La  urgente alfabetización financiera

0
193

Algo insólito ocurre en los servicios de la banca. Muy breve, un ciudadano peruano, con mucha mortificación, cuenta el mar de dificultades que crean entidades financieras como  el  Banco  de Crédito del Perú-BCP,  uno de los más antiguos  de ese  país y su vínculo con Neflix,  empresa internacional que alquila películas a través de canales de TV y Movistar, cuasi monopolio telefónico de España.

Miguel Cervantes  ha fallecido a principios  de este año,  después  de una larga enfermedad. Tenía una modesta cuenta de crédito y utilizaba los servicios de Neflix. Los  familiares, informan del deceso, remiten el documento oficial. Pasan los  meses  y el  reclamo no se escucha, se pospone. Tanto BCP  y  Neflix exigen que el usuario asista en persona las oficinas del  banco y Neflix exige que el banco remita datos del usuario, que califican como inviolables. La  solución parece  simple. Pero no, los empleados  han perdido  el sentido del  trabajo como  servicio.  Mientras el  BCP lidera la legalidad del  dinero  informal, de un país  donde cinco presidentes y centenas de asesores son parte de procesos judiciales. La prensa ha abandonado el tema  de la Etica.   

El drama prosigue. El familiar más cercano de Miguel, fue víctima de clonación de su tarjeta  de crédito.  Han transcurrido  13 meses y no se termina el caso.  Evasiones mil,  encuestas.  La participación  de la Superintedencia  de  Banca, Seguros,  AFP; Indecopi, Ministerio de  Economia y Finanzas, Banco  Central de  Reservason una misma entidad que ignora al  ciudadano.

Juristas  de prestigio  consultados, coinciden que en realidad toda la maquinaria  judicial y financiera, privada  y pública  goza  de una especial jurisprudencia, porque todas las leyes protegen solo a los  bancos.

Veamos  que está  haciendo la  Banca de  Desarrollo. Verónica Frisancho, economista en el Departamento de Investigación  del  IADB, Ph.D. de la Pennsylvania State University, licenciada en la Universidad del Pacífico en Lima, con experiencia docente en Análisis Macroeconómico Intermedio y Microeconomía Introductoria e Intermedia, así como Crecimiento y Desarrollo. Incluye un énfasis en la educación, mercados laborales en países en desarrollo, y microfinanzas.  Ha publicado en  Population Research and Policy Review y en The BE Journal of Economic Analysis & Policy.

En los últimos años, América Latina y el Caribe ha logrado importantes avances en la mejora del acceso a los servicios y productos financieros. Pero el uso de estos servicios sigue siendo obstinadamente bajo. Solo alrededor del 54% de la población de la región tiene una cuenta en una institución financiera o a través de un proveedor de dinero móvil, según Findex del Banco Mundial. Además, en algunos países la cifra es aún más baja, ya que solo el 46% y el 31% respectivamente tienen dicho acceso en Colombia y Nicaragua.

Una posible razón de esta situación radica en la poca confianza y la falta de conocimiento que tienen las personas en la región con respecto a los sistemas financieros. La educación financiera se ha convertido en una herramienta importante para los gobiernos, las organizaciones multilaterales y el sector privado para complementar los esfuerzos de inclusión financiera. Más recientemente, el énfasis se ha centrado en los niños en edad escolar cuyos cerebros son más maleables y cuyos hábitos están menos arraigados que los de los adultos.

Un metaanálisis de los programas de educación financiera.

La pregunta es qué tan efectivos pueden ser estos programas. He realizado experimentos para mejorar la educación financiera entre estudiantes de secundaria en Perú  y he completado un metanálisis de 14 estudios controlados aleatorios de programas para jóvenes en países desarrollados y en desarrollo. En un documento de discusión publicado recientemente, comparto los resultados de ambos estudios y encuentro razones para la esperanza.

La buena noticia es que los resultados de algunos programas de educación financiera son extremadamente impresionantes. De hecho, los programas obligatorios de educación financiera, en los cuales el material se ofrece como independiente o integrado en otros cursos en la escuela, muestran un tamaño de efecto promedio en el conocimiento financiero de 0.24 desviaciones estándar (SD). Ese es un impacto muy grande, especialmente cuando se considera que incluso las mejores intervenciones dirigidas a mejorar las matemáticas o el lenguaje suelen tener un impacto mucho menor de 0.10 SD.

Además, las ganancias parecen estar igualmente distribuidas. Uno podría esperar que más estudiantes dotados intelectualmente aprendan más. Pero mi trabajo en el Perú cuenta otra historia. Sin importar sus calificaciones, todos parecen mejorar su conocimiento aproximadamente en la misma cantidad.

Mejora de hábitos y rasgos de personalidad.

Los niños también pueden mejorar hábitos importantes y rasgos de personalidad. Por ejemplo, como se reveló en un blog reciente , los jóvenes que participan en el programa de la escuela secundaria tuvieron una mejora del 18% en el autocontrol, un rasgo socioemocional clave detrás de las buenas opciones financieras. También eran más propensos a comparar precios antes de comprar; ahorrar en lugar de pedir prestado para comprar algo que no podían pagar; y hablar con sus padres sobre las decisiones financieras.

Estas mejoras no tuvieron desventajas significativas. Se podría haber esperado que los estudiantes consideren abandonar la escuela a medida que aprenden sobre la importancia de acumular riqueza. Pero a pesar de que aquellos estudiantes que participaron en el programa durante su último año de escuela secundaria trabajaron un poco más en los trabajos después de la escuela, no abandonaron.

Las limitaciones actuales de los estudios experimentales.

Los resultados de esta y otras experiencias exitosas contrastan con los programas que involucran programas voluntarios y después de la escuela, donde los resultados son de modestos a insignificantes porque los niños pueden no inscribirse o presentarse. Pero queda por verse cuánto tiempo duran los resultados positivos de los experimentos exitosos. Una de las mayores limitaciones de los estudios experimentales sobre programas de educación financiera en todo el mundo es que prácticamente no ha habido seguimiento para ver cómo los niños que están expuestos a dichos programas se comportan como adultos.

Una vía para explorar para lograr efectos más duraderos podría ser lo que se conoce como programas experienciales. En estos programas, los niños no solo adquieren conocimientos financieros a través de clases teóricas y estudios de casos. Juegan juegos, realizan transacciones con dinero falso o simulan inversiones en el mercado de valores, de modo que tengan la emoción de ganar y perder. Estos experimentos también muestran grandes ganancias y, es posible, que la emoción que generan engendre las lecciones.

Lo que está claro es que en una región donde los gobiernos están haciendo un gran esfuerzo para crear redes bancarias más accesibles,  sistemas de pago más fáciles y otros sistemas para mejorar el acceso financiero, también deben esforzarse por mejorar la educación financiera si se desea lograr la inclusión financiera como un Gol. Podría ser un camino para salir de la pobreza y conducir a una mayor estabilidad para los individuos y a una mayor prosperidad para las sociedades en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here