IMIT, la nueva figura profesional para internacionalizar un país

0
312

El avanzar de Asia ha creado desestabilización en el comercio internacional, un país se ha mantenido imperturbable en una alta posición comercial, incluso durante la pandemia, es Italia. La innata tradición comercial de la cultura italiana unida a su curiosidad por las diferentes culturales se encuentra plasmada en “El Millón” de Marco Polo, el conocido mercader y viajante quien escribió el primer “Manual del Mercader”, con la intención de que sirva a quienes emprendieran, con ese objetivo, un viaje. No podemos dejar de mencionar a los Misioneros italianos quienes también se adaptan al lugar que llegan. 

Si esta propensión se encuentra en el ADN italiano, no puede sorprendernos la creación legislativa italiana de la figura profesional del “Manager en procesos de Internacionalización” y la constitución de una Asociación con vocación internacional que agrupa a los nuevos profesionales de la internacionalización. Esta es el IMIT – Italian Manager for International Trade, que espera transferir sus técnicas a nivel mundial, muy en el estilo italiano, ya lo hemos saboreado con su comida, su vestir, su vivir, incluso con el Aperitivo milanés.

Conversamos con su presidente Andrea Bonardi, un italiano DOC quien vive en Asia desde hace 20 años, interpreta los usos y costumbres asiáticas y los transmite a Italia, permitiendo a las empresas que él asesora generar estrategias vencedoras para penetrar y mantenerse con éxito en un mercado cuyo consumidor se encuentra en plena formación, este consumidor elige de acuerdo a las vivencias vividas alrededor del producto y cuanto el Manager le hará conocer, en este caso, del “italian life style”. Los elementos determinantes son: la centralidad del quehacer humano y la cultura del país.

La digitalización ha cambiado el mundo, aunque América latina con África se encuentren en los últimos lugares. La ventaja de conocer velozmente nuevos productos, compararlos, obliga a que este instrumento del comercio, que es el Internet se acelere. Otro elemento, el uso de los Social Media demuestra la velocidad del avance tecnológico de estas economías, refleja una mayor liquidez y fluidez de las opiniones.

Si el consumidor asiático, puede parecer compulsivo, esto no es así. Este consumidor no está radicado en ciertos consumos, compra una marca, no tiene grandes raíces culturales es más libre en su elección. Sin embargo, el consumidor chino ha evolucionado en los últimos años.¿Cómo puede una empresa seguir estos cambios? debe innovar el producto, presentar continuamente la marca y el producto que deben ir al paso del consumidor, nos asegura Bonardi.

Italia frente al e-commerce

Desde el año 2,000 además del Manager de la Internacionalización, quien ayuda a la empresa a ingresar en el mercado de la digitalización, se requiere de inversiones para estar presente en las plataformas digitales. Ingresar al mercado chino hoy, por ejemplo, es más difícil que hace dos años, no por los impuestos sino por las barreras no tarifarias, entonces, se requiere invertir en la renovación del producto además de invertir en su visibilidad en Asia. 

Entonces ¿tiene sentido el Desfile de Modas? Nos reponde positivamente, “siempre en la medida que constituya una experiencia que impulse al consumidor asiático a comprar el producto, el cual pierde su valor ante la experiencia vivida en el Desfile de Modas o ante la cultura de la ciudad como puede ser ir a un partido de futbol. El comprador asiático debe ser seguido, el modelo de las tele-ventas italianas tienen éxito, en Asia son propuestas por los personajes de tendencia.”

El mercado asiático, no explica, se divide en la franja alta del consumidor que ve bien el producto europeo o el producto de “alta gama” y la franja medio-baja del consumidor que ve el producto asiático como alternativa al producto europeo, por ello la robótica está preparando un supplay chain que producirá productos de bajo precio y perfectos porque son diseñados por europeos y producidos por chinos educados en los Estados Unidos quienes están tomando bajo su dirección empresas chinas importantes. Tienen otro modo de ver el mundo más contemporáneo e internacionalizado.

Ante estas dos franjas de consumidores, que pueden poner en crisis a Europa, en particular a Italia, con convicción Bonardi nos dice “se debe apuntar a la alta franja con alta gama de productos, no perder el tiempo en seguir el mercado medio o bajo porque ahí siempre se perderá. Aquí, para ganar es imprescindible liderar con la marca, con el producto, con un Manager adecuado”.

Sabemos sobre la gran cantidad de PYMES que no logran internacionalizarse, la creación de esta figura profesional impulsa la internacionalización de un país. Nacen con este objetivo los expertos internacionales.  El IMIT, “forma expertos que tienen la característica de no ser técnicos especializados sino generalista que es el pre-requisito para que actúe bien en el mercado internacional, con competencias culturales, de negociación, de comercio, con tres lenguas.”

Concluye Andrea Bonardi, “somos el Marco Polo del Siglo XXI, queremos encontrarnos virtualmente con Asociaciones, Instituciones de otros países que tengan nuestros mismos objetivos promover las empresas a través de las personas, porque la persona está en el centro de las relaciones internacionales y las relaciones de amistad son la base”.