¿Qué pasará si en el 2020 la pobreza es eliminada en China? (1a.parte)

0
154

América Latina y el Caribe crecerá será solo  1.3% en 2019, estima la CEPAL. Esta reducción de la tasa  de crecimiento  es una consecuencia de la  guerra comercial entre Estados Unidos y China, que aún no ha resuelto, lo que conlleva riesgos  para el comercio mundial y la tasa de crecimiento  a medio plazo. También para las diversas condiciones financieras internacionales y la calidad de vida de las poblaciones.

Este pronóstico considera que los precios de los productos básicos también pueden verse afectados negativamente por un aumento en las restricciones comerciales.

A partir de ahora, se prevé una ligera disminución en el nivel de precios promedio para los productos básicos (de -5%) para 2019, con los productos energéticos que muestran la mayor caída (-12%). Pero como el nivel de actividad global y el comercio global están empeorando más de lo esperado, esta proyección podría revisarse a la baja.

Para Centroamérica, México, República Dominicana, Haití y Cuba, el crecimiento será del 2.0%. Del mismo modo, las economías del Caribe de habla inglesa y holandesa también registrarán un crecimiento del 2.0% en 2019, cerca de lo previsto en diciembre.

Como en años anteriores, persisten las preocupaciones con respecto a la evolución de la economía china. Se estima que se desacelere una vez más en 2019, a un crecimiento del 6,2%. Finalmente, están los riesgos geopolíticos habituales, compuestos por la incertidumbre en curso con respecto a ciertos procesos que no solo tienen importancia geopolítica sino en la económica global, como el Brexit.

BREXIT

Es el acuerdo  entre el Reino Unido y la Unión Europea, que pasa por un período de transición  hasta el 31 de diciembre del  2020 para  darles tiempo a ciertos ajustes y negociaciones a los términos de su nueva relación.

El acuerdo también define cuánto dinero le debe pagar Reino Unido a la Unión Europea para honrar los compromisos adquiridos como miembro del bloque: unos 39.000 millones de libras (casi US$50.000 millones), según la UE.

Y, en el mismo  acuerdo, las partes también se comprometen a mantener los derechos para los ciudadanos británicos que actualmente viven y trabajan en otros países de la UE, y para los ciudadanos europeos que viven y trabajan en Reino Unido. El punto de la polémica, sin embargo, es una “salvaguarda” para evitar la instalación de una frontera física entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

Volvemos al plan chino que considera  terminar totalmente la pobreza en el país y conseguir el sueño de «una sociedad modestamente acomodada». Iramsy Peraza Forte, desde el diario Granma de Cuba, comenta que en  tres años China quiere sacar de la pobreza a más de 50 millones de personas.

En su aval para conseguir ese objetivo el gigante asiático cuenta con la «hazaña» de haber sacado a cerca de 700 millones de personas de la pobreza en menos de 40 años, un logro que no puede ostentar casi ninguna nación del planeta y que la convirtió en la primera en cumplir la meta de desarrollo del milenio de la ONU, que reclamaba reducir a la mitad la población pobre.

Para cumplir con ese anhelo –que hoy implicaría mejorar el bienestar de cerca de 50 millones de personas, superior a la población entera de España o Sudáfrica– el gigante asiático está optimizando sus estrategias y para ello ubicó a la erradicación de la pobreza como una sus políticas cardinales.

Beijing está consciente que la construcción de una «sociedad moderadamente próspera y el rejuvenecimiento de la nación», dependerá del cumplimiento de  las metas trazadas en el 2012, durante XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCH).

sigue…..

La Dirección de Panorámica Latinoamericana, no se responsabiliza del contenido de los artículos ni opiniones de sus Columnistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here