Latinoamérica y Cambio Climático

0

El cambio climático es un reto que tiene en jaque al planeta. El famoso calentamiento global y los desastres naturales provocados por este fenómeno tienen sobre la mesa la discusión de un nuevo Acuerdo mundial en esta materia.

Latinoamérica es una de las zonas más vulnerables y por ello participación en las negociaciones de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), debe ser propositiva y constructiva.

Una visión progresista que ponga sobre la mesa la responsabilidad de 195 países para elaborar un nuevo Acuerdo que permita hacer frente al reto que este fenómeno impone a la comunidad internacional.

En diciembre debe aprobarse el Acuerdo de París. Un texto que demuestre un alto nivel de ambición en línea con lo requerido por la ciencia para evitar el cambio climático y sus impactos negativos.

¿Y Latinoamérica?

Siete países latinoamericanos han asumido el liderazgo por promover un Acuerdo vinculante. Se trata de Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Panamá, Paraguay y Perú que conforman la Asociación Independiente de Latinoamérica y El Caribe –AILAC.

Desde sus posición, las reglas del juego climático deben contemplar contribuciones nacionales por todas los países; compromisos ambiciosos que establezcan con igual importancia política la mitigación, la adaptación y los medios de implementación.

Es interesante cómo los países -AILAC- han demostrado con acciones nacionales, medidas pioneras en materia de cambio climático. Por mencionar algunos ejemplos, Guatemala tiene Ley de Cambio Climático, Costa Rica durante los primeros tres meses de este año, ha funcionado con energía 100% renovable y Chile ha implementado una herramienta para cuantificar y reducir las emisiones de gases en el sector privado. Todos estos países latinoamericanos se encuentran preparando sus contribuciones nacionales determinadas (INDC’s -por sus siglas en inglés) para contribuir con la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

DSC_0539

La tarea es ardua y el camino es corto. Lo cierto es que, este es el desafío más grande que la humanidad enfrenta en este momento y las decisiones no pueden esperar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here