Annapolis, la Atenas de América

0
118

Annapolis tiene importancia histórica. La capital de Maryland, uno de los 52 estados de EU, fue la capital del país, cuando el Tratado de París, poniendo fin a la Guerra de la Independencia,  se firmó aquí. Los cuatro firmantes en Maryland de la Declaración de la Independencia tenían su residencia en Annapolis, que son parte de un concurrido circuito turístico, abierto al mundo, a todas las razas y credos.

Annapolis, proviene de la cultura de los afroamericanos desde sus primeros días. Mantiene una serie de costumbres  que transmiten la experiencia afroamericana, de las ataduras de la esclavitud, la agitación de la guerra civil y el movimiento de derechos civiles.  Cerca de 400 de 4000 habitantes de la ciudad eran negros libres y, de ellos, cuarenta propietarios de bienes inmuebles. Su legado se conserva en registros escritos y en los recursos culturales.

La ingeniería social ha vencido a la geografía. En Annapolis existe el puente conocido como Chesapeake Bay que atemoriza a sus ciudadanos locales, que algunos pagan decenas  de dólares  para ser trasladados  de  un extremo a otro.

En una zona donde habitualmente hay fuertes tormentas, se  extiende  una estructura metálica de siete  kilómetros de costa este – oeste de Maryland. Es una de las construcciones más complejas  gracias a la capacidad de reconocidos  arquitectos  e ingenieros. Una obra emblemática  de  la urbanística  contemporánea.

Se recuerda al presidente John Quincy Adams (1825) quien instó al Congreso a establecer una Escuela Naval “para la formación de responsables científicos y exitosos.” Su propuesta no produjo efecto hasta 20 años después. La American Brig Somers zarpó del Brooklyn Navy Yard en uno de los cruceros más importantes de la historia naval de Estados Unidos. Era un buque escuela para la formación de adolescentes voluntarios que esperaban hacer una carrera en la Armada.

En 1850 la Escuela Naval se convirtió en la Academia Naval de los Estados Unidos. El actual plan de estudios incluye más de 18 principales campos de estudio y oportunidades de investigación avanzada. La Academia  aceptó en 1976, por primera vez,  una mujer como guardiamarina, cuando el Congreso autorizó la admisión sin distinción de genero en todas las academias de servicio.

Cada año, cerca de 1.200 candidatos son admitidos en la Academia a través de diversas modalidades de candidatura. Por  ejemplo, el presidente, por su parte, presenta cien guardiamarinas escogidos entre los hijos del personal activo o retirado de las Fuerzas Armadas, inclusive a hijos de prisioneros de guerra, de oficiales desaparecidos en combate o de veteranos fallecidos o incapacitados. El programa comprende estudios de ingeniería, humanidades, matemáticas, ciencias, ingeniería naval y ciencias sociales. Los estudiantes pasan las vacaciones navegando o aprendiendo otros aspectos de la vida en la Marina.

Tras finalizar sus estudios reciben una licenciatura en una de las especialidades temáticas que existen: 8 en ingeniería, 6 en ciencias, matemáticas e informática y 4 en humanidades y ciencias sociales. Cada estudiante recibe entonces el rango de alférez de la Marina de Estados Unidos o de subteniente del Cuerpo de Marines de Estados Unidos, y debe realizar al menos seis años de servicio activo.

De esta academia han salido algunos personajes que más tarde se han distinguido: John McCain, Ross Perot, Jimmy Carter, Hyman Rickover, George Dewey, Richard E. Byrd, Chester Nimitz, William F. Halsey y Albert Abraham Michelson.

Disfrutar de unas vacaciones ‘desconectadas’ es una excelente idea, pero es importante usar ese tiempo libre con inteligencia en formas que entretengan y eduquen a los niños, y atraigan también a los adultos. Se mantiene un programa de intercambio de libros, una manera económica de escuchar un audiolibro en su viaje por carretera.

Un libro sobre Hemingway destaca la prensa local.  El 29 de agosto de 2012  en Annapolis, Erika Robuck, Ernest Hemingway y  Hemingway’s Girl, Writer:

“Papá era una piedra rodante, y donde sea que depositara su sombrero era su hogar”. Era una canción lírica, pero podría haber sido sobre el prolífico y viajero Hemingway, nacido en 1899. El aclamado escritor (ganó un Nobel) escribió historias épicas de la vida (“Tener y no tener”), amor trágico (“A Farewell To Arms”) y dolor (“Por quién doblan las campanas”) y aventura (“El viejo y el mar”, “El sol también se levanta”). Nunca perdonó a su madre por vestirlo de niña en su juventud, aunque su bebida, dijo en un momento, lo ayudó a olvidar todos sus recuerdos dolorosos de la infancia. Y bebió mucho. Deprimido y sometido a una terapia de descarga eléctrica durante meses, Hemingway se suicidó en 1961, con su escopeta favorita, en su casa de Idaho”, comenta  Theresa Winslow, en Capital Gazette,

Desde sus primeros días como ciudad capital colonial, Annapolis era conocida como la “Atenas de América”. Por aquí se puede encontrar una variedad de actividades culturales, sociales, una temporada brillante, amable hospitalaria y la estimulación intelectual. Annapolis recibe a más de 4 millones de personas cada año. Ha dado la bienvenida a los visitantes durante más de 300 años. Sigue siendo un lugar atractivo para vivir, trabajar y compartir con la familia.

Muchos nombres de Annapolis. La capital de Maryland fue originalmente llamado “Providencia”, cuando se establecieron los puritanos. Más tarde se llamó “Towne de Anne Arundel”. El gobernador real Sir Francis Nicholson, trasladó la capital desde Ciudad de Santa María el pequeño puerto que recibió su nombre actual.

Sir Francis diseñó una ciudad que en lugar de utilizar una cuadrícula habitual, construyó un plan barroco similar a las capitales de Europa. Dibujó círculos para crear puntos focales y dar importancia a ciertas estructuras. Este diseño urbano fue admirado por  el visitante frecuente George Washington, que más tarde  Pierre L’Enfant incorporó a la capital del país.

Hoy en día, Annapolis tiene más  estructuras originales del siglo 18 de pie que cualquier otra ciudad en los Estados Unidos. Muchas están abiertas al público, donde, su belleza y su estilo arquitectónico  atraen a más visitantes.

También  tiene una serie de otros teatros y compañías de artes escénicas. Se puede disfrutar de conciertos y espectáculos de calidad durante todo el año en una serie de escenarios.

Annapolis es sinónimo de la Academia Naval de los Estados Unidos. Para otros, esa distinción pertenece a la Universidad de San Juan, fundada en 1696 como la Escuela de King William. Esta es una de las más antiguas en los Estados Unidos (después de Harvard y William y Mary).

La capital de Maryland fue originalmente “Providencia”, cuando se establecieron los puritanos. Más tarde se llamó “Towne de Anne Arundel” nombre de la esposa de Lord Baltimore. Fue el  gobernador real, Sir Francis Nicholson, quien trasladó la capital desde la Ciudad de Santa María al pequeño puerto actual. El puerto de Baltimore ofrece los servicios como  ventana al Atlántico.

El Kunta Kinte-Alex Haley Memorial, ubicado en el muelle de Annapolis, retrata en la palabra y el símbolo el triunfo del espíritu humano en tiempos muy difíciles y transmite la visión de Alex Haley para la reconciliación racial nacional y la curación. Un lugar para la multiplicidad  de sueños…….

Compartir
Artículo anteriorCESE: Premio Sociedad Civil 2019
Artículo siguientePresidencia de Finlandia “una Europa sostenible, un futuro sostenible”
Jorge Zavaleta
Jorge Zavaleta Alegre, es Periodista, Licenciado en Ciencias Sociales y Filosofía. Co-fundador de Gestión, primer diario de economía y negocios del Perú. Oficial de prensa del BID, autor de cinco libros sobre America Latina y ahora, Corresponsal del Diario16 de Madrid, desde Washington.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here