Argentina frente a un nuevo giro

0

La primera en tomar la palabra fue Cristina Fernández, la elegida vicepresidenta de Argentina quien invitó al presidente elegido, Alberto Fernández a tomar la palabra.

Sentada a su lado, eran una pareja presidencial. Cristina cuidaba su apariencia, un medio empachado Fernández dictó su primer discurso presidencial.

Ante una audiencia variopinta, fue un discurso emotivo y con claras intenciones de unir Argentina, un país con una población con tantos orígenes, se deben definir objetivos comunes. Estaba presente una izquierda latinoamericana pasada y presente.

Unión con principios de democracia pues “los problemas de la democracia se resuelven con más democracia”, insistió en la unidad de toda la Argentina “en pos de la construcción de un nuevo contrato social” que “abrazará al diferente” ya que es hora “de comenzar por los últimos para luego llegar a todos”. El objetivo es lograr en Argentina el desarrollo con justicia social.

La situación económica es grave, “más de 15 millones de personas sufren inseguridad alimentaria”, lo cual constituye un freno, “sin pan no hay presente ni futuro, sin pan no hay democracia ni libertad”, por ello propuso el Plan integral de Argentina contra el hambre. La respuesta fue una ovación unánime, grandes aplausos

Evocando palabras del Papa Francisco, se refirió a “los marginados afectados por la cultura del descarte”, el objetivo es que sean parte de “la misma mesa en una casa común”, por ello reorientará la economía. Expuso una situación donde las economías familiares están asfixiadas, se endeudaron por medicinas, por servicios públicos, acabaron comiendo menos y peor, donde las PYMES viven situaciones dramáticas. Por ello, propuso la creación de un “Plan masivo de créditos no bancarios que brinde créditos a tasas bajas. La economia colectiva, el cooperativismo” serán centrales en su gobierno.

Señaló que en Argentina el desempleo afecta al 30% de los jóvenes y más a las mujeres jóvenes, hay un millón 200 mil jóvenes argentinos que no estudian ni trabajan. Con tal motivo, implementará becas, capacitaciones para que trabajen en Pymes y también en el sector social

Tiene el objetivo de encender “los motores de nuestra economía”. Con una inflación que es la más alta de los últimos 28 años, desde 1991 no tenían una inflación superior al 50%; la tasa de desocupación es la más alta desde 2006; el valor del dólar desde 2015 a la actualidad pasó de 9.60 pesos a 63, esto en 4 años. La Argentina no termina de achicar su economía, recalcó, la pobreza está en los valores más altos desde 2008, retrocedimos 10 años en la lucha contra la pobreza. La indigencia está en sus valores más altos desde 2010. La deuda pública está en los niveles de 2004, cuando Argentina estaba en default. La producción industrial  es equivalente a la del 2006: retrocedieron 13 años, el empleo tiene el nivel del 2007 y las empresas del 2009, se cerraron 20 mil empresas en 4 años, de las cuales, 4,229 eran empresas industriales.

Ante esta situación, ante una Argentina que del estancamiento ha pasado a una caída libre “no daremos tratamiento parlamentario al presupuesto nacional proyectado por el gobierno saliente para el 2020. Sus números no reflejan la realidad ni los compromisos de deuda asumidos”.

Se renegociará la deuda. Se recuperará la economía, se debe obtener una macroeconomía ordenada, “no hay progreso sin orden económico”.

Su “Plan macroeconomico es una pieza central trabajar en nuevos ejes para transformar la politica productiva“. No hay pagos que se puedan sostener sin crecimiento interno “para pagar hay que crecer primero, con el FMI se llegará a un acuerdo”.  La respuesta fue una masiva ovación.  Agregó “el país tiene la voluntad de pagar pero carece de capacidad para hacerlo”.

Propuso un nuevo federalismo, el desarrollo regional de las Pymes, reactivación de las obras públicas. Transparencia en la gestión pública, se podrá acceder a la información y se podrá denunciar irregularidades,

Se construirán viviendas, “hay millones que no tienen casa, el nuevo Ministerio atenderá esas carencias”.

Se restituirá “el Ministerio de salud para devolver la política de la salud”, señaló que la participación del sector salud bajo en 45%, la desatención de la salud ha generado que “enfermedades hayan vuelto a aparecer, como el sarampión”. Se implementarán medidas para vacunaciones y llegarán medicinas a los ancianos de manera gratuita.

Una actitud abierta a la globalización, por ello Cancillería tendrá a su cargo la búsqueda de mercados y de las inversiones. Dando prevalencia a la casa Latinoamericana y en ella al MERCOSUR, en particular modo con Brasil, con la cual “tenemos para construir una agenda” innovativa, tecnológica, estratégica, “mas allá de quienes gobiernen en la coyuntura”. Recordó a Perón quien decía “nadie puede realizarse en un ambiente que no se realice”.

Ante esta fuerza, propuso reclamar las Islas Malvinas, los espacios marítimos e insulares correspondientes, de conformidad con la Resolución 2065 de las Naciones Unidas, “no hay más lugar para colonialismo en el siglo XXI”, por ello propuso crear una “política de Estado, donde tengan presencia todos las fuerzas políticas, con consenso nacional para llevar adelante el reclamo más allá de los calendarios electorales”.

“Defenderemos nuestros derechos sobre las Malvinas …….. porque pertenecen a todos los argentinos”. Desató una enorme ovación.

Una política ambiental activa bajo la horma del Papa Francisco y del Laudato Si, reafirmó “el compromiso con el Acuerdo de París”.

Sobre los Derechos Humanos, propuso mejorar la calidad de los derechos humanos y cívicos, es tiempo de ciudadanizar la democracia, “sin independencia no hay democracia. Cuando la politica entra a los tribunal, la democracia escapa por la ventana”.

Los fondos de la Agencia federal de inteligencia, serán destinados al plan contra el hambre en Argentina

Ciudadanizar la democracia, señaló, “es respetar la libertad de expresión”. Los medios dejarán de servir al Estado, pasarán a servir “al proceso de aprendizaje de nuestros jóvenes”, para ello serán desarrollados contenidos. “Más y mejor educación para todos y todas”.

Se comprometió que durante sus 4 años de presidencia, defenderá los derechos de las mujeres, se pondrá “al frente de sus demandas, para reducir las desigualdades políticas económicas y culturales”. Recordó las desigualdades, el trabajo doméstico recae sobre la mujeres en Argentina. “Ni una menos debe ser una bandera de la sociedad y de todos los poderes de la Argentina, reducir la violencia hasta su total erradicación”. Fue la máxima ovación que recibió el presidente Fernández.

Pidió colaboración a esa parte de la sociedad argentina que se encuentra en buena situación en favor de aquellos que no llegan a final de mes, “les pedimos un mayor aporte solidario para quienes la están pasando mal, comenzar con los últimos para llegar a todos”.

Agradeció “la generosidad de Cristina” otra ovación mayúscula, recordó a Néstor Kirchner.

Solicitó “si me desvío del compromiso salgan a la calle para recordarme lo que estoy haciendo, volveré a la senda de inmediato”.

Finalmente, un recuerdo y un mandato evocando a Alfonsín “con la democracia se cura, se educa y se come”.

Nosotros decimos: Quién vivirá, verá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here