Carmen Moreno Toscano: Paridad, Discriminación, Violencia y Retrocesos

0
288

La lucha por la igualdad entre mujeres y hombres no tiene descanso. Las renuncias sorpresivas de tantas chiapanecas a curules por las que lucharon con gran sacrificio y entrega hacen sospechar que existieron elementos externos de presión, mismos que deben ser investigados. No es creíble que de pronto y al mismo tiempo tantas mujeres de las listas plurinominales a diputadas y sus suplentes de partidos políticos de Chiapas tengan la urgencia de renunciar y de ir a ratificar sus renuncias.

Esto claramente parece una presión externa que en nuestro lenguaje se definiría como violencia política contra las mujeres que se dedican a la política y que es una de tantas estrategias que se han utilizado para prolongar la sujeción de las mujeres a patrones obsoletos de conducta y para marginarlas del gobierno de sus comunidades.

Prohibir o impedir que las mujeres asuman un papel en el gobierno va contra todo lo que las mexicanas desde hace más de 40 años hemos estado defendiendo y que finalmente se consagró al incluir la paridad en la Constitución mexicana. Es decir, la paridad es ahora un principio obligatorio para todo el país y no es tolerable propiciar islas de discriminación contra las mujeres.

Al contrario, debemos exigir una amplia investigación que esclarezca cuáles fueron las presiones, que permita castigar este nuevo delito electoral y que incluso ofrezca medidas cautelares para proteger a todas  esas mujeres que ya fueron víctimas de violencia política y que no se atreverán a hablar por temor a ser víctimas de otro tipos de violencia.

Buena falta nos hace en México una ley contra la violencia política hacia las mujeres que se dedican a la política, como tiene Bolivia y no debemos esperar a que la violencia sea irreparable, como lo fue en Bolivia, donde tuvo que morir una consejala, para lograr una ley y que se respeten los derechos de las mujeres a participar en la política.

Para mí es imposible aceptar que todas esas mujeres de pronto decidieron renunciar, pues en mayo estuvimos en Tuxtla dando una capacitación para mujeres candidatas, en la que participaron un centenar de mujeres de todos los partidos y de distintas comunidades, estaban todas muy comprometidas, decididas e ilusionadas en participar en una elección y ganar su lugar en libre y abierta competencia y contribuir a mejorar a sus comunidades, su Estado y nuestro país, y no puedo creer que, de pronto, todas cambiaron a lo opuesto.

Conmigo hubo profesores de otros países e instituciones y estoy segura de que todos estarán igualmente indignados. Al hacer público mi rechazo a este hecho, exijo que se abra una investigación hasta el fondo del asunto.

No queremos una nueva generación de Juanitas, ya se modificaron las leyes para evitar que ese acto bochornoso se repitiera y ahora tenemos una versión corregida y aumentada. Esto no es aceptable. Ya llegó el tiempo en que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres en Chiapas, o en cualquier otro lugar de nuestro país.

Carmen Moreno Toscano
@CARRMENMORENO
EMBAJADORA EMINENTE SECRETARIA EJECUTIVA DE LA COMISIÓN INTERAMERICANA DE MUJERES / ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here