Puentes de Solidaridad – Plan Pastoral integrado para ayudar a los migrantes venezolanos en Sudamérica

0
154

El lunes, 7 de mayo de 2018, en la Sala de Prensa de la Santa Sede, se presentó el proyecto “Puentes de solidaridad – Plan Pastoral integrado para ayudar a los migrantes venezolanos en Sudamérica”, nacido para dar respuestas concretas a los desafíos planteados por la migración masiva que afecta a los venezolanos.

El proyecto cuenta con la colaboración de  la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, y en respuesta al Santo Padre, ocho Conferencias Episcopales de Sudamérica han elaborado un plan pastoral para recibir, proteger, promover e integrar a los venezolanos obligados a emigrar, en cada fase de su viaje, desde la partida al tránsito, hasta la llegada y el posible regreso a casa.

Además, se presentará un curso sobre “Advocacy en el ámbito migratorio” para agentes pastorales en Sudamérica, promovido por la Pontificia Universidad Católica de Argentina y patrocinado por la misma Sección de Migrantes y Refugiados.

Estuvieron presentes, el P. Arturo Sosa S.J., Superior General de los Jesuitas de origen venezolano, antiguo rector de la Universidad Católica de Táchira y ex-Director de la revista SIC; el P. Fabio Baggio C.S. y el P. Michael Czerny, S.J., Subsecretarios de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

Puentes solidarios “de la Iglesia para los migrantes de Venezuela”
El plan de recepción está listo para cientos de miles de personas que abandonan el país. Serán bienvenidos en los países vecinos gracias.
Debido a la crisis política y económica, miles de ciudadanos huyen de Venezuela a países vecinos para buscar una vida mejor, dichos países junto con el Departamento de Desarrollo Humano Integral han acordado trabajar juntos para manejar este flujo masivo de personas.

La solidaridad de los obispos sudamericanos
Los obispos de Brasil, Colombia, Ecuador, Chile, Perú, Bolivia, Paraguay y Argentina, con el plan “Puentes de Solidaridad”, proponen brindar servicios de recepción a los migrantes más vulnerables, ayudándolos con la vivienda y la inclusión en el trabajo. También se prevé la expansión del acceso a la educación y la salud, así como la asistencia espiritual durante todo el período de estancia en el extranjero de los migrantes.

Un plan nacido de la solidaridad de las personas
La idea de este plan de alojamiento primera nace de la solidaridad de la gente, dijo el P. Fabio Baggio, el subsecretario de la Sección Migrantes y Refugiados del Departamento de Desarrollo Humano Integral “que oye la presencia de su hermano en América Latina, que en este momento está en viaje y en dificultad.” Para los obispos de América del Sur la situación de los refugiados en Venezuela es una de las mayores preocupaciones, por lo que dieron cuenta del hecho al Departamento. “Aprovechando este sentimiento positivo”, dice el padre Baggio, “que era posible construir un proyecto que institucionaliza esta serie de la ayuda.”

Ayuda para los más vulnerables
El plan, que estará operativo en estos días y tiene una duración inicial de dos años, tiene como objetivo tratar con cientos de miles de migrantes venezolanos y también está dirigido a los ciudadanos más vulnerables de los países de acogida.

Fuente: Michele Raviart – Città del Vaticano
Sala Stampa Vaticano
Video: P. Arturo Sosa S.J.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here