. han sido declarados, por el sistema de solución de diferencias de la OMC, responsables de seguir concediendo determinadas subvenciones ilegales a sus fabricantes de aeronaves.

En el caso paralelo de Boeing, dentro de unos meses se reconocerá también a la UE el derecho a imponer contramedidas a los EE. UU. como consecuencia de su continuado incumplimiento de las normas de la OMC. El pasado mes de abril se publicó una lista preliminar de productos estadounidenses que podrían ser objeto de contramedidas.

Sin embargo, la imposición mutua de contramedidas no haría más que perjudicar a las empresas y los ciudadanos de ambos lados del Atlántico, y dañaría al comercio mundial y a la industria aeronáutica en su conjunto en un momento delicado.

La Comisión Europea ha comunicado sistemáticamente a los Estados Unidos que la Unión Europea está dispuesta a colaborar con ellos para encontrar una solución que sea equitativa y equilibrada para nuestras respectivas industrias aeronáuticas.

El sector aeronáutico se encuentra entre las industrias más complejas del mundo desde el punto de vista del desarrollo, la producción y la financiación. La especificidad del sector requiere políticas de subvenciones globales para que todos los actores compitan en igualdad de condiciones.

Hace muy poco, el pasado mes de julio, la UE compartió con los EE. UU. propuestas concretas para un nuevo régimen de subvenciones a las aeronaves, así como sobre el camino que deben recorrer ambas partes para cumplir las obligaciones vigentes. Por ahora no ha habido ninguna reacción por parte de los EE. UU.

Nosotros seguimos igual de dispuestos a llegar a un acuerdo justo. Pero si los EE. UU. deciden imponer las contramedidas autorizadas en el marco de la OMC, se colocará a la UE en una situación en la que no tendrá más remedio que hacer lo mismo».

Por otro lado, la Estrategia de Aviación de la Comisión Europea establece una hoja de ruta para un sector de la aviación de la UE más competitivo que cubra todas las áreas de la política de transporte aéreo de la UE. Ampliará la oferta para pasajeros: más conexiones, mejor servicio a un mejor precio; mejorar el acceso al mercado y proporcionar nuevas oportunidades comerciales para las empresas europeas; basar las relaciones de la UE con terceros países en términos justos, transparentes y recíprocos. La aviación es un fuerte impulsor del crecimiento económico, el empleo, el comercio y la movilidad para la Unión Europea y desempeña un papel crucial en la economía de la UE. El sector emplea a casi 2 millones de personas en la UE y tiene un valor de €110 mil millones para la economía de Europa. Se prevé que el tráfico de aviación en Europa alcance los 14,4 millones de vuelos en 2035, un 50% más que en 2012. El Servicio Audiovisual de la Comisión Europea produjo un inventario para ilustrar varios aspectos de la Estrategia de Aviación: aeropuertos, control de tráfico aéreo e industria de la aviación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here