Firma del Proyecto de Ley CHIPS y Ley de Ciencias

0
181

El avance de China es notable, de país que copiaba todo y mal, que suscribía acuerdos de joint-ventures con empresarios europeos sin respetar la propiedad ajena, nos demuestran, en menos de 30 años, que han quemado etapas rápidamente, ahora pretenden reconocimiento, paridad y respeto, sobre todo, respeto.

El plan de estudio para millones de chinos, los ha hecho avanzar, desarrollar tecnologías, innovar, teniendo como base, siempre, el estudio, algo tan dejado de lado en Latinoamérica. En los `90, ante el discurso de los derechos humanos a China, crecía el temor que esta país abriera sus puertas y lanzara algunos millones de chinos en territorio europeo, se encontró la solución con su ingreso en la OMC, posteriormente desembarcarían tantas empresas europeas y norteamericanas, las cuales, encontrarían mano de obra barata, además de un enorme mercado interno para abrirle el apetito y un importante canal de exportación al mundo entero. Los sindicatos europeos, que hostigaban a las empresas, tuvieron menos motivos para reclamar, las empresas ganaban a raudales, fuera de casa.

Han pasado algunos años, los chinos aprendieron, copiaron tecnología, la desarrollaron, están llegando a lograr, en algunos sectores, un desarrollo similar al norteamericano.

En 2022, todos en guerra fría, surgen los chips, con un mercado de casi 600,000 millones de dólares en el ’21, un sector que involucra a todos los países grandes, incluida Rusia. La UE, que se confió en la globalización corre a reparos, llamando a sus empresas a producir en casa e invierte en sectores sensibles, como es el sector de los chips. Su inversión es modesta frente a la norteamericana que asciende a 300,000 millones de dólares, frente a los 43,000 millones de la UE, todos quieren dejar de depender de Rusia por el Gas, de China por los Chips, la globalización se cae a pedazos. Una desilusión, si se piensa que gracias a la apertura de puertas europeas y norteamericanas, Rusia ha ganado tanto dinero que le hace la guerra a Ucrania, lo mismo China, sólo que ésta le quiere quitar la primacía de los Estados Unidos, incluido cambiar el sistema, también democrático.

Si en 1990, en los Estados Unidos, se fabricaba el 40% de chips, ahora se fabrica sólo el 12%, casi el 80% se fabrica en Asia, es decir en China, Japón, Corea del Sur, Singapur y Taiwán. Sólo el 10% en la UE.

Estados Unidos quiere cambiar el panorama, a son de Leyes.

Nancy Pelosi, quien acaba de realizar una gira en la zona más sensible del mundo, durante la firma del proyecto de Ley de la Casa Blanca de CHIPS y la Ley de Ciencias dirigiéndose al presidente Biden dijo: “Hoy, con el trazo de su pluma, Estados Unidos declara nuestra independencia económica. Reforzamos nuestra seguridad nacional. Y mejoramos el futuro financiero de nuestras familias. Señor presidente, gracias por su liderazgo visionario e inspirador que nos une hoy para garantizar que Estados Unidos esté mejor equipado que nunca para competir y ganar el siglo XXI.

Gracias al liderazgo de todos, aseguramos las herramientas que la Administración necesita para identificar, desarrollar y reclutar a las mejores mentes de nuestra nación, creando una fuerza laboral STEM inclusiva y fomentando la innovación en todos los rincones de Estados Unidos. Señor presidente, esto honra su compromiso con la inclusión, la diversidad y la equidad.

Ofrece inversiones innovadoras para impulsar décadas de descubrimiento, especialmente en la Fundación Nacional de Ciencias. De hecho, la nueva Dirección de Tecnología, Innovación y Asociaciones aprovechará los nuevos conocimientos y la innovación para ayudar a resolver nuestros mayores desafíos, incluida la crisis climática y la desigualdad en nuestra economía.

Todos luchamos por medidas de seguridad sólidas para la financiación de CHIPS, para mantener los beneficios en nuestras costas y evitar la especulación.

Este es un proyecto de ley sobre Make it in America. Házlo en Estados Unidos, como diría Steny Hoyer.

…Agradecemos a los muchos científicos y estudiantes destacados de todo el país, que trabajaron en estrecha colaboración con el presidente Eddie Bernice Johnson. Y agradecemos a los socios del sector privado, que son esenciales para nuestro éxito económico, muchos de los cuales están aquí hoy.

De hecho, gracias a los logros de todos aquí, la Ley CHIPS y de Ciencias es un logro histórico: reduce los costos de la mesa de la cocina y crea empleos bien remunerados para las familias estadounidenses. Esa es nuestra primera responsabilidad, a nivel nacional. Devolver la producción estadounidense de semiconductores al estado de liderazgo mundial. Y dar rienda suelta a la ciencia y la tecnología de Estados Unidos para mantener nuestro liderazgo en el futuro.

Durante generaciones, Estados Unidos ha sido un faro de excelencia para el mundo en ciencia, innovación e ingeniería. Nuestra investigación está generando descubrimientos revolucionarios. Nuestra industria ha impulsado una prosperidad sin precedentes. Nuestra tecnología ha alterado el curso de la historia. Y nuestra fuerza laboral ha sido la envidia del mundo, y agradecemos a nuestros amigos en el trabajo que están aquí hoy por ser la envidia del mundo.

Esta legislación está en consonancia con esta tradición americana, asegurando que nuestra nación pueda superar a cualquier nación del mundo.

Bajo la presidencia de Biden, nuestro faro de excelencia brillará para las generaciones venideras. Gracias, señor presidente.

Estoy muy, muy orgullosa. Este es un día emocionante. Hablamos de esto en todo el país, en todo el mundo. La gente está simplemente asombrada por el logro que esto es, porque se trata de ciencia, ciencia, ciencia y ciencia. Trabajos, trabajos, trabajos, trabajos. El cuidado de la salud y todo aquello a lo que conduce la ciencia. La ciencia es una respuesta a nuestras oraciones. CHIPS y Science son, por partida doble, una respuesta a nuestras oraciones”.