«Declaración conjunta sobre la fórmula de la paz» firmada en Lucerna

0
203

La guerra en curso de la Federación de Rusia contra Ucrania continúa causando sufrimiento y destrucción humanos a gran escala y creando riesgos y crisis con repercusiones globales para el mundo. Nos reunimos en Suiza los días 15 y 16 de junio de 2024 para fortalecer un diálogo de alto nivel sobre caminos hacia una paz integral, justa y duradera para Ucrania. Reafirmamos las resoluciones A/RES/ES-11/1 y A/RES/ES-11/6 adoptadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas y subrayamos nuestro compromiso de defender el derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas.

Esta cumbre se construyó sobre la base de discusiones anteriores que tuvieron lugar sobre la base de la Fórmula de Paz de Ucrania y otras propuestas de paz que están en línea con el derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas.

Apreciamos profundamente la hospitalidad de Suiza y su iniciativa de acoger la Cumbre de alto nivel como expresión de su firme compromiso con la promoción de la paz y la seguridad internacionales.

Mantuvimos un intercambio de opiniones fructífero, integral y constructivo sobre los caminos a seguir para una paz global, justa y duradera, basada en el derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas. En particular, reafirmamos nuestro compromiso de abstenernos de la amenaza o el uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, los principios de soberanía, independencia e integridad territorial de todos los Estados, incluida Ucrania, dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas, incluidas las aguas territoriales y la resolución de controversias por medios pacíficos como principios del derecho internacional.

Además, tenemos una visión común sobre los siguientes aspectos cruciales:

1) En primer lugar, cualquier uso de la energía nuclear y de las instalaciones nucleares debe ser seguro y respetuoso con el medio ambiente. Las centrales e instalaciones de energía nuclear de Ucrania, incluida la central nuclear de Zaporizhzhia, deben funcionar de forma segura bajo el pleno control soberano de Ucrania, de conformidad con los principios de la OIEA y bajo su supervisión.

Cualquier amenaza o uso de armas nucleares en el contexto de la guerra en curso contra Ucrania es inaceptable.

2) En segundo lugar, la seguridad alimentaria mundial depende de la producción y el suministro ininterrumpido de productos alimenticios. En este sentido, son cruciales la navegación comercial libre, completa y segura, así como el acceso a los puertos marítimos del Mar Negro y del Mar de Azov. Los ataques a buques mercantes en los puertos y a lo largo de toda la ruta, así como a puertos civiles e infraestructuras portuarias civiles, son inaceptables.

La seguridad alimentaria no debe explotarse de ninguna manera. Los productos agrícolas ucranianos deben suministrarse de forma libre y segura a terceros países interesados.

3) En tercer lugar, todos los prisioneros de guerra deben ser liberados mediante un intercambio total. Todos los niños ucranianos deportados y desplazados ilegalmente y todos los demás civiles ucranianos detenidos ilegalmente deben ser devueltos a Ucrania.

Creemos que lograr la paz requiere la participación y el diálogo de todas las partes. Por lo tanto, hemos decidido tomar medidas concretas en las áreas mencionadas en el futuro con un mayor compromiso de los representantes de todas las partes.

La Carta de las Naciones Unidas, incluidos los principios de respeto de la integridad territorial y la soberanía de todos los Estados, puede servir y servirá como base para lograr una paz amplia, justa y duradera en Ucrania.