Ivano Vacondio, “podemos tener en pie el país”

0

El concepto “bello e ben fatto” BBF“lindo y bien hecho” es la expresión italiana que comprende a los productos que representan su excelencia productiva: gusto y creatividad. Representan una parte importante de las exportaciones italianas al mundo, sus empresas hacen que Italia se encuentre entre los primeros 10 exportadores mundiales. Esta producción, la del BBF, representa el 15,6% (2018) de sus exportaciones totales y es transversal a todos los principales sectores del Made in Italy, aunque de manera más relevante en las llamadas “Tres F” por “Fashion, Food, Forniture”.

IMPORT – EXPORT ITALIA – PERÚ Cortesía: Cámara de Comercio Italiana en el Perú

Sobre el Food, la Federalimentare, órgano que representa y tutela la industria de alimentos y bebidas de Italia, con €137 mil millones contribuye con el 8% al PIB italiano, comprende las Asociaciones nacionales de la industria alimentaria constituida por 7,000 empresas con más de 9 trabajadores, realiza, además, el contrato nacional para 4,000 mil trabajadores. Están convencidos que ellos venden excelencia, no venden alimentos para saciar el hambre, por ello no encuentran competencia en el mundo, “ni en la excelencia, ni en la calidad”. Sus mercados de consumo se encuentran en la clase media de los países desarrollados económicamente en particular China, Estados Unidos, Alemania. “Sin presunción”, nos dice el presidente de Federalimentare,  Ivano Vacondio, “el Made in Italy tiene una imagen en el mundo junto a la Moda que, en contraste con la imagen del país, nos la hemos ganado, tenemos una gran credibilidad.”

Sin embargo, la tragedia que está viviendo Italia en este período nos lleva a preguntarnos si habrá suficiente producción tanto para los italianos, como para la exportación. Nos asegura que habrá “suficientemente sobre todo en Europa” agregando “no sabemos cuánto durará la epidemia, que no dure un año, sobre todo por nuestros trabajadores cuya presencia ahora es parcial.”

Nos asegura que el sector está suficientemente abastecido de la materia prima necesaria para seguir produciendo, los problemas que surgieron con relación a la circulación se resolvieron, “hay tres vías de acceso para el import-export una es la ferroviaria, la otra es el transporte por rueda, y el tercero, el naval que funciona muy bien pero, en este momento, hay problemas con los container.”

Existe una incertidumbre hacia los “trabajadores de estación” no se están presentando, ante la pandemia, han regresado a su casa, “puede verificarse un problema con el fresco, en la recolección de frutas y hortalizas. Todo dependerá de cuánto durará la epidemia o cuánto esta epidemia será soportable”. Requieren de 200 mil trabajadores para esta recolección que debe iniciar dentro de un mes,  en el caso supuesto no se presentasen “los italianos, se verán obligados a sustituir a los estacionales, podría ser quienes reciben el “reditto di cittadinanza” o quienes se encuentra en la “cassa integrazione”,  será un proceso político que requerirá de la intervención de los Sindicatos quieren pueden movilizar un grupo de personas.”

Las familias italianas ante la pandemia se abastecieron de muchos productos alimenticios, dejaron los estantes vacíos, sin embargo, al día siguiente éstos estaban nuevamente llenos, lo cual asegura una constante y segura producción local, “podemos tener en pie el país”. Si el consumo nacional aumentó considerablemente, esta crisis sanitaria ha reducido a “cero” el consumo del “fuera de casa”, del sector “turismo extranjero”, del “autogrill”, de los café. Esta disminución se cuantifica en -20%

Intromisión criminal
El presidente Vacondio la considera un riesgo enorme para el sur Italia, “se requerirá de un Estado muy fuerte”, hizo una invocación “hay que tener mucho cuidado cuando se pone liquidez en el sistema, este termina en los Bancos quienes prestan dinero a quien no tiene necesidad, en este momento necesitamos de un Proyecto de gran solidaridad y como los Bancos no pueden quebrar deberán recibir apoyo del Estado.” Si las deudas quedan impagas “es peor que tener un virus.”

Como gran conocedor del mercado de consumo, está convencido que después de la cuarentena la gente buscará “darse satisfacciones, puede ser comer bien, con buenos productos”. No obstante es consciente que no se regresará a la vida normal de inmediato, “el virus sin discriminación ha tocado el mundo y existe un gran deseo de consumir el Made in Italy.”  

De Latinoamérica importan materia prima para ciertos sectores, actualmente se está presentando un problema logístico ante la cuarentena en los puertos italianos por falta de rotación de los container “no pueden ser vaciados, no hay rotación de los container, no se encuentran container libres. Un ejemplo, los productos de la industria de las cerámicas están parados porque no se han vaciado los contaminar. Lo mismo sucede en la situación alimentaria.”

Es optimista el presidente Vacondio, los hechos avalan la capacidad del sector alimenticio que aseguran “tener en pie el país” en situaciones difíciles, por la responsabilidad compartida con “el sector sanitario, de la farmacia y del sector alimenticio que deben sostener el país en momentos de dificultad, lo hemos demostrado por la capacidad de los empresarios, de los agricultores, de los transportadores, de las cajeras, son hechos, mi optimismo nace porque conosco el potencial que tiene este sector. Siempre he sostenido, que el Food y el Made in Italy se convertirá como lo es el petróleo para los Países Árabes, en la medida, que podamos entrar en nuevos mercados, hacer acuerdos bilaterales con ellos. Si la política nos ayuda, superado este momento dificilísimo, nosotros estaremos en pie y casi en todos los productos aparece el apellido de las empresas familiares productoras, una garantía de doble responsabilidad.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here