Zuzana Caputova, decencia en la política, el estado de derecho y la tolerancia.

0
475

Este 2019, en la Unión europea, algunos países celebran el centenario del voto femenino en las elecciones nacionales como es el caso de Luxemburgo y los Países Bajos, también el haber sido elegidas como ha sido el caso de Luxemburgo y Austria, o, también ocupando un cargo ministerial, como es el caso de Irlanda. No obstante, como lo muestra un reciente estudio del Parlamento europeos, los datos de toda Europa muestran que las mujeres todavía están poco representadas en la política. Es más, el Índice de Igualdad de Género desarrollado por el Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE) muestra que el ‘poder’ es el área donde más progreso se ha hecho en los últimos 10 años, pero también es el área donde la brecha de género sigue siendo la más amplia.

Con un puntaje de 100 igualando el equilibrio de género, Suecia es actualmente el único país de la UE que obtuvo más de 90 puntos en el indicador de ‘poder político’, que se basa en la proporción de mujeres ministras, parlamentarias y mujeres en asambleas regionales. Algunos Estados miembros, como Eslovenia y Francia, han hecho grandes avances, pero hay otros cuyas calificaciones han disminuido, esto demuestra, considera el estudio, que los aumentos en la representación política no es necesariamente lineal o evidente por sí misma.

Gender equality index – political power: 2017 vs 2005

Por ello, gran satisfacción ha causado que la abogada liberal Zuzana Caputova haya sido elegida presidente de Eslovaquia. Ella es un activista contra la corrupción y su campaña estuvo centrada en la “decencia en la política”. Su rival fue Maros Sefcovic, comisario europeo apoyado por el poder actual.

Es la primera mujer presidenta en Eslovaquia, ella pidió a los eslovacos que se unieran. “Averigüemos qué nos une, pongamos la cooperación por encima de los intereses personales”, declaró, “para mí, esta elección ha demostrado que puede ganar sin atacar a sus oponentes y creo que esta tendencia se confirmará en las elecciones al Parlamento Europeo y en las elecciones eslovacas el próximo año.”

Debemos recordar que la sociedad eslovaca vive un fuerte descontento hacia el poder, el reciente asesinato del periodista de investigación Jan Kuciak y su novia el año pasado. Kuciak estaba preparando un artículo sobre los supuestos vínculos entre los políticos eslovacos y la mafia italiana. Zuzana Caputova, junto con miles de eslovacos, participó en protestas sin precedentes que obligaron a renunciar al primer ministro Robert Fico.

El programa de gobierno comprende además, la protección del medio ambiente, el apoyo a los ancianos y la reforma de la justicia que privaría a “los fiscales y la policía de la influencia política”.

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, envió una carta de felicitación a la elegida presidenta Caputova, “Me complace especialmente ver un voto tan fuerte, en el corazón de Europa, a favor de la decencia en la política, el estado de derecho y la tolerancia. Su apoyo inequívoco a los caminos europeos y euroatlánticos del país es un signo positivo de que los valores que representan pueden prevalecer sobre el cinismo de las políticas de poder y las falsas promesas del populismo.”

Ne suo sito web, escribe:”

¡Gracias por su confianza en la segunda vuelta de las elecciones!

Como presidente, quiero dedicar mi energía vital y todo el peso de la presidencia a ninguno de nosotros que deba experimentar el poder de la anarquía y la arrogancia.
Todos experimentamos la iniquidad y la arrogancia del poder. Muchos lo experimentan en oficinas, juzgados, hospitales. Lo vemos en la alta política. Estamos acostumbrados a ello. Como si fuera normal.
Pero este no es el caso y hay que cambiarlo.

He dedicado toda mi vida profesional a la justicia y al más débil.
Como estudiante, comencé proyectos para ayudar a niños socialmente desfavorecidos, luego abusados ​​y abusados.
Como abogado, estaba del lado de aquellos que no tenían vínculos o dinero para hacer valer sus derechos.
Como activista civil, defendí el interés público contra los intereses de los partidos políticos o grupos empresariales.
Como presidente, quiero dedicar mi energía vital y todo el peso de la presidencia a ninguno de nosotros que deba experimentar el poder de la anarquía y la arrogancia.”