En el Perú la ciencia y tecnología, no están en la agenda del gobierno

0
5243

La ciencia y tecnología en el Perú se encuentran en un estado lamentable, esa es la realidad, y tiene que emerger desde bajo cero, las cifras muestran que estamos por debajo de Haití, esa es nuestra realidad y, en ciencia, tecnología e innovación estamos a la cola de la región y del mundo. Este tema no hace parte del lenguaje político tradicional, ni de los medios de comunicación, no está presente en la agenda de los gobiernos cuando hablan del denominado “milagro peruano”; en el país de esto no se habla, hacerlo significa estar desquiciado, orate, desestabilizador de la democracia, o en el peor de los casos ser tildado de antisistema.

La ciencia y la tecnología deben de estar en la agenda de prioridad del gobierno actual de Ollanta Humala, sin embargo brilla por su ausencia, no solo se trata de recibir mayores recursos presupuestales por parte del Estado para estimular el desarrollo del país, sino coincidir en una política educativa seria y real, divorciado de cualquier apetito partidario-político, y del festín presupuestal del que ha caracterizado a los gobiernos peruanos que cada cinco años en sendas comparsas con sus proveedores de campaña toman al erario nacional como botín de guerra y se descarrilan en sendas repartijas como viene sucediendo desde hace más de 35 años en esta nación inca, incluyendo el actual gobierno.

Sin embargo, pese a este pésimo escenario se destaca como un lunar una labor silenciosa de la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, que forman parte del Instituto Nacional de Investigaciones y Capacitación de Telecomunicaciones INICTEL, sobre las investigaciones que vienen desarrollando con el apoyo de otros países. Daniel Díaz Ataucuri, director ejecutivo de INICTEL-UNI, ha señalado su presentación ante la Comisión de ciencia, innovación y tecnología, del Congreso de la República, que preside el destacado investigador y legislador Eduardo Cabrera Ganoza; que la misión que han asumido, “es la correcta administración de fondos para generar proyectos innovadores y promover de esta forma el desarrollo productivo, fortaleciendo a los actores del Sistema Nacional de Innovación Empresarial, lo cual se manifiesta en el incremento de la competitividad de ese sector”.

PERU CIENCIA TECNOLOGIA

En otro momento se conoció que entre sus aliados se encuentran el Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA), el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI), el programa japonés INNOVAT, la Universidad de la Mancha (España), Universidad de Rusia, Universidades de Madrid, entre otros. Todo esto ya viene dando sus frutos al punto que con el apoyo de estas instituciones se proponen diseñar, construir, lanzar y operar un micro-satélite de 45 Kg de masa y 50 cm. de arista, destinado a estudiar las variaciones de la densidad del espacio cósmico, con la coparticipación de la Universidad Estatal del Sur Oeste de Rusia (UESOR).

De otro lado, el gobierno de Ollanta Humala, debería estructurar una política de Estado destinado a analizar y dar solución a cuáles son los problemas para lograr que el conocimiento ayude a la productividad, competitividad y diversificación productiva del país. Existen diversas iniciativas sobre como enmendar este asunto, sin embargo, como no son o están avaladas por consignas políticas tradicionales y por partidos de turno en la política peruana, son excluidas. Por ejemplo, una de ellas sería la inmediata creación de centros y polos de desarrollo de excelencia en ciencia-innovación-tecnología, la identificación y el fortalecimiento de la absorción tecnológica en las pymes; y el estudio y financiamiento de ideas audaces que apunten a solucionar problemas prioritarios del país.

El Perú tiene recursos que abreviarían tiempos y costos para empezar una verdadera política de ciencia y tecnología, el tema de la minería es uno de ellos, que consistiría en darle un mayor valor agregado a los minerales que producimos; en ciencia y tecnología ambiental por ejemplo, en mitigación y adaptación al cambio climático; en tecnologías de la información y comunicación; y en transferencia tecnológica para la inclusión social; así como en el sector ganadero donde se avizora un futuro prometedor involucrando a nuestros científicos de la zona andina de nuestro país, en donde universidades públicas con poco o nada de presupuesto han desarrollado proyectos innovadores y que generarían recursos y riquezas para el país.

En fin, existen los recursos humanos para desarrollar este tema tan importante para el Perú y su futuro a cargo de nuestros científicos peruanos que muchas veces se ven forzados a salir del país en busca de oportunidades mejores llevando consigo sus conocimientos y aprendizajes a otras naciones, perdiendo a las mejores mentes brillantes, por un Estado y gobierno que no desarrolla y aplica una política adecuada en la ciencia y tecnología del Perú.