Con motivo del 40º Aniversario de la Comunidad Andina

5
700

1.- Gracias a las negociaciones emprendidas por el Presidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970) y su equipo de jóvenes negociadores (Patricio Leiva, Juan Somavía, Esteban Tomic, Augusto Aninat, José Wurgaft, entre otros); y el Presidente de Colombia, Carlos Lleras Restrepo, los países aledaños a la Cordillera de los Andes, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú, suscribieron en 1968 el tratado que instituyó la Corporación Andina de Fomento. Poco después el 26 de mayo de 1969, los mismos países firmaron el Acuerdo de Cartagena que dio origen al denominado Pacto Andino. El 13 de febrero de 1973 adhirió Venezuela. El 30 de octubre de 1976, Chile se retiró del Acuerdo. En unas semanas más se cumplirán pues 50 años de la creación del Pacto Andino.

A estos dos tratados internacionales, más el Convenio Andrés Bello (sobre integración cultural) y el Convenio Hipólito Unanue (sobre integración en materias de salud), se les conoce genéricamente como Pacto Andino.

2.- Conviene recordar que el Acuerdo de Cartagena se enmarcaba en las estructuras jurídicas del Tratado de Montevideo del año 1960, y éste, a su vez, en las estructuras muy liberales del GATT. Dicho de otro modo, en la base del Acuerdo de Cartagena se encontraba el artículo XXIV del GATT. Finalmente, el proceso integrador andino era un proceso enmarcado en la filosofía libremercadista del artículo XXIV del GATT, institución ésta rectora del libre comercio.

3.- El día 3 de noviembre del año 1970, asumió como Presidente de Chile, el socialista Salvador Allende, apoyado por el Partido Comunista y por fuerzas de extrema izquierda. No obstante ello, el Presidente Allende tuvo el buen criterio de no cambiar al equipo negociador de Chile, dirigidos por Juan Somavía Altamirano, (quien muchos años más tarde fue el Director General de la OIT). Esto produjo una excelente impresión en el resto de los países miembros

Allende comprendió muy bien que de frente a la hostilidad de Estados Unidos, más le convenía sumar amigos que enemigos. (Actitud que años después no tuvo el Gobierno Militar, granjeándose numerosos enemigos, y lo que es peor, entre sus vecinos más inmediatos).

4.- Cupo curiosamente al Presidente Allende y a sus negociadores, un rol fundamental en el ingreso de Venezuela al Pacto Andino, lo que finalmente ocurrió el 13 de febrero de año 1973, año éste de la adhesión de Venezuela al Acuerdo de Cartagena, cuando Chile, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú aceptaron incorporar a Venezuela al Pacto Andino.

5.- (A petición del Presidente Velasco Alvarado de Perú, ese mismo día 13 de febrero, en la madrugada, desde la embajada de Chile en Lima, y junto al suscrito, el Embajador Gastón Illanes “despertó” al Presidente Allende con una llamada telefónica urgente, diciéndole que la adhesión de Venezuela al Pacto Andino estaba a punto de fracasar, por la pertinaz oposición del negociador colombiano a ceder en algunas pretensiones venezolanas insoslayables para éstos. Illanes le pidió a Allende que llamara urgentemente al Presidente de Colombia, pidiéndole que aceptara las exigencias venezolanas, para sacar a flote la negociación. El Presidente Allende le dijo que lo haría así, y más tarde, el propio Allende confirmó a Illanes que lo había hecho, y que el Presidente de Colombia le había encontrado toda la razón, y había instruido a su negociador de ceder los puntos a Venezuela).

6.- Cuando el Gobierno Militar derrocó al Presidente Allende, algunos pensaron en una primera instancia que Chile seguiría en el Pacto Andino, aportando todo aquello que no había podido aportarse durante el gobierno de Allende, pero no fue así, pues el Gobierno Militar sospechó del Pacto Andino y postuló el retiro de Chile, y su consecuente aislamiento. Los militares creyeron, -profundamente equivocados-, que el Pacto Andino era una obra del socialismo internacional de la Unidad Popular, desconfiaron de él y plantearon como objetivo el retiro de Chile del Acuerdo de Cartagena. Para colmo, dos instrumentos andinos chocaban contra la nueva política de apertura del nuevo equipo económico: la Decisión 24 y el Arancel externo Común.

7.- Pero no fueron solo razones técnico-jurídicas las que impulsaron el retiro de Chile, sino que el ambiente de las negociaciones fue empeorando de día en día, al punto que faltó poco para que las discrepancias llevaran a las partes a límites insospechados de violencia verbal, con insultos de lado y lado.

8.- Hoy día, 22 de mayo 2019, los entonces jóvenes negociadores chilenos, y hoy más añosos, nos reunimos en el Club de la Unión de Santiago de Chile, para rememorar en un almuerzo, esa verdadera gesta de paz y de amistad integradora con los países andinos. La nómina de esos negociadores, en orden alfabético de apellidos, es la siguiente, para eterno honor y gloria integradora:

Aninat Solar, Augusto;   Allard, Juan Enrique;   De la Fuente, Julio;   Fernández Amunátegui, Mariano;   Ffrench.Davis, Ricardo;   Ibáñez, Fernán;   Jara Lazcano, Alejandro;  Jara Puga, Alejandro;   Leiva Lavalle, Patricio;  Morales Barria, Fernando;   Olivares, Anabella;   Rodriguez Elizondo, José;   Somavia Altamirano, Juan;   Tomic Errazuriz, Esteban;   Valencia, Manuel;   Wurgaft, Jose. 

En las fotos que se acompañan, quedaron registrados esos momentos de reencuentro.

Fernando Morales BarríaAbogado

Fuente: Estas reflexiones fueron inspiradas en los estudios realizados en la desaparecida Secretaría Ejecutiva para los Asuntos de la ALAC y Pacto Andino, el año 1977.

GALERÍA DE FOTOS

Mariano Fernandez Amunátegui, ex Ministro de RREE de Chile
De izq. a der.: Jujan Somavía, Patricio Leiva, José Wurgaft, Fernán Ibañez
Embajadores Augusto Aninat Solar, Juan Somavía Altamirano (ex Director General de la OIT), y Patricio Leiva Lavalle, quien convocó, patrocinó y presidió esta reunión almuerzo
De izquierda a derecha en la foto Juan Enrique Allard, Augusto Aninat Solar, Juan Somavía Altamirano ex Director General de la OIT, Patricio leiva, Jospe Wurgaft
Fernando Morales Barría, Representante Ad Honorem de Revista Panorámica para el Cono Sur y ex Negociador de Chile ante el Pacto Andino, el GATT y la OMC;  junto a la Asistente Principal de la ex Secretaría Ejecutiva para los Asuntos del Pacto Andino, señora Anabella Olivares de San Martín.
Anabella Olivares, Embajador Esteban Tomic Errazuriz (ex representante de Chile ante la OEA),
Embajador Alejandro Jara Puga (ex Director de la OMC), Manuel Valencia (ex Director de ProChile) y
Embajador Mariano Fernández Amunategui (ex Ministro de Relaciones Exteriores de Chile)
José Rodriguez Elizondo, abogado, profesor de Derecho Internacional, Historiador, Escritor, casado con peruana.

De izq. a der. : Mariano Fernandez Amunategui, Ricardo Ffrench-Davis, José Rodriguez Elizondo

 

Compartir
Artículo anteriorConsejo Permanente aprobó resolución sobre la situación en Nicaragua
Artículo siguienteElecciones europeas: el voto de Italia
Fernando Morales
Representante del CEFIAL en el Cono Sur, chileno, abogado, diplomático, profesor universitario, Licenciado en Derecho Europeo (Lovaina), Diploma del Instituto de Altos Estudios Internacionales (Ginebra) y del Svenska Institutet, Comendador de la Orden del Rey Leopoldo II de Bélgica, Caballero de la Orden Isabel La Católica de España, Caballero de la Orden de San Fortunato de Bélgica, Miembro Honorario de la Koninklijke en Soevereine Hoofdgilde van Sint Joris de Gantes, ex Presidente del Salón Arturo Prat del Club de la Unión de Chile.

5 Comentarios

  1. Aunque no lo tocamos explícitamente en el almuerzo, cabe recordar que en las negociaciones del Pacto Andino, en lo referido a las preferencias sectoriales, por países, y a la identificación de productos y y sectores reservados a los distintos países, tuvo un rol muy clave la Corporación de Fomento, CORFO, a través de su Gerencia de Integración a cargo de la cual, hasta comienzos de 1971, estuvo Fernán Ibáñez. Algunas de esas asignaciones y preferencias sectoriales, vistas con los ojos de hoy día, pueden parecer un poco estáticas y han sido ampliamente superadas por las nuevas tecnología. Muestran, sin embargo, los deseos, ya desde entonces, por avanzar en la ampliación de la matriz productiva, hacia sectores de mayor sofisticación y tecnología.

  2. À tout Seigneur, tout Honneur.

    El gran impulsor de este homenaje almuerzo, en quien nació la iniciativa ab initio, y que con su sabida paciencia, constancia y esfuerzo nos convocó a todos, fue sin la menor duda el embajador Patricio Leiva Lavalle. En una primigenia instancia, Patricio Leiva convocó a 5 personas para que le ayudaran a este tan importante homenaje. Esas personas fueron en orden de llamado: Juan Somavía, José Wurgaft, Augusto Aninat, Esteban Tomic Errazuriz y Fernando Morales.

    Hubo al comienzo una duda sobre dónde realizar este homenaje, y Augusto Aninat propuso el Club El Golf 50 y llevó a cabo una económica y estupenda negociación con ese club ($13.000 por persona), pero primó en Patricio Leiva el Club de la Unión, no obstante ser más caro ($20.000 por persona), por encontrarse éste en el centro de la ciudad. (No obstante, cada comensal pagó solo $15.000, pues un benefactor que conozco, puso los $75.000 que faltaban para completar los $20.000 por persona).

    He prometido en secreto profesional al benefactor, no dar su nombre, pero créanme que, OBVIAMENTE no soy yo, sino otro comensal que se sentó con nosotros, y que Ustedes deberán adivinar quién fue.

    Al decidir Patricio Leiva hacer el homenaje en el Club de la Unión, me pidió hiciera yo las negociaciones del caso con la administración, para que todo estuviera a punto. Fue así cómo comencé esta tarea, logrando un primer buen resultado: que el Club se allanara a cobrar solo $20.000 por persona y no más, como el Club planteaba al principio. Pero en eso estábamos, cuando hube de viajar fuera de Santiago, y también lo hizo Patricio Leiva. En nuestra larguísima ausencia, cupo a José Wurgaft y Ricardo Ffrench-Davis, un rol negociador capital con la administración del Club de la Unión, especialmente en lo tocante al número de comensales definitivos que asistirían, numero éste que variaba todos los días, hasta que José Wurgaft comprometió la cifra final de entre 15 y 16 personas.

    Sin este trabajo colectivo, y la excelente buena voluntad de la administración del Club de la Unión, no habría sido posible el rotundo éxito alcanzado. Gracias pues a todos ellos.

    Un abrazo a todos,

    Fernando Morales Barría

  3. “El tiempo pasa, el Mundo olvida …”,

    Ruego agregar a la nómina alfabética de negociadores, omitidos involuntariamente, a las siguientes personas: Barros Charlin, Raymundo (QEPD); Correa Castro, Carlota; González, Carmen: Ortiz, Gastón (QEPD).

    Muy agradecido.

    Fernando Morales Barria

  4. Estimado Don Fernando:
    Me alegro profundamente de la reunión sostenida en el Club de La Unión por algunos de los pioneros del denominado Pacto Andino. Junto con ello, creo que es muy relevante rescatar los 50 años de esta importante experiencia de integración entre países de América del Sur. En este contexto, siento pertinente rescatar el nombre de Javier Lira Merino, Embajador de Chile en Colombia cuando se firmó el Pacto Andino en Bogotá en la década de los ’60. Javier Lira creyó profundamente en la integración de nuestros países y desde su cargo a la cabeza de la misión diplomática en Bogotá, aportó positivamente a este esfuerzo.
    Muchas gracias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here