Calificación de Riesgo Soberano

0

La calificación de riesgo soberano consiste en una opinión emitida por instituciones especialistas acerca de la evaluación del riesgo del incumplimiento que tiene un Estado Soberano sobre sus obligaciones financieras. Las tres principales calificadoras de riesgo del mundo son Moody’s, Standard & Poor’s (S&P) y Fitch Ratings (Fitch). Para el caso de S&P y Fitch, utilizan una escala de calificaciones similar, la cual tiene la calificación triple (AAA) como la mejor y la calificación C como una de las más bajas. En el caso de Moody’s, la mejor calificación es Aaa, y la peor es C.

Chile posee una calificación de riesgo de A1 por Moody’s, A+ por S&P y de A por Fitch. Las tres calificaciones corresponden a una gran capacidad para cumplir con sus obligaciones financieras. Las calificadoras categorizan a Chile como un país para invertir con una perspectiva estable.

Perú y México poseen las mismas calificaciones por parte de las calificadoras, para Moody’s (A3) ambos países están en una posición similar a la de Chile; sin embargo, para S&P (BBB+) y Fitch (BBB+) los países tienen la capacidad adecuada para cumplir sus obligaciones financieras. Perú y México son países en los cuales se puede invertir, ambos tienen una perspectiva estable.

Colombia tiene una calificación de Baa2 por Moody’s, BBB- por S&P y BBB por Fitch. Moody’s y Fitch concuerdan en que el país tiene la capacidad de poder cubrir sus obligaciones. S&P y Fitch coinciden en que si bien Colombia no está al nivel de Perú, Chile y México, tiene perspectivas estables para que se pueda invertir dentro del país. En contraste, para Moody’s, Colombia tiene una perspectiva negativa, lo cual indica que en un futuro podría revisarse su calificación con tendencia a la baja.

Brasil se encuentra calificada con BB- por parte de S&P y Fitch, clasificando a Brasil como un país especulativo.  Por su parte, Moody’s lo califica con Ba2. Las calificadoras concuerdan en que Brasil enfrenta inestabilidad debido a incertidumbre y está expuesto a condiciones adversas. El país está en proceso de recuperarse luego de una recesión.

Argentina se enfrenta a una alta inflación y una depreciación en el tipo de cambio, tiene calificaciones de grado especulativo por lo que no se presenta el contexto adecuado para invertir. S&P y Fitch califican al país con B y Moody’s con B2. El país tiene la capacidad de cumplir sus obligaciones financieras pero condiciones adversas pueden limitar su capacidad de pago. Mientras Moody’s y S&P establecen que la perspectiva es estable, Fitch establece una perspectiva negativa y considera que la situación económica de Argentina podría empeorar.

Compartir
Artículo anterior¿Cuál es el estado de las playas en Europa?
Artículo siguienteEn el Puerto de Amberes, un “cupping” hace encontrar Tostadores y Productores
Javier Zuniga Quevedo
Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid - España, Maestría en Administración (Universidad Autónoma de Guadalajara – México) y Maestría en Administración Pública (Instituto de Estudios Superiores en Administración Pública en México D.F.). Economista de la Universidad de Lima (1974). Decano de la Facultad de Economía durante 14 años, Director de la Escuela de Post Grado (3 años) y Catedrático Principal de Economía de la Universidad de Lima. Vocal de la Sala Especializada en Protección al Consumidor (agosto 2012 – agosto 2017). Actualmente, Gerente General de Asesoría y Negocios Financieros S.A. – ASFINSA, Director independiente de empresas privadas y Experto en valorizaciones económicas para la determinación del daño emergente, lucro cesante, costo de oportunidad y daño moral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here