Europa es una Catedral

0
71

El incendio y la destrucción de parte importante, y tal vez de las más emblemáticas, de Notre Dame, así como la pérdida de arte y testimonios históricos de la historia francesa y europea, mueve necesariamente a una reflexión sobre Europa como una realidad socio-cultural milenaria, que hoy vive una etapa compleja, incierta y desafiante.

¿No hay acaso un símil, una analogía evidente? Europa es una catedral, que como Notre Dame, tomó muchos siglos construir, que siguió evolucionando en su estructura y composición, que ha visto y vivido luces y sombras, amenazas y resurgimientos, y que en pleno siglo XXI está ahí, erigida como fruto de la voluntad humana, de valores, creencias, anhelos, solidaridades concretas. Notre Dame estaba ahí desafiando el tiempo y cualquier embate, integrada en nuestra cotidianidad, como algo natural, indestructible y eterna. Como Europa. Las llamas que al final de la tarde primaveral de París comenzaron a consumir, primero, la visible, bella y desafiante aguja hasta romperla y -como dijo un comentarista de la televisión española, “caer para clavarse en cada uno de nosotros”- nos han despertado a la realidad, a la fragilidad de todo, a lo efímero que puede ser toda construcción humana, sea material, espiritual o política.

Nos han demostrado de nuevo -como ya ha ocurrido antes en el Viejo Continente– que basta una chispa para que, si encuentra el momento y el ambiente propicio, se venga abajo en instantes algo que creímos permanente, que tal vez no supimos cuidar suficientemente o con la fuerza debida, que desatendimos en aspectos, aristas, ángulos, riesgos, que han traído estas consecuencias. Es lo que está pasando ahora mismo con la Europa comunitaria. La catedral europea -la Unión Europea– no es eterna ni indestructible -como Notre Dame– y tiene aristas, ángulos, situaciones, desatendidas,  especialmente en lo social y en la convivencia, porque hemos vivido setenta años con la ilusión de continuidad y hasta cierto punto en el acomodo, capeando corajudamente épocas de europesimismo y euroesclerosis, construyendo una catedral de los derechos humanos, cultura e integración, y por eso mismo creyendo en la indestructibilidad del ser europeo contemporáneo, erigido -como Notre Dame– durante siglos, para admiración del mundo, y un referente para América Latina.  El incendio del lunes inicio de la Semana Santa es una señal inequívoca, una alerta, una advertencia, y a la vez una oportunidad dramática para que nos demos cuenta que debemos cuidar hasta en lo más mínimo lo que tenemos y queremos. La reacción popular, las manifestaciones de unidad en todas partes, es también una señal de optimismo a aprovechar. Los bomberos afirman que el incendio está controlado, y se salva la estructura. Los líderes anuncian de inmediato el camino de la reconstrucción. No esperemos a que la catedral europea pase por lo mismo, por el bien de sí misma y del mundo. Notre Dame ha sido una advertencia. ¿Será verdad que Dios a veces escribe con letra torcida?.

Compartir
Artículo anteriorTransición y Gatopardismo en España
Artículo siguiente🇵🇪 🇮🇹 Perú Moda: Anntarah
Hector Casanueva
Héctor Casanueva ex-Embajador, Representante Permanente de Chile en Ginebra ante la Organización Mundial del Comercio, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Posee un Máster en Comunidades Europeas por la Universidad Politécnica de Madrid y es Profesor de la Academia Diplomática de Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here