Los Fallos de la Corte Internacional de Justicia

0
92

Introducción

El ensayo que sigue no es una investigación académica : es un análisis político acerca del panorama internacional sobre el respeto a los tratados y, como consecuencia, la explicación de la derrota de las tesis bolivianas en el juicio en la Corte Internacional de Justicia, frente a Chile.

Para facilitar la lectura hemos suprimido las citas y notas y nos  referimos a acontecimientos de cultura general accesibles a un lector no especializado en política internacional.

Para entender la sentencia del CJI en 2018 tenemos que remontarnos al fin de la Primera Guerra Mundial.

En aquella ocasión los Imperios de Austria- Hungría, Rusia, Alemania y  el  Otomano (Turquía) dejaron de existir y  ello implicó la aparición de nuevos países y había que  definir fronteras que fueran estables.

En la Conferencia de París los cuatro grandes, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña e Italia, después de agotadoras jornadas establecieron las nuevas fronteras que se fijaron con sendos tratados. Y, por ende, se estableció la no revisión de los tratados en el Estatuto de la Sociedad de las Naciones. Se pretendía así impedir nuevas guerras  por razones territoriales.

Esta situación fue rota en el período entreguerras, cuando Japón atacó a China apoderándose de Manchuria e Italia invadió Etiopía, expandiendo su Imperio Colonial en África

Bolivia, ignorando lo establecido en la Conferencia de París, presentó ante la Sociedad de las Naciones, en 1920  una solicitud para que el Tratado de Paz con Chile, de 1904, fuera revisado dándole  salida soberana al mar. Y  ocurrió la primera derrota diplomática de Bolivia ya que su solicitud fue rechazada por unanimidad por la Sociedad de las Naciones.

El período  entreguerras.

La llegada al poder de Hitler en Alemania generó una estrategia de rechazar lo sancionado en la Conferencia de Paris y en el Tratado de Versalles. La Alemania Nazi llevó a cabo una agresiva política de expansión territorial  amenazando con el uso de la fuerza. Así obtuvo la región de los Sudetes a costa de  Checoslovaquia y se anexó Austria. En 1938 finalmente desató las hostilidades contra Polonia, repartiendo sus territorios con la Unión Soviética ( URSS) y en 1941  la atacó iniciando un largo período de  confrontación mundial que terminó en 1945 con la toma de Berlín por los soviéticos. En el intertanto los nazis mataron  a gitanos, judíos, homosexuales y personas con características de minus válidos. Se calcula en millones el número de víctimas de estas medidas genocidas.

Japón por su parte aumentó sus operaciones en China y en 1941 atacó la flota del Pacífico de Estados Unidos en Pearl Harbour, y ocupó las posesiones asiáticas de Holanda, Gran Bretaña  (salvo Birmania e India) y las Filipinas, que eran  dominadas por Estados Unidos.

La Segunda Guerra Mundial terminó con el bombardeo atómico de dos ciudades japonesas –Hiroshima y Nagasaki– por la aviación norteamericana.

Las potencias triunfadoras señalaron dos grandes errores posteriores al Tratado de París que permitieron el aventurerismo  de  la alianza del Eje: Alemania, Italia y Japón.

El primero fue  la debilidad de la Sociedad de las Naciones ya fuera por el abandono de Estados Unidos, la pasividad de Francia y Gran Bretaña frente al aventurerismo del EJE y la cuasi no participación de la Unión Soviética.

Por otra parte no se contuvo a los agresores de territorios ajenos.

En consecuencia las  medidas que se adoptaron, en especial por Estados Unidos, fueron en primer lugar, la generación de un organismo internacional con plenos poderes con el respaldo de las potencias occidentales y la aceptación del bloque soviético. Nos referimos a las Naciones Unidas.

Además se reitero el principio de respeto a los tratados, especialmente a los de límites, como un medio de  mantener la paz y la estabilidad internacional.

Y, como es sabido, Europa quedó de hecho ocupada por Estados Unidos y la Unión Soviética, hubo especial  preocupación para impedir que Alemania desatara la Tercera Guerra Mundial. Es así que Estados Unidos favoreció la creación del Mercado Común Europeo entre Alemania, Francia, Italia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo como un medio de integrar a Alemania a Europa, cerrando de esta manera, una política nacionalista  que pudiera degenerar en agresividad contra sus vecinos, como ocurriera  en el pasado. La URSS, por su parte, estableció un sólido control de la  zona que ocupó: la Alemania Democrática .

Nuevos Estados.

A contar del fin de la Segunda Guerra Mundial  se desarrollaron dos grandes procesos que dieron origen a más de cien nuevos Estados.

1.- El Primero, fue el proceso de  descolonización por el cual los antiguos Imperios Coloniales desaparecieron entre 1946  y 1978.

Esta situación dio origen a sangrientos enfrentamientos en la antigua India Británica que se dividió  entre Paquistán, Sri Lanka (Ceilán) e India y en el continente africano donde aún subsisten luchas tribales o religiosas.

2.- La segunda gran oleada de nuevos estados se dio como consecuencia de la destrucción de la Unión Soviética y de sus satélites y de países comunistas como Yugoslavia. En el caso de esta última  se dieron guerras entre  Eslovenia, Croacia Serbia, Bosnia Herzegovina, Montenegro y Macedonia. Varios de los Estados pertenecientes al bloque soviético también se dividieron comenzando con la Unión Soviética y podríamos agregar, entre otros a Checoslovaquia que  vio el surgimiento de  la República Checa y Eslovaquia.

La aparición de más de un centenar de nuevos países implica la necesidad de definir sus fronteras y garantizarlas para impedir nuevas guerras. De ahí la importancia del respeto a los tratados.

El panorama en la Región.

En América Latina había dos países que se negaban a reconocer la validez de los tratados y planteaban su transformación .

Eran Ecuador, que señalaba que el Tratado de 1942 con Perú estaba nulo ya que una parte de la frontera, en la  Cordillera del Cóndor, estaba mal delimitada. Esta situación dio origen a varios enfrentamientos que culminaron en una guerra abierta entre Perú y Ecuador en 1995, la denominada Guerra del Cénepa.

Ecuador se encontró con la desagradable sorpresa que los garantes  de 1942 (Argentina, Brasil, Chile y Estados Unidos) establecieron que el Tratado de Rio de Janeiro  tenía plena vigencia y que la frontera debía fijarse de acuerdo  con sus pautas. Con ello Ecuador se vio obligado a terminar con su política  revisionista .

Bolivia ha sido el otro país que desconocía los Tratados de Límites y planteaba la modificación del documento de 1904, señalando que era injusto, que había sido obtenido por Chile por medio de la fuerza y que era el responsable de la pobreza boliviana.

El problema básico del diseño paceño era que desconocía lo que estaba ocurriendo en el mundo después de la Primera Guerra Mundial.

Como consecuencia de la aparición de nuevos estados fue indispensable fijar las fronteras con claridad y establecer Tratados  que debían ser respetados. Y eso va más allá  de las situaciones territoriales. Todo el sistema internacional, desde las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Regional (FMI), la Organización Mundial de Comercio (OMC), los organismos regionales como la Organización de Estados Americanos (OEA) los Tratados de Libre Comercio y, en fin, todos los mecanismos  jurídicos que permiten la seguridad internacional, la paz, la división  del planeta y el intercambio de todo tipo entre los países, sea económico , de migraciones o de turismo, suponen el respeto al Derecho que lo sustenta.

En otras palabras que Bolivia ha vivido  todo el siglo XX y XXI en un sueño.

El Tratado de 1904 está vigente y más  aún ahora, de acuerdo con la sentencia de la Corte Internacional de Justicia, Chile no está obligado a ninguna negociación con Bolivia, sea territorial  o comercial.

Y conviene recordar la postura del Perú, el presunto aliado de Bolivia, que dictada la sentencia por la CJI, diversas autoridades y personalidades limeñas señalaron su apoyo ya que  una de las bases de la política exterior peruana es la intangibilidad de los tratados. Ha sido una réplica a los  anteriores postulados revisionistas del  Ecuador a que hemos hecho referencia

En cierta medida el subdesarrollo boliviano es consecuencia de desconocer como funciona el sistema internacional.

En momentos en que el  capitalismo prima en todo el planeta y cuando  China, Rusia  e incluso Vietnam lo han aceptado, Bolivia lo condena como una estrategia de los países imperialistas para mantener su hegemonía .  .

Y cuando la tendencia global es que  los Estados abran sus economías para fomentar el intercambio, Bolivia sigue con un modelo cerrado.

Todo esto trae dos consecuencias graves para el país altiplánico :

La primera que hemos señalado es la falta de modernización y la pobreza.

La segunda es el aislamiento en América Latina.

El mejor ejemplo ha sido la postura de  muchos países sudamericanos que se han salido de UNASUR como crítica al manejo de la Presidencia por parte del Gobierno de La Paz.

Conclusiones.-

Veamos la situación para los dos países confrontados en la CIJ

1.- Chile.

La política exterior de Chile durante décadas ha perseguido una estrategia destinada a impedir posibles amenazas de guerra como las que se dieron con Perú y Argentina en la década de 1970.

En ambos casos después de largas negociaciones que, en el caso del Perú terminaron en la disputa  en la CIJ, se llegó a la delimitación marítima y territorial con los dos vecinos. Queda una pequeña diferencia con Argentina en Campos de Hielo Sur y en Perú una precisión de una zona de menos de quinientos metros en la delimitación entre la frontera  fijada por el Tratado de 1929 y  el Hito Uno reconocido para Chile por la CIJ , como límite marítimo.

Si bien con Bolivia no hay, en el presente, amenaza de guerra debido a la enorme disparidad militar en beneficio de Chile, no es conveniente mantener ad eternum una situación de resquemores .

Por otra parte Chile desea mantener las mejores relaciones políticas, económicas y de seguridad con el país vecino. Y. en la medida de lo posible pasar de posible enemigo a socio.

Para ello  hay que reforzar una labor destinada a superar los resquemores paceños y, en tal sentido, hay un importante trabajo a realizar por la Agencia Chilena de Cooperación para el Desarrollo (AGCI)  y sería muy provechoso que las empresas internacionales  chilenas creen una Fundación para llevar a cabo labores sociales en el exterior.

La segunda gran tarea radica en el apoyo chileno a los procesos de modernización institucional, público y privado, y a la labor de globalización internacional de la sociedad boliviana. Y, de nuevo, en estas materias se requiere una acción complementaria entre los sectores público y privado de nuestros país, incluyendo a las universidades y centros de investigación especializados.

2.-Bolivia.

Se termina una etapa de la esperanza  boliviana de obtener una revisión al Tratado de  Paz de 1904 alegando que fue injusto y, por ende, que debía obtener una salida soberana al Océano Pacífico.

Como hemos señalado la tendencia universal es hacia el respeto a los tratados de límites como un requisito indispensable para lograr la paz en el planeta. La gran mayoría de los países estima que sus límites territoriales son injustos y que merecen mayor espacio. Aceptar las tesis bolivianas habría implicado el fin  del actual sistema internacional y la aparición de innumerables y permanentes conflictos entre estados vecinos.

En estas condiciones  Bolivia debe estimar que Chile es un país con el cual no hay mayores litigios pendientes y que debe actuar al igual como lo hace con Paraguay o Brasil con los cuales también tuvo enfrentamientos  que dieron origen a pérdida de territorios. Nos referimos al Acre, con Brasil, y al Chaco con Paraguay.

El principal desafío para la política exterior paceña es entender  las relaciones de poder en el mundo.  Hay que comprender las consecuencias derivadas de las dos guerras mundiales, del panorama de la guerra fría y de los procesos de descolonización mundial y de la aparición de nuevos estados surgidos de la disolución de la Unión Soviética como requisitos indispensables para elaborar una lúcida política internacional.

Precisamente esa ignorancia fue la principal causante del fracaso altiplánico en la CIJ. Fue una consecuencia política con efectos jurídicos.

El segundo gran problema es el rechazo al panorama económico internacional. Hoy el capitalismo ha sido aceptado por la mayoría abrumadora de los países del planeta. La idea de un sistema basado en el control del Estado y en la existencia de mercados cerrados, en una autarquía,  terminó con el derrumbe de la Unión Soviética.  Regímenes comunistas como China o Vietnam  han tenido altas tasas de desarrollo sustentados en la adopción del modelo capitalista.

Quedan en el mundo algunos países que rechazan estas alternativas como Cuba y Venezuela y ambos con altos niveles de pobreza. Bolivia ha tenido  tasas de crecimiento económico importantes y aumentarían con una mayor liberalización de sus sectores empresariales y una integración mayor al comercio global. Chile puede ayudar tanto a la modernización de la economía boliviana como a su inserción internacional.

Para terminar.

Bolivia se encuentra en el centro geográfico de América del Sur y, por ende, tiene facilidades naturales para convertirse en el nudo de comunicaciones entre los Estados que bordean el Atlántico y el Pacífico.

Una de las tendencias positivas en América del Sur es el interés y la voluntad de desarrollar el comercio intrarregional. Y para ello hay que construir caminos, vías férreas y aeropuertos

Bolivia es el país privilegiado por la geografía para convertirse en una zona próspera aprovechando el crecimiento de los intercambios sudamericanos.

Ello supone  una política boliviana de buenas, y ojalá, excelentes relaciones con los países vecinos.

Y Chile, es una región clave para el intercambio Atlántico-Pacífico por razones geográficas, políticas, económicas y de seguridad

Unas vinculaciones más estrechas entre Chile y Bolivia  crean condiciones favorables para ambos países. Y ésta es la mayor consecuencia positiva que puede generar el fallo de la CIJ en 2018.

Compartir
Artículo anteriorAPICES dio la bienvenida a la Ministra Liz Cramer Campos
Artículo siguienteBOZAR. AGORA. Comment raconter l’Europe?
Alberto Sepúlveda Almarza
Presidente, Asociación Chilena de Especialistas Internacionales (ACHEI) Abogado, Universidad Católica de Chile y Universidad Complutense de Madrid. Master en Relaciones Internacionales (M.A.) y Master en Derecho y Diplomacia (M.A.L.D.) ambos de la Fletcher School of Law and Diplomacy de EEUU. Diploma de Estudios Internacionales de la Escuela Diplomática de España. Diploma en Ciencia Política y Derecho Constitucional del Centro de Estudios Constitucionales de España. Doctor en Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. Profesor en varias universidades chilenas, de EEUU, y de la Escuela Diplomática de España y de la Academia Diplomática de Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here