Europa, cambiando el paradigma

0

Edgar Morin, filosofo francés, clase 1921, quien mañana cumplirá 99 años ha sido el personaje de la primera reunión organizada por el presidente del Parlamento Europeo David Sassoli, contando anche con la presencia de Roberto Saviano quien vive en dos continentes.

Si Papa Francesco, tuvo la clarividencia, en un tiempo impensado de escribir “Laudato Sí”, también Edgar Morin escribió libros, anticipando un abismo cercano donde la naturaleza nos haría ver la necesidad del cambio de ruta, pues estamos equivocando nuestro destino.

Según Morin nos encontramos en una crisis de la humanidad, plantea cuatro principios en los cuales se debe basar la sociedad con miras a la construcción de un futuro, deben cumplirse los cuatro, de otro modo no se producirá el cambio. Estos son:

  • Globalización/desglobalización. Promover los procesos culturales de comunicación y mundialización, sin dejar de lado el desarrollo de lo local dentro de lo global. Poner fin a la privatización y tener una estabilidad alimentaria regional.

  • Crecimiento/decrecimiento. Crecer los servicios, e infraestructura, economía social y solidar. Y decrecer la fiebre consumista, industrialización de alimentos.

  • Desarrollo/involución. Significa que el objetivo no es el desarrollo de bienes materiales, sino atender las necesidades interiores del ser humano, fortaleciendo la cultura autónoma propia.

  • Conservación/transformación. Depositar la confianza en la agricultura y la ganadería, el artesanado, utilización de productos reparables. Empezar el cambio que nos lleve a una nueva Vía.

Para Morin, la solidaridad es responsabilidad, cuánto cierto y evidente son estos conceptos cuando vemos en el Perú que no todos tienen las mismas oportunidades, gente que por siglos ha sido dejada fuera de la educación, de la sanidad, de la infraestructura del agua. Él se refiere a una ética de la comunidad social.

No obstante, Europa naciese como alternativa al capitalismo norteamericano y al comunismo, ésta creó su modelo social único donde todos los europeos han podido curarse sin necesidad de una tarjeta de crédito como sucede en tantos países como son los Estados Unidos o también los países Latinoamericanos. No obstante, los europeos consideran que han perdido su vitalidad, esperan que surja de esta crisis “una nueva cohesión economica con el imperativo ecológico, para desintoxicar nuestra vida, purificar nuestras ciudades, reducir la agricultura industrial”.

Para los norteamericanos, su vida es el dinero, su trabajo, su seguridad económica, ellos han descubierto con esta pandemia que la vida, la salud, el respirar no es sinónimo de dinero, un concepto más natural, fácil de entender y vivir en el sur de Europa, explicó Roberto Saviano. 

El virus ha mostrado la debilidad de la democracia, ante los regímenes totalitarios que están comprado el mundo. Sin embargo, un mundo nuevo está surgiendo, “si la politica no se libera del condicionamiento del pasado no se obtendrán resultados”.

Debemos enfrentar el mundo nuevo y enfrentar el mundo nuevo con la democracia aumentando la capacidad de la democracia un poco incompleta, señaló David Sassoli, hay que darle vitalidad al lado de la vida de las personas. La mirada debe ir más allá de la mirada en Europa. El europeismo no es una ideología, es un campo donde pueden ejerce la amistad las generaciones futuras, que estén en igual condición de derechos y deberes, esto se debe reforzar.

Reducir las distancias que no es sólo un problema de resultados económicos sino de redescubrimiento del humanismo, hay demasiada distancia entre norte y sur, entre este y oeste, la politica puede reducir estas distancias. El europeismo no te dice lo que debes hacer, te da la posibilidad de poner tu iniciativa con los demás, te hace más fuerte, los fenómenos globales se  sabía que habrían tocado las puertas. La pandemia ha demostrado que  un virus puede bloquear el Planeta. Es una exigencia pensar en nuestra autonomía e independencia. El espacio europeo, en este momento, es frágil puede ser expuesto a rapina,  el sentido de nuestra independencia no para ser el mejor de los demás sino que podemos ser un punto de referencia de valores, que valen para los sistemas democráticos que no son los mismos en todo lado.

En el espacio europeo, los jóvenes europeos son libres y pueden tener esa mirada para liberarnos de tantos compromisos y mirar con una mirada nueva una fraternidad que debemos reforzar” concluyó David Sassoli. 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here