El martes 5 de mayo se realizó en el Parlamento europeo, la Exposición de fotografías sobre la migración de masa de la población venezolana, la cual, se ve obligada a dejar su tierra ante la dictadura de Nicolas Maduro.

La Diputada Elisabetta Gardini, quien además es Presidenta por el componente europeo del Foro de la Mujer de la Asamblea Parlamentaria EuroLat acogió esta iniciativa apoyándola plenamente desde su concepción. En la inauguración de dicho evento manifestó cuanto sigue:

Colegas, damas y caballeros,
Primero, me gustaría darles las gracias sinceramente a todos ustedes por estar aquí hoy.

Estoy muy feliz de darle la bienvenida a esta exposición. Una exposición sobre uno de los temas más apremiantes y relevantes de la actualidad. Es decir, el continuo desplazamiento de venezolanos y las implicaciones para los derechos humanos que este éxodo masivo está teniendo para el pueblo venezolano.

Como saben, la crisis política y la mala gestión del gobierno venezolano se han deteriorado hasta convertirse en una catástrofe humanitaria a gran escala.

Desde el comienzo de la crisis, el Parlamento Europeo ha reaccionado a las injusticias dirigidas por el régimen de Maduro hacia la población venezolana. Ha habido innumerables declaraciones del Consejo y del Parlamento, junto con la coordinación con el Grupo de Lima y la Organización de los Estados Americanos.

A pesar de las recomendaciones y los esfuerzos para encontrar una solución diplomática e inclusiva, el régimen continúa en su camino establecido, dejando a sus propios ciudadanos hambrientos, enfermos y desesperados. Todo esto, al tiempo que impide un corredor humanitario que podría mitigar las dificultades básicas de la población.

En mi calidad de miembro de la Asamblea Parlamentaria de Eurolat y en mi rol como Presidenta del Foro de Mujeres de Eurolat, lamentablemente, en los últimos años me he familiarizado demasiado con la crisis venezolana y la difícil situación del pueblo venezolano.

Fue a la luz de esta crisis y en reconocimiento de la lucha por una Venezuela democrática que el año pasado el Parlamento otorgó a la oposición democrática de Venezuela el premio Sakharov del Parlamento Europeo por la libertad de pensamiento. Una señal clara del apoyo del Parlamento a una transición democrática e inclusiva en el país.

Ante el fracaso de avanzar hacia cualquier solución política con el régimen y frente al colapso del sistema de salud y la amplia escasez de necesidades básicas, no es sorprendente que cientos de miles de venezolanos hayan decidido abandonar su país.

De hecho, la realidad de la situación es que hay nuevas grandes comunidades de expatriados venezolanos en todos los países de la región en América Latina, y la situación empeorará.

Un informe de la Organización Internacional para las Migraciones encontró que más de seiscientos veintinueve (629,000) venezolanos vivían en nueve ciudades importantes de América del Sur en el año 2017, en comparación con solo ochenta y cinco mil (85,000) en el 2015. En general, la Organización Internacional de la migración estima que el número de nacionales venezolanos en el exterior aumentó de setecientos mil (700,000) personas a más de un millón seiscientos mil (1,600,000) personas durante estos 2 años, sin incluir sistemáticamente a todas las personas en tránsito o en situaciones irregulares.

La situación sobre el terreno ha seguido deteriorándose y, recientemente, la Cruz Roja estimó que treinta y siete mil (37,000) personas cruzan la frontera entre Colombia y Venezuela cada día.

El gran movimiento de personas ha hecho que estos desplazados venezolanos sean particularmente vulnerables a la explotación, la extorsión, la violencia, el tráfico y el abuso sexual, especialmente en zonas fronterizas inseguras y donde operan los grupos criminales y armados.

El año pasado, un informe de la Organización de Estados Americanos enfatizó que “hay evidencia real de uso sistemático, táctico y estratégico de asesinato, encarcelamiento, tortura, violación y otras formas de violencia sexual, como herramientas para aterrorizar al pueblo venezolano en un plan campaña para aplastar la oposición al régimen “.

Al principio, hubo mucha solidaridad, pero con el tiempo, la situación ha creado fricciones y conflictos, particularmente en las ciudades que se han visto abrumadas en las áreas fronterizas. Muchos expertos han argumentado que la respuesta regional hasta ahora ha sido fragmentada y fragmentaria y con poco apoyo internacional, sin mecanismos para compartir la carga, y con recursos limitados en general.

La UE debe apoyar a la región en general en este tema, centrándose en la mitigación de las consecuencias políticas, económicas y humanitarias de la emigración masiva en curso.

GALERÍA DE FOTOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here