Unión europea – MERCOSUR, desde Paraguay no hay humo blanco.

0
520

Acaban de llegar noticias de Paraguay, el Acuerdo entre la Unión europea y el MERCOSUR, es decir, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, no se llegó a concluir. En el 2016, luego de una visita a tres países latinoamericanos, volvió lleno de entusiasmo para dar impulso a la negociación UE-MERCOSUR, lo intentó François Hollande, sin embargo, vivió momentos de fuerte tensión en el evento que se realiza cada año en París, entre finales de Febrero e inicio de Marzo, el Salón de la Agricultura de Francia.

Un momento donde los agricultores de más del 53% del territoiro francés se reúnen en París. Es el peor momento para cualquier país tercero tener alguna pretension en la Agricultura en la Unión europea.

Sin embargo, este año 2018, el presidente Macron, trabajó con anticipación, invitó a 700 jovenes agricultores a almorzar en Versalles. Se elaboraron respuestas económicas para soportar la caída del sector; así como, se está intentando la salida del sector al BIO, una reconversion que permitiría aumentar el valor de la producción agrícola francesa.

No es floreciente la situación de los agricultores franceses, se sostiene que  el ingreso promedio de estos agricultores se ha desplomado del 29% en 2016 a 18.300 euros anuales.

Por ello, Macron anunció un nuevo esquema de garantía de préstamos para jóvenes agricultores por valor de €1,000 millones, “para que los jóvenes agricultores se inicien en el comercio con las mejores condiciones”. Además de un fondo de préstamo de biogás de €100 millones, un proyecto por el cual los microorganismos degradan los desechos agrícolas o el estiércol de los animales para producir biogás, es considerada una vía muy seria para el desarrollo de energías renovables por parte de la Agencia de Medio Ambiente de Francia.

En realidad, para los agricultores franceses, el enemigo mortal es el mercado exterior, las 65,000 toneladas de carne de Canadá con el acuerdo CETA y la cuota de toneladas de carne del Mercosur, que ellos sostienen, “carecer de garantía sobre el plan de salud”, una cuota que implicaría la pérdida de 30,000 agricultores en Francia, ellos sostienen. Acusan al gobierno francés de incoherencia en su política de gobierno, insisten en descalificar el producto sudamericano por la diferente regulación de crianza. Sin embargo, nadie puede negar que la carne argentina y brasileña es de alta calidad además de ser muy apreciada por todos los consumidores.

Este es precisamente el peligro, las cinco asociaciones que agrupan a las industrias agroalimentarias, como son la Asociación Nacional de Industrias Alimentarias (ANIA), las cooperativas representadas por Coop de France, las principales marcas agrupadas en el Instituto de Conexiones y Estudios de Industrias de Consumo (ILEC), y el FNSEA, inicialmente estuvieron de acuerdo en firmar una carta de compromiso pero luego la desecharon.

El desanimo ha sido más evidente en el MERCOSUR que en las discusiones francesas, una agricultura la francesa, que junto con la alemana, son las más importantes del mercado europeo. Se habló en Paraguay de una cuota de 100 mil toneladas de carne exentas de impuestos que ingresarían al mercado europeo pero al final la propuesta no se ha concluído y para el MERCOSUR, la propuesta no cumple con sus aspiraciones que son llegar a 130 mil toneladas de carne.

Entran también en juego los quesos producidos en Brasil y Argentina como son el “estilo Camembert”, “estilo Brie” o “estilo Gorgonzola” que compiten directamente con la producción francesa e italiana. Lo mismo con la producción de vinos como el “prosecco” o el “bordô”. En el MERCOSUR se carece de una lista de productos de Denominación de origen, mientras que todos estos nombres tienen una real Denominación de Origen – DO, y una  verdadera Identificación geográfica protegida – IGP, ambas europea, se crea la dificultad de la cohabitación en el mercado. Las empresas brasileñas deberían dejar de usar estos nombres, norminándolos de otro modo, tal vez, resaltando sus característicias y manteniendo su mercado local, pero, en el mercado europeo no puede aparecer un nombre similar.

Al mismo Salón llegó también Marine Le Pen, quien “comprende bien el problema de los agricultores franceses frente al MERCOSUR”. Aunque, como señalaron “ella aparece dónde hay problemas” al final también la silbaron.

Los agricultores franceses tienen una mirada corta, muy centrada en su realidad local. El Acuerdo que se está negociando no sólo prevé el ingreso de productos sudamericanos en Europa sino prevé una larga lista de productos europeos, franceses, los cuales tendrán ingreso exentos de impuestos en el mercado del MERCOSUR con sus características originales.

Esperemos que el presidente Macron, luego de haber soportado los silbidos, haber enfrentado directamente a los agricultores, no como sucedió con Holland. Luego de haberles explicado claramente sobre la gran oportunidad que brinda el mercado del MERCOSUR, se desbloquee esta traba que responde a la visión agrícola tipicamente francesa, la cual incide en la negociacion Unión europea – MERCOSUR, hasta ahora. 

,

Compartir
Artículo anteriorLa Inversión Extranjera Directa en América Latina
Artículo siguienteDesde la Ciudad de El Vaticano. Domingo, 4 de Marzo 2018
Isabel Recavarren
Peruana. Jurista. Periodista. Abogada. Universidad Mayor de San Marcos. Master en Organismos Regionales e Internacionales de Desarrollo, Universidad de Piura. Master en Derecho y Economía de la Unión Europea-Universidad Statale di Milano. Doctor de Investigación en Derecho Internacional de la Economía-Universidad Luigi Bocconi. Fundadora: CEFIAL-UE y Panorámica Latinoamericana. Fundadora y Coordinadora del Foro Euro-Latinoamericano de la Mujer. Miembro de la Consulta Femenina Permanente del Consejo Pontificio de la Cultura del Vaticano. Lema: El conocimiento genera desarrollo. Las personas con conocimiento constituyen el mejor recurso de una Nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here