La Generación del Bicentenario, un Muro de Contención. Por Isabel Recavarren

0

Conforme se realizaba en el Congreso de la República el juramento de Francisco Sagasti como presidente encargado a la Presidencia del Perú, se reducía el número de “desaparecidos”. Los jóvenes, de los cuales por días nada se sabía, empezaron a aparecer. La Madre de Luis Fernando Araujo Enriquez realizó una campaña denodada, a pesar de los constantes comunicados de la Policía Nacional del Perú, “No hay detenciones arbitrarias ni desapariciones”.

Luis Fernando apareció mientras Sagasti juraba, en sus primeras declaraciones confirmò “he sido agredido por el grupo TERNA, me han tenido reducido por tres días sin comer, sin agua, en una habitación, aparentemente escondido, con otra persona no se quién era porque nos tenían separados. Estoy bien, me han dado unos golpes que cualquiera lo soporta. Agradezco por apoyar la causa de mi Madre para poder encontrarme”.

A raíz de estas declaraciones, la Defensoría del Pueblo investigará el presunto secuestro perpetrado por efectivos de la Policía Nacional del Perú en agravio de Luís Araujo, en un Estado de Derecho, estas acusaciones son de suma gravedad.

Este joven de 24 años, pertenece a la indiscutible denominada “Generación del Bicentenario”, sin ellos no hubiéramos llegado al juramento de Sagasti y presenciar el retroceso de los políticos sin escrúpulos y amigos de los mismos quienes querían llevarse el país en los ocho meses restantes del mandato presidencial.

El accionar de estos jóvenes, los cuales en todas las regiones del país se levantaron sin conexión ni dirigencia, salvo su propia autoestima y convicción moral, ha reforzado la conciencia, que en otro momento, ese vacío, habría sido llenado por la determinación de los militares o el aprovechamiento de un siempre latente grupo subversivo..

No podemos decir que “no pudo ser así”, el video que circulaba de Walter Villalobos Marturen presidente de la Asociación Nacional de Licenciados de las Fuerzas Armadas del Perú, con 20 bases a nivel nacional y la marcha realizada el lunes 16 portaba un claro mensaje: 1) renuncia de Merino; 2) el Congreso no debe dar el voto de confianza al Gabinete Merino y 3) pedían al Comandante General del Ejercito se pronuncie, ante situaciones como esta de desborde tome las riendas del país para que convoque a elecciones urgentemente. En su mensaje Villalobos advirtió a la Policía Nacional del Perú, “que no se exceda en la violencia hacia los jóvenes” pues “a la primera acción de la PNP encontrará 50 reacciones de los Comandos organizados a nivel nacional”.

Este grupo de militares licenciados se consideran “la reserva moral del país” por tener en su haber la derrota de Sendero Luminoso, del movimiento subversivo Tupac Amaru y haber  pacificado la frontera norte del país en la lucha contra Ecuador.

El odio generado en la población por una campaña orquestada a la perfección por los medios de comunicación, cabalgada por los intereses económicos utilizando peones y alfiles políticos derivó en la irresponsable solicitud de vacancia del presidente Vizcarra, utilizando la discutible figura jurídica constitucional de “incapacidad moral permanente”. Sin interpretación clara y definida, interpretada con criterio subjetivo puede pasar de un delito grave, a una situación extraordinaria, un acto de corrupción o hasta incluso un problema médico que altere las facultades físicas o mentales.

Luego de la algarabía con el juramento de Sagasti se sacarán las cuentas, ya han pedido disculpas a la ciudadanía algunos Congresistas como Lusmila Pérez Espíritu, César Combina y Robertina Santillana, de APP. Guillermo Aliaga incluso presentará su renuncia a la vicepresidencia de la Mesa Directiva del Congreso. El partido de Acuña, ha registrado el retiro de centenares jóvenes entre sus inscritos por su comportamiento “incoherente y desleal”, luego de haber declarado que no habría votado la vacancia, la votó. 

El nuevo panorama político que se presenta nos obliga a profundizar más sobre la realidad de nuestro país. 

No ha sido entonces un ”sinsentido” la decisión manifestada por el Presidente encargado Sagasti cuando en su discurso luego de haber jurado declaró: “la Beca Presidente de la República, que otorga el Estado a los estudiantes más destacados, pasará a denominarse Beca Generación del Bicentenario, en honor y reconocimiento a la participación de la juventud en las recientes movilizaciones en defensa de la democracia en el país” rindiendo homenaje a los dos jóvenes asesinados en la Marcha, Inti Sotelo y Bryan Pintado, además de invitar a sus familiares a la Ceremonia declaró, ”en nombre del Estado pido perdón a los familiares, a ellos y todos los jóvenes que marcharon por defender la democracia y nos hicieron recordar a muchos la importancia que tiene la vocación de servicio”.