Explicando la Crisis Chilena Alberto Sepúlveda

0

¿Estallido social?

A contar del Viernes 18 de Octubre en Chile se han sucedido los asaltos a  supermercados y locales comerciales, los incendios al Metro y a edificios emblemáticos y posteriormente desfiles, cada vez mayores, de jóvenes de clase media y clase media alta. Todo esto ha originado reacciones de la opinión pública llamando al diálogo y a iniciar un proceso de reformas.

Como se trata de situaciones muy complejas y que afectan a diversos actores iremos desarrollando los análisis en diversos artículos.

Entre ellos podemos citar_

1.- La rebelión de los jóvenes

2.- Las reformas al modelo político

3.- Las reformas al modelo económico.

Comencemos por el principio.

De hecho los incidentes se inician el 15 de Octubre cuando grupos de jóvenes organizados asaltan los puestos de cobro del Metro y entran sin pagar. Además invitan al público a hacer lo mismo.

Aquí una aclaración.

En el sistema  de transporte público sobre tierra , los buses, el denominado “Transantiago” un porcentaje cercano al  30% de los usuarios no paga y el servicio está muy desprestigiado.

Todo lo contrario pasa con el  Metro que es moderno, bien gestionado y un orgullo de los chilenos. Nuestro Metro ha sido evaluado como el mejor del continente americano superando a sus símiles de Estados Unidos y Canadá.

En el Metro todos pagan y lo cuidan. De ahí que los ataques de  jóvenes que se inician el 15 de Octubre aspiraban a destruir este sistema de transporte.

El 18 los ataques al Metro fueron de tal magnitud que cerraros varias estaciones y posteriormente comenzaron los incendios y saqueos

A ojos vista se trató de una operación coordinada.

Sin embargo se arguyó que esto se debía a las alzas de pasajes del  tren subterráneo y era una protesta por las condiciones sociales en materia de salud, pensiones, educación y vivienda. Y se inició un debate en la sociedad que paulatinamente se fue profundizando y hoy se aspira a cambios radicales en materia política y económica.

Sobre ello hablaremos en otro artículo.

Por lo demás las condiciones sociales y económicas de Chile son las más altas de América Latina y de ahí la enorme emigración a nuestro país desde  Venezuela, Haití, Perú, Bolivia, Argentina, Ecuador, Colombia, y República Dominicana llegando acerca de un millón y medio  de migrantes, en la actualidad.

Las tasas de educación, salud (Hoy Chile tiene una esperanza de vida al nacer que supera a la de Estados Unidos ) y acceso a la vivienda son altas. Han desaparecido las Villas Miseria o Poblaciones Callampa que hace décadas  alojaban a cerca de la mitad de los habitantes urbanos.

Los niveles de corrupción, delincuencia  y asesinatos son de los más bajos de América Latina. Y el Fondo Monetario Internacional ha colocado a Chile  en la categoría de “País de altos ingresos en el mundo”

El salario mínimo es el segundo más alto de América Latina.

De ahí que una protesta social aparecía como algo extraño y, sin embargo desató una común indignación por la desigualdad política, social y económica a la cual nos referimos en otro artículo.

Un ataque terrorista.

El principal problema que está enfrentado Chile son los incendios de los ícono de cada ciudad. Nos referimos a los incendios en el Metro, al edificio del Diario El Mercurio de Valparaíso el diario de habla hispana más antiguo del mundo, la Cruz del Tercer Milenio en Coquimbo y los saqueos.

Se trata de una acción planificada, llevada a cabo por profesionales de la violencia y todo apunta a un ataque terrorista a un país que no estaba preparado para esas contingencias.

¿Cuáles fueron los objetivos  del terrorismo?

1.- Destruir la imagen internacional de Chile.-

Nuestro país aparece como una anomalía en América Latina, próspero,  pacífico y progresista. En muchos movimientos ha surgido la idea de aplicar el modelo chileno  para salir de sus crisis. Ello obviamente genera rechazo entre sus oponentes.

2.- Destruir la imagen del Presidente Piñera.-

Llama la atención que los ataques se han centrado en Piñera acusándolo de asesino y violador de los derechos humanos.

Es la consecuencia de las acciones internacionales del Presidente liderando los sectores de confrontación con el régimen venezolano. A mi juicio constituyó un error ya que una actitud similar originaria fuerte rechazos no sólo en Maduro, también en el llamado Foro de Sao Paulo.

Hasta el momento el objetivo de desacreditar a Piñera se ha conseguido no así el de lograr su derrocamiento.

3.- Impedir la celebración de las Conferencias  Internacionales de APEC y del Medio Ambiente a efectuarse en las próximas semanas.

Estimo que en las actuales condiciones  nuestro país debe desligarse de esos compromisos y de la celebración de la final de la Copa Libertadores de América a efectuarse en el Estadio Nacional de Santiago.

No estamos en condiciones de asegurar un ambiente pacífico y ordenado.

¿Una intervención externa?

Es bastante factible pero antes de hacer acusaciones  hay que obtener pruebas. La operación pudo haber venido de diversos grupos, movimientos  y países, con ideologías muy distintas

Por ello hay que esperar

La conclusión lógica es que Chile ha entrado en la categoría de países sometidos a eventuales ataques de terrorismo. Por ello debe modernizar sus servicios de inteligencia.  Cabría pensar en el modelo ingles del MI5 (seguridad interna) y MI6 (seguridad internacional) y de la NSA de Estados Unidos a cargo  de la seguridad espacial.

Compartir
Artículo anteriorLos pensionistas y el milagro económico neoliberal español. German Gorraiz Lopez
Artículo siguienteUnión europea sobre la situación en Chile
Alberto Sepúlveda Almarza
Presidente, Asociación Chilena de Especialistas Internacionales (ACHEI) Abogado, Universidad Católica de Chile y Universidad Complutense de Madrid. Master en Relaciones Internacionales (M.A.) y Master en Derecho y Diplomacia (M.A.L.D.) ambos de la Fletcher School of Law and Diplomacy de EEUU. Diploma de Estudios Internacionales de la Escuela Diplomática de España. Diploma en Ciencia Política y Derecho Constitucional del Centro de Estudios Constitucionales de España. Doctor en Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. Profesor en varias universidades chilenas, de EEUU, y de la Escuela Diplomática de España y de la Academia Diplomática de Chile.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here