Entre Renzi y Conte está Italia

0
308

Matteo Renzi, ha sido presidente del Consejo, era el 2015 cuando realiza diferentes viajes a los países Latinoamericanos, llegó incluso a Machu Picchu. Ha sido alcalde de Florencia y es conocido por situaciones evidentes de traición política, como sucedió con Enrico Letta luego de darle seguridad con “quédate tranquilo” para luego traicionarlo. Es un personaje contradictorio, no habla, grita, no se puede negar que quiere hacer algo bueno por Italia pero su método y su centralidad egocentrica impide que sus intenciones den resultado. Fundó su partido Italia VivaIV -el 18 de septiembre 2019. Sus celos hacia sus compañeros de partido y contrincantes es evidente. Su confrontación con Giuseppe Conte, jurista y profesor universitario quien ocupa el cargo de primer ministro, fue inmediata y natural, concluyó peor cuándo Renzi, en un debate en el Parlamento le da del colega, por el hecho que los dos han llegado a la presidencia del Consejo sin haber sido elegidos. Conte, a la pregunta de los periodistas si eran colegas responde, ¿Renzi es profesor?. 

El partido de Renzi, no obstante ostentar relaciones con Obama, con Sánchez, etc. no ha superado dos dígitos. Su centralidad y ego desbordante no contribuyen a considerarlo un personaje creíble. 

Hace dos días fue aprobado el “Recovery Plan”, de presentar a la Unión europea para recibir los ansiados fondos. En una situación de gran expectativa, grita Renzi, presenta la renuncia de sus dos Ministras, genera centralidad y convoca una Conferencia de Prensa, hace una exposición de altos conceptos sobre la democracia, poniendo en duda el actuar de Giuseppe Conte señalando su cercanía a Donald Trump. Picado por las declaraciones públicas de Conte, al regreso del Quirinale luego de haber recibido luz verde del presidente Mattarella, quien encontrando por las calles romanas a la gente que lo rodeaba explicó la situación política creada por Renzi, así como sus buenas intenciones. No es un detalle de poco significado la presunta y reciente inscripción del partido politico “Insieme” por parte de Conte con tanto de logotipo. Los votos, donde Conte puede pescar, se encuentran en el área donde Renzi no logra aumentar adeptos. Otro elemento más de rivalidad.

No obstante ser un pequeño partido el de Renzi, es un componente del partido de Gobierno que debe durar hasta el 2023. La retirada del Gobierno, para Renzi, es una maniobra para crecer, ganar notoriedad, quiere la cabeza de Conte, sería su triunfo. 

También hay un centro derecha que espera con ansia elecciones, puede ser esta la oportunidad. Italia se encuentra en víspera de eventos de gran calibre único e internacional como es el G20, eventos europeos sobre la Medicina y otros.

Un momento inoportuno el de Renzi pero necesario para su naturaleza, no podía ver todo ese resultado sin ser tomado en cuenta, sin ser protagonista.

Este lunes se verá, lo dijo Renzi refiriéndose a Conte “lo esperamos en el Parlamento”, puede ser que Conte consigne su cargo al presidente Mattarella y se nombre otro presidente del Consejo, o que Conte reciba la mayoría de votos del Parlamento y se concluya con un Gobierno “de objetivo”.

Italia no está sola, hay que recordarlo, hace parte de un equilibrio económico de 27 países, no es carente de significado que Cristine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, haya declarado: “Si es necesario ampliaremos el plan de compras contra la pandemia. El Pepp (mecanismo financiero) puede no ser utilizado totalmente, puede ser calibrado para continuar a garantizar condiciones financieras favorables”.

Concesiones Conte también ha propuesto a Renzi, no las ha aceptado, se mantiene en la retirada del gobierno, de Conte quiere su cabeza.