EY Italia

0
118

Una publicación que analiza el grado de atracción de las economías europeas que favorecen las inversiones extranjeras directas IED, preparada por Massimo Antonelli CEO, EY in Italia e COO EY Europe West y por  Marco Daviddi Strategy and Transactions Markets Leader, EY Europe West.

El reciente informe presenta a Italia, país que no era muy preferido por los inversionistas por varios años, subió notablemente en atracción de las Inversiones Extranjeras Directas – IED, colocándose en el 2021 entre los diez primeros países europeos por número de proyectos. Este aumento coincide con la guía de Mario Draghi así como por el plan plurianual de reforma perseguido por Gobierno de Draghi a partir de febrero de 2021.

Entre los frenos a la IED se encuentra la incertidumbre regulatoria así como la capacidad de la justicia para resolver disputas dentro de un tiempo razonable.

La metodología ha sido obtenida mediante encuestas a las empresas recién llegadas. Europa es un fuerte imán para las IED que tiene 27 países donde establecerse y un mercado común de más de 400 millones de consumidores. La estabilidad europea, a pesar de la guerra entre Rusia y Ucrania que, sin engañarnos, para Putin, desestabilizar la Unión europea así como desmembrarla, es su sueño dorado.

La posición de Italia en la atracción de IED es el cuarto lugar y los sectores que destacan por su interés se encuentra en planificación de la economía digital (41%), energía y transición ecológica (40%), retail y agroalimentación (31%).
Los entrevistados señalaron que los futuros proyectos de inversiones, el 50% se referirán a la funciones de reorganización de la cadena de suministro y logística, procesos de producción, investigación y desarrollo.
Estados Unidos sigue siendo el mayor país inversor en Italia, con Alemania reforzando su presencia en Italia, superando a Francia. En 2021 se anunciaron 207 proyectos en Italia de IED que significa un crecimiento del 83% sobre una base anual. No obstante se mantengan los inversores de años pasados, mejora el mapa de las inversiones en el sur de Europa y disminuyen en Alemania y en los Países Bajos.

Por un lado, los procesos de Reshoring y Near-shoring, a través de que las grandes empresas han traído de vuelta a sus países de origen o adyacentes a los procesos de producción y montaje, tras las rupturas en las cadenas internacionales de valor registrado durante el período de confinamiento. Por otro lado, las inversiones para reorganizar la distribución para servir la demanda interna, con el desarrollo del comercio electrónico y la necesidad de contar con plataformas logísticas adecuadas para los nuevos volúmenes requeridos.

La distribución de las inversiones en Italia parece bastante polarizada, concentrándose en las regiones del noroeste, donde se encuentran algunos de los distritos industriales en sectores como la mecánica, textiles, marroquinería, diseño, automoción, cerámica y química.
Las regiones más atractivas resultan ser: Lombardía con 90 proyectos de IED en 2021, es decir, el 43% de los proyectos en Italia, Emilia Romagna, con 19 proyectos, 9% y Piamonte con 17 proyectos, correspondiente al 8%.
Hay un aumento marcado en inversiones en el Sur, respecto el año pasado, principalmente en las funciones de producción y logística.

Concluyendo, un último aspecto de estas IED en Italia, están marcadas por el fortalecimiento de la fuerza comercial y de la funciones de marketing, en línea con los resultados europeos.
Este tipo de planificación está dirigida principalmente a satisfacer la demanda interna, con servicios y productos dedicados a las necesidades del consumo local.
Por lo tanto, Italia es reconocida como uno de los principales mercados por tamaño en Europa. En Italia también se invierte en activos con mayor valor agregado, especialmente en los procesos productivos e investigación y desarrollo.