Amazonía e Inversión de Impacto. Augusto Thornberry

0
795

La capacidad del bosque amazónico de intercambiar CO2 por oxígeno es finalmente una cuestión de balance total, por lo que cualquier esfuerzo que se haga, en cualquier parte de la Amazonía, contribuye eficazmente al objetivo de capturar el carbono, impidiendo que llegue a la atmósfera y contribuya al cambio climático.

Para los que se interesan en la conservación de la Amazonía, esta semana tenemos buenas y malas noticias. Comenzaremos con la mala noticia: el Gobierno alemán decidió suspender un programa de cooperación con Brasil en esta materia, debido al avance de la deforestación. Otra fuente de financiamiento no reembolsable, el Fondo Amazonía –alimentado por Alemania y Holanda– se mantendrá, pero en el presente clima de deterioro de la cooperación de gobierno a gobierno, los resultados de esos proyectos seguramente no serán los esperados.

Más que la ayuda que no llegará a la población beneficiaria, lo que hay que lamentar en este caso es que esto parece ser el signo de un país cooperante que abandona la lucha. Y lo que se necesita ahora es justamente redoblado ánimo y perseverancia. Por el lado de las buenas noticias, mencionaremos que el Papa Francisco se ha interesado en la Amazonía, afirmando que  “Es un lugar representativo y decisivo. Junto con los océanos, contribuye determinantemente en la sobrevivencia del planeta”.

Otra noticia que nos da esperanza viene de Colombia, en donde un grupo de ciudadanos demandó al Estado colombiano ante los tribunales por no hacer lo suficiente para evitar la deforestación. El gobierno estaría incumpliendo su promesa de alcanzar “deforestación cero” para el 2020, ya que la deforestación ha aumentado 44%, por lo que los tribunales dieron la razón a los demandantes y fijaron un plazo de cuatro meses al Gobierno para tomar las medidas necesarias. El gobierno dijo que se allanará a esta sentencia. 

En el caso del Perú, insistimos en que el evitar la deforestación y promover la reforestación de las zonas ya arrasadas por la tala y la minería ilegal no es un tema de interés exclusivo de los peruanos, aunque nos toca la responsabilidad de actuar, sino que puede beneficiar a la humanidad entera. Esta constatación debe poner al país en la mira de instituciones conservacionistas y de cooperación internacional –ciertamente indispensables- pero también de inversionistas que buscan alinear interés económico con objetivos sociales o medioambientales.

Esto último no es una utopía, como lo demuestra, entre otras publicaciones,  The Power of Impact Investing: Putting Markets to Work for Profit and Global Good (El Poder de la Inversión de Impacto: Poniendo a los mercados a trabajar para rentabilidad y para el Bien Global) (Wharton Digital Press, 2014). En dicha obra las autoras, Judith Rodin, presidente de la Fundación Rockefeller y Margot Brandenburg, dan cuenta de los primeros siete años de experiencia de un grupo de corporaciones encabezadas por la Fundación Rockefeller e involucradas en la inversión de impacto.

Un punto que es necesario destacar de ese informe consiste en que, a pesar del éxito que han obtenido en general, todas esas corporaciones, expertas en obtener utilidades, confiesan que su punto débil radica en la evaluación del impacto social o ambiental. Esto pone de relieve la enorme ventaja competitiva que tiene el Perú para atraer a este tipo de inversionistas: por una parte, un gran potencial en cuanto a proyectos de impacto ambiental y social positivo; por otra parte, muchos especialistas en evaluación de impacto y en gestión de proyectos sociales, gracias a programas académicos en esa materia establecidos desde mediados de los años 1990 por universidades como la Pontificia Universidad Católica del Perú o la Universidad de Ingeniería.

La conjunción de todos estos factores permitiría al Perú generar una ola de inversiones de nuevo tipo, que evitaría la conflictividad socio-ambiental que a menudo despiertan las inversiones de corte tradicional, y a la vez ayudaría a reactivar la economía, generar fuentes de empleo formal y mejorar el cumplimiento de estándares sociales y ambientales.

Esto último se podría alcanzar sin necesidad de recurrir a la represión o la exagerada proliferación de controles, ya que las empresas que practican este tipo de inversión exigen de sus administradores de fondos información precisa y rigurosa tanto sobre los aspectos financieros como sobre los temas sociales y medioambientales inherentes al objeto de su actividad. 

Para este tipo de inversión, la reforestación y la preservación de la Amazonía ofrecen un atractivo evidente; pero en el Perú también encontrarían un vasto potencial en otros sectores como turismo, infraestructura y agroindustria. Se requiere que las autoridades y la sociedad civil tomen conciencia de las oportunidades que se abren en este frente, que diseñen la institucionalidad adecuada para recibir esa inversión, y que realicen una gran campaña internacional para promover proyectos de alto impacto social y ambiental, de los que el Perú puede ser una fuente inagotable.

Compartir
Artículo anteriorGobierno de Chile y OIM, firman MdE para instalar Centro de Procesamiento en Lima
Artículo siguienteLos Ministros de Defensa discutirán en Helsinki el futuro de la cooperación en defensa
Augusto Thornberry
Ministro (r) en el Servicio Diplomático del Perú. Licenciado en Relaciones Internacionales, Bachiller en Derecho, Abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Delegado de la Misión Permanente del Perú ante los Organismos Internacionales en Ginebra (1980-1985), Consejero de la Embajada del Perú en Francia (1988-1992); Secretario Ejecutivo de Cooperación Técnica Internacional en el Perú (1994-95); Sub-Director (1986-88) y luego Director General de Informática del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú (2001-2002); Director Regional del MINRREE en Iquitos (2002-2003); Representante Permanente Alterno del Perú ante la ONU en Nueva York (2012-2015); Cónsul General en Barcelona, España (2003-2006) y en Hartford, Connecticut, EEUU (2015-16); Encargado de Negocios del Perú en Francia (2001) y Jefe de Cancillería en las Embajadas del Perú en Francia (1996-2000), Australia (1993) y Ecuador (2007-2009). Consultor en Cooperación Técnica Internacional, Relaciones Internacionales, Derecho Internacional Público.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here