La Conferencia de Berlín, Gas, Petróleo y Ego.

0

Ha sido Angela Merkel quien ha insistido y acogerá la Conferencia de Berlín este domingo 19 de enero. No obstante la ambición de la Turquía de Erdogan y la Rusia de Putin de apropiarse de Libia, una sólida cadena europea le hizo frente diplomáticamente: Conte de Italia, Merkel de Alemania y Macron de Francia, al cual se unió Johnson de Reino Unido.

Intensos contactos, cruces, encuentros desertados a último momento, tweets, todo ha sido usado y actuado en estas semanas para calmar los ánimos dispuestos a hacer de Libia otro ardiente frente, localizado a las puertas de  Italia, por ende, ante Europa.

La participación de la Unión Europea dio el toque final, esto ha hecho declarar al presidente del Parlamento europeo Sassoli “La participación del presidente al-Sarraj y el general Haftar en la Conferencia de Berlín es un éxito para la diplomacia europea. Es una prueba de que cuando la Unión actúa de manera unida y clara es capaz de hacer oír su voz en la escena internacional”.

“Ahora es necesario seguir presionando a las partes involucradas para que el alto el fuego sobre el terreno se confirme mediante un acuerdo formal. Este es el objetivo para trabajar en vista de la Conferencia de Berlín, donde la Unión Europea desempeñará un papel decisivo. Debemos estar preparados para utilizar todas las herramientas a nuestra disposición, tanto civiles como militares, bajo los auspicios de las Naciones Unidas, para supervisar el alto el fuego y garantizar que todos respeten el embargo de armas. Estos son requisitos previos fundamentales para la estabilización del país y para iniciar un diálogo político entre todos los actores principales en Libia…..”

El objetivo de la paz se verificaría con una Resolución del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas, cosa un poco improbable por la actitud poco interesada a la pacificación de Libia por parte de sus miembros: China, Rusia y Estados Unidos. Se prevé una Conferencia “inter-Libia” después de Berlin en Ginebra con la participación de 40 miembros de la Asamblea de Libia: 13 del partido de Tobruk, 13 del Consejo de Estado de Trípoli y 13 designados por Salamé además de 40 personalidades de garantía entre las partes.

Italia se esforzó en tener un rol preponderante en la crisis de Libia, sin embargo, la voz de Rusia era más fuerte, gracias a las convincentes dotes de su Ministro de Relaciones exteriores Sergei Lavrov, quien convenció a Fayez al Serrai a “cesar el fuego” mientras que el general de Bengasi khalifa Haftar, dejó Moscú sin firmar la tregua,  Rusia quedó medio abollada. Sin embargo, Rusia está adquiriendo un notable protagonismo en alianza con Turquía en un territorio históricamente bajo la égida europea.

Intereses económicos, problemas de Ego

Federpetroli considera que sea una guerra por los yacimientos petrolíferos en la región medio-oriental. El significado económico de estos recursos en Libia es determinante, el 70% de su PIB se basa en el sector energético, el 95% del su export se concentra en este sector, por lo tanto, gas, petróleo, infraestructura.

Italia, quien mantiene una estrecha relación con Libia debe preocuparse por defender sus intereses económicos implantados en dicho país. Representado por ENI y tantas otras empresas italianas que se ocupan de la infraestructura anexa. ENI tiene un sito de extracción de gas en Mellitah un gasoducto que conecta Libia con Gela, además su producción se distribuye en toda Libia, bajo diferentes modalidades, el 60% del petróleo de Libia es administrado por ENI.

El movimiento energético de la región mediterránea se encuentra bajo presión por el East-Med el gran gasoducto que debe conectar Israel, Chipre, Egipto, Grecia con Europa. Este proyecto fue concebido para enviar gas natural a Europa desde los depósitos ubicados en las aguas territoriales de Israel y Chipre.

Este importante proyecto ha determinado que Turquía lo quiera obstaculizar, a ello se debe su intervención militar. Recordemos que Erdogan vive su propia guerra interna en Turquia, guerra que quiere contrastar con brillos internacionales. La derrota electoral de su partido en la capital, Estambul, ha desencadenado en este hombre una estrategia que partió con el abandono de la alianza con los Estados Unidos, generando una alianza, al parecer, fructífera con Rusia, procurando la desestabilización a la cual asistimos, no sólo en Libia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here