El riesgo país en el Perú y América Latina. Por Javier Zuñiga Quevedo

0
1686

El riesgo país es un indicador económico utilizado para medir la probabilidad que tiene un país de incumplir sus obligaciones en relación de su deuda externa.

La estimación del riesgo país, la realizan 4 instituciones a nivel mundial: JP Morgan, Moody’s, Standard&Poor’s y Fitch Rating. Las tres últimas instituciones calculan la clasificación crediticia del país siguiendo sus propios métodos para la estimación.

JP Morgan, realiza diariamente el índice EMBI, indicador de bonos de mercados emergentes por sus siglas en inglés, el cual se estima en países emergentes, como son los países de América Latina, y su cálculo es la diferencia entre el rendimiento promedio de los títulos soberanos del país con respecto al rendimiento de los bonos del tesoro americano (treasury).

Para el EMBI se espera que su evolución a través del tiempo sea a la baja, lo que permitiría acceder a financiamiento con tasas bajas en el exterior. En otras palabras, permite endeudarse más barato.

En el 2016, Perú cerró el año con un EMBI de 165 puntos, mientras que Chile tuvo un mejor resultado, teniendo un EMBI de 162 puntos. Sin embargo, en promedio, en 2016 el Perú alcanzó el mejor índice a nivel regional con 200 puntos, seguido por Chile y México con 201 y 304 puntos, respectivamente.

Es importante señalar que, a pesar de los destapes de corrupción en los últimos meses, el riesgo país peruano ha ido disminuyendo. Es así que en los meses de febrero y marzo de 2017, el EMBI del Perú finalizó en 152 y 141 puntos, respectivamente. Mientras que en la primera semana de abril, el índice fue de 148 puntos.

En este sentido, los casos de corrupción, así como la inestabilidad política en un país son algunos de los factores que crean presiones al alza del riesgo país. Un caso en concreto es el de Venezuela, el cual posee un Gobierno que, durante años, no ha generado incentivos para realizar inversiones en el país, sino todo lo contrario, las expropiaciones de empresas privadas, por ejemplo, por parte del Estado generan un ambiente de incertidumbre el cual impacta en la percepción del mundo sobre este país.

La volatilidad de los commodities también afecta la evolución del EMBI, este es el caso de Colombia. En el primer trimestre de 2016, Colombia presentó un deterioro de este índice alcanzando 392 puntos, superando la barrera de los 300 puntos que lo caracterizaba durante 12 meses, debido al desplome de los precios del petróleo, al igual que de las exportaciones totales del país. Sin embargo, para los siguientes meses el riesgo país de Colombia se redujo. Al final de 2016, el EMBI promedio anual alcanzó la cifra de 279 puntos, 29 puntos más que el alcanzado en 2015.

En Brasil, la desaceleración económica que dio como resultado un PBI de -3.5% en 2016, no fue el único hecho que empeoró su situación. La crisis política que se vive a causa de los casos de corrupción de la empresa constructora Odebrecht vinculados con el Estado ocasionó que el EMBI promedio anual de 2016 finalice en 395 puntos, el tercero más alto de la región, perdiendo además el grado de inversión que tenía como país.

Sin embargo, estos escándalos de corrupción y sobornos no sólo han afectado a Brasil. Las empresas involucradas en estos escándalos también lo están en otros países de América Latina, lo que ha generado un efecto negativo en la región, donde el Perú también se ha visto afectado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here