Paraguay: Economía y Comercio

0
125

El reciente Estudio Económico de América Latina y el Caribe, 2018 della CEPAL, presenta la situación económica de Paraguay, cuyo PIB sigue creciendo, en el 2016 era del 4,3%, el 2017 llegó a 4,8%, superando el promedio de la región Latinoamericana.

Los puntos fuertes se encuentran en la agricultura, con un crecimiento del 4,0% interanual, en la industria manufacturera: 8,4% y en el comercio: 12%. Un crecimiento que se apoya en el consumo privado y la inversión. Esto nos muestra la nueva versión del Sistema de Cuentas Nacionales del Paraguay (SCNP), que actualiza el período de base de 1994 a 2014.

La inflación anual se ubicó en un 4,5%, el sector externo verificó un déficit de la cuenta corriente del 0,8% del PIB debido al aumento de las importaciones. Este año, se prevé un PIB equivalente al 4,4%, gracias al sector primario y la generación de energía, así como los buenos resultados proporcionados por el comercio y la industria manufacturera.

Los ingresos fiscales del país continúan dependiendo de impuestos indirectos como el impuesto al valor agregado (IVA), que representa el 50% de los ingresos tributarios. El IVA tiene una tasa general del 10% y existen tasas diferenciadas del 5% para productos de la canasta básica, medicamentos, bienes raíces y productos agropecuarios, e incluso hay exenciones plenas, es el impuesto que más recauda.

 

Otra fuente de recaudación fiscal de Paraguay, es la importante contribución de las usinas hidroeléctricas Yacyretá e Itaipú, la primera compartida con la Argentina y la segunda con el Brasil. Durante 2017, estas permitieron elevar casi un 4% los ingresos no tributarios.

El gasto público creció un 7,8% en 2017 en relación con el año anterior, se incrementaron las prestaciones sociales, principalmente en los programas Adulto Mayor y Tekopora, y por los pagos de intereses de la deuda

Con la finalidad de mejorar la capacidad de recaudación, en 2017 la Subsecretaría de Estado de Tributación puso en marcha un proyecto de masificación de la factura electrónica y se sancionó la ley que crea el Servicio de Implementación del Sistema Integrado de Facturación Electrónica Nacional (SIFEN). A través del este sistema se podrá efectuar la emisión electrónica de comprobantes de venta y notas de débito. La fase piloto del sistema se pondrá en marcha este año. La facturación electrónica se irá implementando de forma gradual, con una fase de voluntariedad en 2019, para después pasar a una fase de obligatoriedad prevista para 2021.

En 2017, las cifras del comercio exterior total: exportaciones más importaciones ascendieron a $23.606 millones, lo que representó un crecimiento del 12,7% con respecto a 2016. Las exportaciones totales alcanzaron los $12.081 millones, lo que da cuenta de un aumento interanual del 8,3% debido principalmente a un crecimiento del 28,5% en los valores de las reexportaciones (productos que se importan bajo el Régimen de Turismo (Decreto núm. 6406/05) y después se reexportan en su gran mayoría al Brasil.

Por niveles de procesamiento, las exportaciones de productos primarios aumentaron un 4,4% ante el incremento en la exportación de granos de soja, las exportaciones de manufacturas de origen agropecuario cayeron por el descenso en los envíos de harina de soja y las exportaciones de manufacturas de origen industrial se elevaron un 19,3% por el alza en las ventas de productos como hilos y cables (autopartes), artículos textiles, plásticos y sus manufacturas, papel, cartón y sus manufacturas, y productos beneficiados por el Régimen de Maquila. La energía eléctrica, que representa un 24% de las exportaciones, mostró un crecimiento moderado durante 2017. Al cierre de 2017 las importaciones de bienes alcanzaron los $11.524 millones, lo que representó un importante aumento del 17,7% respecto del año anterior.

Mientras que las importaciones para consumo interno aumentaron un 16,4%, las importaciones bajo el Régimen de Turismo se incrementaron un 48,5%. Por tipo de bienes, se observó un alza en las importaciones tanto de bienes para consumo (19,1%) como de bienes intermedios (18,9%) y de capital (27,6%). El aumento en bienes de consumo se explicó por incrementos en alimentos, bebidas, textiles y la adquisición de bienes duraderos, como automóviles y artefactos eléctricos. El aumento en los bienes intermedios se debió a combustibles y lubricantes entre otros. Por último, los bienes de capital se incrementaron principalmente por el aumento en la importación de tractores, aparatos y maquinarias para la agricultura, máquinas extractoras y de uso industrial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here