La calificación de riesgo en América latina

0
175

Una forma de evaluar el riesgo de incumplimiento que tiene un país sobre sus obligaciones financieras es a través de su calificación de riesgo soberano, se puede definir como una  calificación que colocan las entidades especializadas en la evaluación y calificación de riesgo. En el mundo existen 3 principales calificadoras de riesgo: Moody’s, Standard & Poor’s (S&P) y Fitch Ratings (Fitch).  Moody’s posee una escala distinta; mientras que S&P y Fitch utilizan la misma escala; sin embargo, las 3 escalas se pueden categorizar en principal, alto grado, grado medio superior, grado medio inferior, grado de no inversión especulativo, grado altamente especulativo, grado de riesgo sustancial y grado extremadamente especulativo. La calificación más elevada es Aaa para el caso de Moody’s y AAA para el caso de S&P y Fitch; mientras que la calificación extremadamente complicada es Ca para Moody’s y CC para S&P y Fitch. Las calificaciones se otorgan, diferenciando si la deuda a largo plazo es en moneda extranjera o en moneda local. Las calificaciones se convierten en un instrumento para decidir si invertir en un país es conveniente.

Las 3 calificadoras consideran a Chile como un país con alto grado para la inversión por los buenos indicadores macroeconómicos que mantiene.

Perú y México se encuentran en el nivel de grado medio superior por Moody’s pero de grado medio inferior por S&P y Fitch. Las economías en mención son atractivas para la inversión, especialmente Perú, por su fortaleza macroeconómica y las oportunidades de inversión que posee. México podría ser revisado a la baja. Ambos países tienen capacidad para cumplir sus obligaciones.

Las 3 calificadoras coinciden en que Colombia y Uruguay son países con grado medio superior para la inversión. Colombia es uno de los países que liderará el crecimiento de la región en el 2019, lo que lo posiciona en un lugar privilegiado para la inversión extranjera.

Paraguay, Brasil y Bolivia son calificados como países con grado de no inversión especulativo. En el caso de Brasil, las cuestionadas políticas y declaraciones del presidente Bolsonaro generan incertidumbre en los inversores. Paraguay y Bolivia, son economías pequeñas con poca capacidad para enfrentar deudas.

Ecuador posee un nivel altamente especulativo. La situación actual del país no es adecuada para la inversión, además de no tener capacidad necesaria para afrontar sus obligaciones financieras por las escasas Reservas Internacionales que mantiene.

Argentina inmerso en una crisis, es un país calificado como extremadamente especulativo. El país está endeudado y no tienen capacidad para afrontar sus obligaciones.

Compartir
Artículo anteriorLIMINAL: Conversatorio gratuito “Desaparecidos: búsqueda, identificación y restitución”
Artículo siguienteEl Tribunal Constitucional de la Discordia.
Javier Zuniga Quevedo
Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid - España, Maestría en Administración (Universidad Autónoma de Guadalajara – México) y Maestría en Administración Pública (Instituto de Estudios Superiores en Administración Pública en México D.F.). Economista de la Universidad de Lima (1974). Decano de la Facultad de Economía durante 14 años, Director de la Escuela de Post Grado (3 años) y Catedrático Principal de Economía de la Universidad de Lima. Vocal de la Sala Especializada en Protección al Consumidor (agosto 2012 – agosto 2017). Actualmente, Gerente General de Asesoría y Negocios Financieros S.A. – ASFINSA, Director independiente de empresas privadas y Experto en valorizaciones económicas para la determinación del daño emergente, lucro cesante, costo de oportunidad y daño moral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here