Small Business Act. Los Principios de las PYME europeas

0

Si los Estados Unidos votaron la Small Business Act en julio de 1953, gracias al esfuerzo de la Comisión europea y quien era Comisario para las Pequeñas y Medianas empresas en ese entonces, el italiano Antonio Tajani, quie fuera posteriormente Presidente del Parlamento europeo, se redactó, el 25.6.2008 el COM(2008) 394 final, la Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento europeo, al Comité económico y social europeo y al Comité de Regiones 25 páginas bajo el título «Pensar primero a pequeña escala» –  «Small Business Act» para Europa: iniciativa en favor de las pequeñas empresas».

Antonio Tajani

La convicción de esta iniciativa consideraba que se requería mejorar las condiciones de las PYME, se debía otorgar un reconocimiento por parte de la sociedad a los empresarios. Había que transmitir a la sociedad la idea que era una opción atractiva crear su propia empresa, reconociendo que dichas PYME “contribuyen sustancialmente a la creación de empleo y a la prosperidad económica”, por lo tanto era menester dotarles de un marco favorable. Además, proponía un cambio de percepción del rol del empresariado frente a la asuncion de los riesgos. Se cambiaba la percepción hacia la PYME, se debía “aplaudir el espíritu empresarial y la voluntad asociada de asumir riesgos, y las administraciones deberán prestarles su apoyo”. Por lo tanto, favorecer a las PYME bajo el eslogan – principio «pensar primero a pequeña escala».

Un principio que debía imperar en la formulación de políticas, desde la elaboración de normas hasta los servicios públicos, y promover el crecimiento de las PYME ayudándolas a afrontar los problemas que siguen obstaculizando su desarrollo. Se estableció, con tal motivo, una alianza, que aún perdura, entre la Comisión europea y los países miembros  bajo dos principios: subsidiariedad y proporcionalidad.

Con el término «Act» se ha querido resaltar la voluntad política de esta iniciativa de reconocer el rol de las PYME en la economía de la UE. Se establecieron diez principios que son los siguientes:

I. Establecer un marco en el que los empresarios y las empresas familiares puedan prosperar y en el que se recompense el espíritu empresarial
II. Garantizar que los empresarios honestos que hayan hecho frente a una quiebra tengan rápidamente una segunda oportunidad
III. Elaborar normas conforme al principio de «pensar primero a pequeña escala»
IV. Hacer a las administraciones públicas permeables a las necesidades de las PYME
V. Adaptar los instrumentos de los poderes públicos a las necesidades de la PYME: facilitar la participación de las PYME en la contratación pública y utilizar mejor las posibilidades de ayuda estatal ofrecidas a las PYME
VI. Facilitar el acceso de las PYME a la financiación y desarrollar un marco jurídico y empresarial que propicie la puntualidad de los pagos en las transacciones comerciales
VII. Ayudar a las PYME a beneficiarse más de las oportunidades que ofrece el mercado único
VIII. Promover la actualización de las cualificaciones en las PYME y toda forma de innovación
IX. Permitir que las PYME conviertan los desafíos medioambientales en oportunidades
X. Animar y ayudar a las PYME a beneficiarse del crecimiento de los mercados

Artículo anteriorLa Amazonía peruana y la brecha digital
Artículo siguiente¿Provocará la trama ucraniana el ocaso de Donald Trump?
Peruana e Italiana. Jurista. Periodista. Abogada. Universidad Mayor de San Marcos. Master en Organismos Regionales e Internacionales de Desarrollo, Universidad de Piura. Master en Derecho y Economía de la Unión Europea-Universidad Statale di Milano. Doctor de Investigación en Derecho Internacional de la Economía-Universidad Luigi Bocconi. Fundadora: CEFIAL-UE y Panorámica Latinoamericana. Fundadora y Coordinadora del Foro Euro-Latinoamericano de la Mujer. Lema: El conocimiento genera desarrollo. Las personas con conocimiento constituyen el mejor recurso de una Nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here