El proceso comunitario de la Unión europea sigue siendo un faro mundial de democracia y horizontalidad en el desarrollo de las personas a nivel mundial. La participación de 27 países en la toma de decisiones lleva a buscar un consenso en favor de sus ciudadanos.

Los europeos han vivido dos guerras mundiales, todo lo material fue destruido en más del 60%. Como ante todos los problemas extremos, luego, surge la esencia de las personas en el bien y en el mal. En este caso, la propuesta política de parte de los actores que inicialmente estuvieron en guerra, de trabajar juntos en el desarrollo político, europeo, social da inicio a la Comunidad económica del carbón y del acero en 1952. Los positivos resultados los lleva a ambicionar una Comunidad más amplia y la influencia italiana tiene un gran protagonismo con la inclusión de la economía. Así nace la Comunidad económica europea en 1957.

La destrucción total ha permitido la creación de la hoy Unión europea. Un proceso seguramente imperfecto para muchos, imperfecto como somos los humanos.

Italia, uno de los seis países fundadores, ejemplifica bastante bien este desarrollo. Si uno visita los Museos como Gallerie d’Italia,  sedes que exponen el espíritu artístico innato de los italianos, en ellos encontramos muchos cuadros que reflejan la situación de pobreza, de revueltas, de insurrección, de emigración, hechos sucedidos en la población italiana. Sobrecogedoras imágenes de situaciones muy similares a las que se encuentran actualmente en muchas latitudes del planeta acompañada de tanta pobreza.

Una sale de dichos lugares de arte y se encuentra con una ciudad desarrollada, donde cada persona puede realizar su proyecto personal de vida, hay orden, hay control, hay una supranacionalidad llamada Unión europea que influye día a día en la creación de la ciudadanía europea. ¿Cuántos  años han transcurrido? un poco más de 60 años, una transformación evidente de inclusión, de educación, de respeto hacia quien tienes al frente, también de solidaridad.

Por ello, a distancia de sesenta años, con los cambios generacionales en curso, con las segundas generaciones de migrantes, se debe valorar en toda su expresión la decisión de la Comisión europea de poner en marcha una consulta pública en línea dirigida a todos los europeos para preguntarles ¿qué dirección debería tomar la Unión Europea en el futuro?.

Tiene su inicio en el Libro Blanco de la Comisión de 1 de marzo de 2017,  preparado por un panel de 96 ciudadanos de 27 Estados miembros que se reunieron para decidir qué preguntas formular a sus conciudadanos europeos.

Como sostuvo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, Europa habrán de construirla los europeos. La consulta puesta en marcha hoy plantea la pregunta a todos los ciudadanos: ¿Qué futuro queremos para nosotros, para nuestros hijos y para nuestra Unión? Ahora es el momento de que los europeos hagan oír su voz, fuerte y clara, sobre los asuntos que les preocupan y lo que quieren que sus dirigentes hagan al respecto».

Además, la consulta en línea se realizará en paralelo a la iniciativa «Diálogos con los ciudadanos» que están organizando la Comisión Europea y los Estados miembros. Desde 2012 se han celebrado casi 700 de estos debates interactivos en 160 ciudades y la Comisión incrementará su frecuencia de aquí a las elecciones europeas de mayo de 2019, con el objetivo de alcanzar una cifra de 500 actos más.

Los Gobiernos nacionales están organizando también diálogos con los ciudadanos en todos los Estados miembros, siguiendo una iniciativa de Francia que recibió el apoyo de todos los Jefes de Estado o de Gobierno de la futura EU-27. La consulta se desarrollará hasta la cumbre de Sibiu de 9 de mayo de 2019. ¡Feliz día de Europa para todos!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here