Programa Mundial de Alimentos: Alimentos para la paz

0

El 9 de octubre de 2020, el Comité Nobel noruego entregó el Premio Nobel de la Paz al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas por sus esfuerzos para combatir el hambre, por su contribución a mejorar las condiciones de la paz en las zonas afectadas por el conflicto y por actuar como motor de los esfuerzos para prevenir el uso del hambre como arma de guerra y conflicto. Además del preocupante aumento de la inseguridad alimentaria, los impactos del coronavirus la pandemia ha llevado a millones de personas más al borde de la hambruna. La experiencia del PMA en situaciones de emergencia, a menudo en zonas de conflicto, ha proporcionado alivio a las poblaciones más frágiles.

La UE apoya al PMA mediante financiación, intercambio de conocimientos y protección de sus embarcaciones contra la piratería en determinadas aguas.

Seguridad alimentaria durante la pandemia de coronavirus
El Informe mundial sobre crisis alimentarias 2020 (GRFC 2020) contabilizó 135 millones de personas con inseguridad alimentaria aguda en 2019 en su análisis de 55 países y territorios, la cifra más alta desde el primer informe en 2017. A la actualización de septiembre de 2020 del informe estima que entre 83 y 132 millones de personas más podrían estar desnutridos en 2020 debido a la pandemia. Esta actualización, que cubre 26 de los 55 países GRFC 2020 y territorios, además de Togo – confirma que las medidas para combatir la pandemia han comprometido el acceso a la comida para millones. Las medidas de bloqueo y cuarentena han reducido la actividad económica y los ingresos de tanto los hogares como los gobiernos, mientras que las personas infectadas han tenido que hacer frente a un mayor gasto sanitario.

Las medidas también interrumpieron la cadena de suministro de alimentos. A pesar de que la mayoría de los países se esforzaron por mantener en funcionamiento las actividades alimentarias y agrícolas esenciales, el cierre y el cierre de fronteras han obstaculizado la alimentación, transporte y comercio, lo que también conduce a mayores niveles de pérdida de alimentos. La escasez de alimentos causada por esta interrupción, combinado con pérdidas de ingresos, han aumentado las deficiencias nutricionales de los ya más frágiles poblaciones, incluidas las que tienen mayores necesidades nutricionales, como las personas ancianas y enfermas, embarazadas y las mujeres en período de lactancia. El primer año de la pandemia puede haber causado más de 120,000 muertes infantiles adicionales relacionadas con la nutrición en países de ingresos bajos y medianos. Además, las restricciones de Covid-19 han complicado acceso humanitario y por lo tanto suministro de alimentos obstruido para los refugiados, internamente personas desplazadas y otras víctimas de desastres naturales (como desplazados internos en África central, migrantes venezolanos o sirios refugiados). Las preocupaciones por el coronavirus también han distraído la atención global de otras crisis. Mayor desarrollo
proveedores de ayuda, incluida la UE y sus Estados miembros – han reorientado sus fondos hacia programas y proyectos relacionados con el coronavirus.

Las campañas de vacunación contra otras enfermedades han ralentizado. Se han ampliado las misiones de mantenimiento de la paz hacia atrás, mientras que al mismo tiempo está relacionado con el coronavirus las medidas que han exacerbado las tensiones y provocado malestar debido a sus consecuencias económicas o su impacto en la libertad de reunión, dejando espacio para yihadistas y otros grupos armados en países frágiles para funcionar. Esto tendrá un impacto directo en la seguridad alimentaria,

Dado que los conflictos y la inseguridad son uno de los principales impulsores de las crisis alimentarias (y el principal impulsor en 22 países, ver figura 1). El presidente del Comité Noruego del Nobel subraya que el conflicto no solo crea el hambre y el hambre desencadenan conflictos, pero el hambre también puede ‘usarse como arma’, a pesar de su prohibición bajo el derecho internacional humanitario.

Acción del PMA para la seguridad alimentaria
En este contexto, el premio Nobel de la Paz 2020 reconoce que el PMA es un motor esencial para la paz. El Comité Noruego del Nobel espera que este premio resalte la importancia del multilateralismo, aunque otras voces consideran errónea esta elección, ya que el PMA no está directamente involucrado en cualquier proceso de paz.

Establecido en 1961, como un medio para que las Naciones Unidas coordinasen y mejoren el suministro de ayuda alimentaria a países en crisis, lanzó su primera operación humanitaria en 1962, en Irán y su primer programa de desarrollo en 1963, en Sudán. Desde entonces, el PMA aún combina proyectos de desarrollo a más largo plazo y una respuesta de emergencia humanitaria, a solicitud de los gobiernos preocupados. El PMA forma parte del sistema de las Naciones Unidas y tiene su sede en Roma, al igual que sus ‘organizaciones hermanas’, Food and Organización de Agricultura (FAO, que se ocupa principalmente de la recopilación de datos y el asesoramiento sobre políticas) y el Fondo de Desarrollo Agrícola (FIDA, institución financiera para la agricultura sostenible). La ONU, el Secretario General y el Director General de la FAO nombran conjuntamente al director ejecutivo del PMA -actualmente es David Beasley. Sin embargo, el PMA se financia con carácter voluntario, con financiación (6,356 millones de dólares al 3 de octubre de 2020) proporcionados principalmente por países y socios multilaterales. Las empresas privadas proporcionan el apoyo financiero y técnico y los donantes individuales también pueden contribuir directamente.

El PMA está activo en más de 80 países, abordando las emergencias alimentarias más urgentes, principalmente en situaciones de áreas de conflicto y ayudar a los Estados a diseñar políticas y planes estratégicos que impulsen su seguridad alimentaria. La logística de la cadena de suministro de alimentos es el núcleo del PMA. La sede y las oficinas regionales contribuyen a comprar los alimentos necesarios a nivel local o internacional. Gestionan el transporte terrestre, marítimo o aéreo y mantienen una red de almacenamiento, para que los alimentos se entreguen en el lugar correcto en el momento adecuado. La asistencia alimentaria del PMA incluye no solo entrega de alimentos, sino también transferencias de efectivo y cupones que permiten a los beneficiarios tomar sus propias decisiones y satisfacer sus necesidades nutricionales a largo plazo. Las transferencias de efectivo constituyen un tercio de la asistencia del PMA (US $ 2,1 mil millones transferidos en 2019, en comparación con US $ 10 millones en 2009). El plan estratégico del PMA está alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS 2 (‘Hambre Cero’) y ODS 17 (‘Asociación para los Objetivos’) – de modo que las metas de los ODS puedan ayudar a medir el progreso hacia los objetivos estratégicos del PMA.

El PMA se ha adaptado su programación para satisfacer las necesidades a mediano plazo relacionadas con el coronavirus, fortaleciendo respuestas en tres áreas: aumento de la cobertura de las redes de protección social; encontrar formas alternativas de entregar alimentos a niños y personas con necesidades especiales cuando las escuelas y los servicios de salud están cerrados; y mejorar las cadenas de valor alimentarias.

Gracias a su experiencia, el PMA ha desarrollado su apoyo logístico ayudando a otras agencias internacionales y a los socorristas locales a enfrentar la crisis. El PMA opera el servicio aéreo humanitario de la ONU (UNHAS), que facilita el acceso humanitario a las zonas de crisis más remotas. Como agencia líder del ‘cluster logístico’ y la agencia codirectora del ‘grupo de seguridad alimentaria’, el PMA desempeña un papel de coordinación en estas áreas, cuando solicitado por el Coordinador de Ayuda de Emergencia de la ONU, en las acciones de los actores humanitarios sobre el terreno, incluidos los de la Unión Europea (UE).

Cooperación entre la UE y el PMA
Ambos actores importantes de la seguridad alimentaria y nutricional, el PMA y la UE, cooperan de diversas formas. La Comisión Europea contribuyó con 422 millones de dólares estadounidenses al PMA en 2020. Entre los Estados miembros individuales, los principales donantes son Alemania (US $ 964 millones, el segundo donante más grande después de los Estados Unidos de América), Suecia (155 millones de dólares EE.UU.) y Dinamarca (55 millones de dólares EE.UU.). La UE financia al PMA a través de varios canales: el presupuesto de la UE, el Fondo Europeo de Desarrollo, el fondo fiduciario de emergencia de la UE para África (EUTF) y la instalación de la UE para refugiados en Turquía. Más allá de la contribución financiera y destacando el cierre  entre la relación entre conflicto e inseguridad alimentaria, la Operación Atalanta de la Fuerza Naval de la UE (EUNAVFOR) es la encargado de proteger a los buques del PMA que operan en las aguas territoriales de Somalia y el Golfo de Adén ante la piratería. El PMA y la UE también colaboran con otras organizaciones y centros de investigación dentro de la Red de Alimentación de información de seguridad (FSIN). Las partes interesadas de FSIN recopilan datos y comparten experiencia para promover la toma de decisiones sobre seguridad alimentaria y nutricional basada en evidencias. FSIN proporciona soporte técnico para el Global Network Against Food Crises, una red de profesionales humanitarios y de desarrollo lanzada en 2016 por el PMA, la UE y la FAO (FSIN y la Red Global publican el GRFC, mencionado anteriormente).

La UE ha pedido durante mucho tiempo la coordinación de los actores que se ocupan de la seguridad alimentaria y nutricional, y esto ha mejorado en los últimos años, en particular gracias a la reforma del Sistema de Desarrollo de las Naciones Unidas.