El PE advierte el deterioro de los derechos fundamentales en la UE

0
54
  • Los grupos vulnerables, la libertad de expresión, el pluralismo informativo y la libertad de reunión, en riesgo
  • Retroceso organizado de la igualdad de género y los derechos de las mujeres
  • La UE necesita un mecanismo para evaluar la democracia, el Estado de derecho y los derechos fundamentales
  • El discurso del odio y diferentes expresiones de racismo se han normalizado

El Parlamento advierte sobre el estado de los derechos fundamentales en la UE en un informe sobre la situación en 2018-2019, con múltiples ámbitos que suscitan preocupación.

El texto fue aprobado por el pleno con 330 votos a favor, 298 en contra y 65 abstenciones.

Los eurodiputados denuncian los intentos en varios Estados miembros de debilitar la separación de poderes y la independencia de la judicatura y reiteran la urgente necesidad de dotar a la UE de un mecanismo de control y protección de la democracia, el Estado de derecho y los derechos fundamentales. Destacan los ataques a la libertad de los medios de comunicación, su independencia y pluralismo, con especial atención al papel de los periodistas y los delatores.

También piden a los Estados miembros que no adopten leyes para limitar la libertad de reunión, y que pongan coto a las intervenciones desproporcionadas y violentas de las fuerzas del orden.

Protección para los más desfavorecidos

Los grupos vulnerables, como mujeres, personas con discapacidad, ancianos, niños, migrantes, gitanos, las comunidades nómadas y las personas LGBTI+, se han visto afectados de manera desproporcionada por los recortes del gasto público, señala el texto, que reclama políticas que tengan en cuenta los derechos humanos, económicos y sociales. Los eurodiputados destacan asimismo la importancia de una transición medioambiental justa, piden protección para los jóvenes que no pueden acceder a una vivienda debido al precio y, muy especialmente, para los niños en situación de pobreza.

La Cámara condena la «ofensiva organizada» contra la igualdad de género y los derechos de las mujeres, incluidos la salud y los derechos sexuales y reproductivos. Los eurodiputados subrayan que las mujeres y niñas deben poder acceder a métodos anticonceptivos modernos y a la interrupción legal y segura del embarazo. Apuntan a la «alarmante tasa de feminicidios en la UE» y reclaman que se ponga fin a la práctica de segregar a las mujeres gitanas en las maternidades y que se ofrezcan compensaciones a las víctimas de esterilizaciones forzosas.

Los eurodiputados están muy preocupados por las denuncias de devoluciones sumarias de solicitantes de asilo en las fronteras europeas y a la vista de la situación humanitaria en los campos de refugiados en territorio europeo. La intimidación, las detenciones y los procedimientos penales contra organizaciones y particular por prestar asistencia humanitaria a migrantes deben desaparecer, agrega la resolución, que apuesta por establecer corredores humanitarios y programas de visados humanitarios.

Lucha contra el extremismo

El texto alerta de que la incitación al odio y diferentes expresiones de racismo se están normalizando, pero no sólo por parte de extremistas sino también por los dirigentes políticos en algunos Estados miembros. Los eurodiputados instan a prohibir de manera eficaz los grupos neofascistas y neonazis y de cualquier otra fundación o asociación que exalte y haga apología del nazismo y el fascismo. También condenan los ataques contra los cristianos.

Además, el Parlamento

  • subraya el vínculo entre el crimen organizado, la corrupción y la libertad de expresión, los centros de detención, el acceso a derechos sociales y la trata;
  • muestra inquietud por la reducción del espacio para la sociedad civil;
  • subraya los riesgos asociados al uso de la inteligencia artificial y el procesamiento de datos para la manipulación del comportamiento, y
  • denuncia las condiciones deficientes en las prisiones y pide estándares europeos comunes en línea con la legislación internacional.