UE-MERCOSUR: Que 20 años son nada. . . Héctor Casanueva

0
161

La UE y Mercosur empezaron sus tratativas en junio de 1999, durante la I Cumbre de jefes de Estado y de gobierno ALC-UE (América Latina, Caribe y Unión Europea), realizada en Río de Janeiro. Entonces se acordó alentar un proceso de negociación de Acuerdos de Asociación de la UE con países y grupos, creando una red que vinculara política, comercial y cooperativamente a ambas regiones. Hubo expresa mención a México, Chile y Mercosur. Los dos primeros concluyeron sus negociaciones en menos de tres años y pusieron en marcha acuerdos sustantivos y beneficiosos, que actualmente se están modernizando.

No pasó lo mismo con Mercosur, debido a vaivenes políticos y crisis económicas en Argentina y Brasil, más trabas puestas a veces por Francia, otras por Brasil, por la industria, la agricultura, las compras públicas, y otros problemas. Pero, como es un soplo la vida, veinte años después vino un impulso final, desde España y Alemania, venciendo las reticencias de Francia, y con un nuevo escenario en Mercosur. Por fin hay acuerdo.

¿Y cuál es su importancia? Doy tres razones breves, para ser desarrolladas en una próxima entrega: Una, que se crea el mayor mercado del mundo, basado en reglas y disciplinas comerciales, cuyos flujos alentarán exportaciones, inversiones de calidad y empleos. De hecho, la UE invierte en Mercosur más de lo que invierte en China, Rusia e India juntas. Dos, se envía una señal potente, al sistema multilateral y a la OMC, de apertura de mercados y de respeto a las normas, en momentos de proteccionismo y guerra comercial alentada por los EE.UU. Y tres, se reanima la relación ALC-UE y la alianza estratégica de Europa con América latina, pues con Mercosur se completa la red de Acuerdos de Asociación entre ambas regiones, cubriendo los tres componentes originales: diálogo político, economía y cooperación.

La UE avisa con esto que no está sola. Cuenta con Latinoamérica a la que suma los acuerdos logrados recientemente con Canadá y Japón y, por tanto, tiene un mega-mercado y alianzas capaces de hacer frente a una hegemonía chino-estadounidense que pudiera tumbar las reglas del multilateralismo.

¿Algo más? Si, el acuerdo pone límites a eventuales aventuras antidemocráticas o contrarias al multilateralismo y al medio ambiente, como las de Bolsonaro. Francia y otros países se han encargado de anunciar que harán valer este espíritu antes de ratificarlo, proceso que en toda la UE por lo demás tomará un par de años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here