Apoyo a las regiones en proceso de transición industrial

0
72

Los beneficios de la globalización se propagan a gran escala, pero los costes suelen estar localizados. Algunas regiones europeas se han beneficiado de oportunidades comerciales cada vez mayores, mientras que otras todavía luchan por adaptarse y sumarse a la innovación, la digitalización y la descarbonización y dotarse de las capacidades necesarias para hacerse un hueco en la actual economía globalizada.

Estas doce regiones y Estados miembros tienen muchas cosas en común. Han perdido puestos de trabajo en la industria en los últimos quince años pero poseen ventajas en las que apoyarse y la voluntad de transformar sus economías.

La Comisión presentó los primeros resultados de una iniciativa puesta en marcha hace un año para apoyar a diez regiones y dos Estados miembros de la UE en proceso de transición industrial.

Estas regiones y Estados miembros de la UE solicitaron apoyo y asesoramiento para lograr una transición industrial y diseñar estrategias de desarrollo basadas en sus ventajas competitivas, lo que se conoce como «especialización inteligente».

Durante el pasado año, expertos de la Comisión colaboraron con las autoridades nacionales y regionales para determinar los factores que frenan el crecimiento y la creación de empleo. Los primeros resultados de esta iniciativa se concretizan en la puesta en marcha de doce acciones piloto, una por región o Estado miembro, destinadas a superar los obstáculos específicos que se oponen a la transición industrial. Cada una de las acciones presentadas hoy se beneficiará de una subvención de la UE de 300 000 euros.

Cantabria, España: el sector agroalimentario regional ha perdido muchos puestos de trabajo como consecuencia de las transformaciones tecnológicas. Gracias a la subvención de la UE, la región está poniendo en marcha un proyecto de reciclaje e inclusión profesionales en este sector.

Centro-Valle del Loira, Francia: esta región tiene la intención de adaptar las capacidades de sus habitantes a los empleos del futuro. La acción piloto financiada por la UE ayudará a las pequeñas y medianas empresas locales de los sectores tradicionales a desarrollar conocimientos y capacidades digitales.

Gran Este, Francia: con el fin de lograr la transición hacia una economía baja en carbono, la región utilizará la subvención de la UE para crear un centro nodal en el que ensayar soluciones favorables a una transición energética en las empresas locales.

Alta Francia, Francia: con el fin de adaptarse a los cambios digitales y tecnológicos, la región utilizará la subvención para ayudar a las pequeñas y medianas empresas locales e innovadoras a incorporar tecnologías digitales en sus procesos de producción o el diseño de productos.

Lituania: la ayuda de la UE contribuirá a desplegar una hoja de ruta para la economía circular en el conjunto de la industria lituana.

Finlandia Septentrional y Oriental: esta región ayudará a sus empresas a aprovechar la innovación producida por otros actores, como universidades o incubadoras de empresas emergentes. A tal fin, está poniendo en marcha una acción piloto para promover y financiar la innovación interregional en la silvicultura y la industria maderera.

Gran Manchester, Reino Unido: esta región utilizará la subvención de la UE para desarrollar y probar una «Carta para el empleo de calidad» destinada a mejorar las capacidades, la calidad del empleo, la productividad y los salarios en las empresas locales.

Suecia Centro-Septentrional, Suecia: con el fin de lograr la transición hacia una economía circular baja en carbono, se creará en la región un laboratorio para diseñar soluciones eficientes en el uso de los recursos destinadas a las empresas locales.

Piamonte, Italia: la región desea promover la innovación abierta y desarrollar mecanismos de financiación para la innovación. La subvención de la UE servirá para ensayar nuevas soluciones de gestión y financiación de las agrupaciones industriales locales y la difusión regional de la innovación.

Sajonia, Alemania: esta región utilizará la subvención de la UE para buscar nuevos modelos de negocio que faciliten la descarbonización de la industria automovilística regional.

Eslovenia: el país creará una plataforma colaborativa tanto en línea como física con el fin de desarrollar la industria eslovena 4.0, que incluye ámbitos como la ciberseguridad, la computación en nube, los macrodatos o la robótica.

Valonia, Bélgica: esta región ensayará nuevas soluciones para los plásticos, desde su producción hasta su consumo y reciclado, y promoverá procesos circulares para este material en las pequeñas y medianas empresas locales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here