El BREXIT, la UE y los Acuerdos Internacionales

0

Un reciente análisis sobre la BREXIT y los acuerdos internacionales realizado por Guillaume Van der Loo y Steven Blockmans se refiere a la aplicación del famoso artículo 50 para activar el procedimiento de retirada del TUE,  así como la forma, el alcance y la secuencia del “divorcio” y futuros acuerdos marco entre la UE y el Reino Unido. Es decir, ¿los acuerdos internacionales celebrados por la Unión Europea seguirán aplicándose al Reino Unido después del Brexit? y, si es así, ¿cómo?.

La UE ha celebrado 1.139 acuerdos bilaterales y multilaterales con terceros, comprenden el comercio, el desarrollo y las cuestiones económicas sectoriales como la aviación, la energía y la pesca, a los asuntos relacionados con la visa, los derechos humanos, y de la Política Exterior y de Seguridad Común.

En cuanto se refiere a los acuerdos de libre comercio clásico, no hay discusión, debido a la sola personalidad jurídica internacional de la UE y de los terceros quienes son los únicos firmantes del acuerdo y seguirán vinculados por ellos. Una simple notificación por  parte de la UE a los terceros, podría ser suficiente, para informarles de que la UE ya no consiste en 28 sino en  27 Estados miembros.

La situación es mucho más compleja para los acuerdos “mixtos”, acuerdos suscritos por terceros,  y por los Estados miembros de la UE y, por otro lado, los elementos que estos acuerdos abarcan tanto de la UE y la competencia exclusiva del Estado miembro. La característica de “mixto” es que la ratificación se debe dar, siguiendo sus procedimientos de ratificación “constitucionales”, por los 28 Estados miembros junto con la UE.

Schermata 2016-08-04 alle 01.17.26

Lo que ha quedado claro es que aunque no esté claramente descrito en el artículo 50 TUE, los acuerdos internacionales celebrados por la Unión Europea ya no serán aplicables al Reino Unido desde  el “Día Brexit” en adelante, que en el mejor de los casos es el mismo día en que las nuevas relaciones contractuales con la UE-27 comenzará a aplicar. La base legislativa de la UE, los acuerdos internacionales y el derecho internacional apuntan en esa dirección.

En primer lugar, el artículo 216.2 del TFUE establece que los acuerdos internacionales celebrados por la Unión Europea sólo son “vinculantes para las instituciones de la Unión y sus Estados miembros”. Por lo tanto, desde el momento en el Reino Unido deja de ser un estado miembro, ya no está obligado por la UE y sólo los acuerdos internacionales.

Por otra parte, la mayoría de los acuerdos internacionales celebrados por la UE incluyen una cláusula de aplicación territorial, lo cual limita la aplicación del acuerdo “a los territorios en los que el Tratado de la Unión Europea (TUE) y el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE ) se aplican”, la situación de post-Brexit  no cubrirá el Reino Unido y sus territorios de ultramar.

Los autores señalan que esta situación podría provocar objeciones por parte de las terceras partes ya que podrían sentirse engañados por la repentina pérdida de acceso a una parte considerable del mercado único, es decir, 64 millones menos de consumidores y el costo y el tiempo de tener que renegociar un acuerdo bilateral con el Reino Unido.

La Convención de Viena de 1986 sobre el Derecho de los Tratados entre Estados y Organizaciones Internacionales (CVDT) – proporciona varias reglas que se aplican cuando las partes no han incluido cláusulas específicas denuncia o el retiro de los acuerdos internacionales entre ellos.

Schermata 2016-08-04 alle 01.17.00

A pesar de que la UE y sus 27 Estados miembros tendrán un interés en mantener sus compromisos legales internacionales post-Brexit, no es impensable que terceras partes tendrían serias preocupaciones acerca de las consecuencias de la terminación de su respectivo acuerdo internacional con el Reino Unido. En el peor de los casos, si dichas terceras partes contratantes no están satisfechos o no se pusieran de acuerdo con una solución legal para administrar la retirada del Reino Unido a partir del acuerdo, pueden terminar o denunciar el acuerdo  con las cláusulas específicas incluidas en dicho acuerdo.

En un escenario post-Brexit, sin embargo, puede haber buenas razones para que el Reino Unido siga siendo una parte contratante de la mayor parte de los acuerdos mixtos de la UE. Sería muy engorroso para el Reino Unido celebrar nuevos acuerdos bilaterales con terceros países con los cuales había ya instaurado una relación internacional. Pero, también es necesario considerar, que los Terceros Estados  puedan  no desear renegociar acuerdos sin saber previamente en qué condiciones las mercancías que salen del Reino Unido serán capaces de entrar en el mercado único.

La formalización del deseo del Reino Unido de seguir siendo parte en un acuerdo mixto requerirá de un instrumento jurídico, bien podría ser un protocolo, que indica que el Reino Unido se hace cargo de los derechos y obligaciones que anteriormente tenían. Este documento y voluntad tendría que ser ratificado por la UE, sus 27 Estados miembros, el tercero y el Reino Unido.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here