Un Magno Evento

0

En unos días tendrá lugar en el Vaticano, en Roma, un magno evento, único en la historia de la Iglesia católica contemporánea y de todos los tiempos, dos Papas, uno renunciante, Georg Ratzinger o Benedicto XVI y el vigente Papa Francisco quien ha dado una vitalidad moral a la Iglesia nunca antes vista, canonizan a otros dos Papas. Uno, por todos conocido, Beato Juan Pablo II y otro, poco conocido por las jóvenes generaciones, Beato Juan XXIII.

Se han dado cita delegaciones de todo el mundo, periodistas del mundo entero están ya posicionados desde hace tres días en la Plaza San Pedro. El estricto protocolo y las medidas de seguridad logran gobernar una marea de gente que canta, reza y sobre todo camina, camina. Una gran delegación de Polonia está llegando en buses así como ciudadanos de Bergamo, pues Juan XXII era originario de Bergamo, ciudad del norte de Italia.

Ya han llegado Presidentes, como el recientemente elegido Presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén quien acompañado por su esposa le ha entregado dones al Papa Francisco así como el Presidente de Honduras.

Con relación a los milagros que han dado lugar a la canonización, en el caso de la señora Floribeth Mora Díaz, de Costa Rica, que recibió el milagro de su curación por intercesión de Juan Pablo II, como ella misma dice “da testimonio de la grandeza de Dios”, contando que los médicos le habían dicho que humanamente ya no podían hacer nada, debido al aneurisma y derrame cerebral que padecía. «Indigna como soy, el Señor me miró con su misericordia», añade destacando que a pesar de sus miedos, siempre tuvo fe en Dios. Rogando la intercesión del Papa Wojtyla y poniéndose en manos de la voluntad de Dios, el día de la beatificación de Juan Pablo II recibió la gracia tan anhelada, con su curación se sintió abrazada por la paz del Señor: ¡Levántate no tengas miedo! Con 1esta voz, vio una revista con la imagen del Papa santo que con sus brazos abiertos la alentaba a levantarse.

DSCN8292El milagro realizado por Juan XIII en favor de la Hermana Lina Ravaschieri de Nápoles quien ya agonizante recibe la visita de la asistente provincial de la Hijas de la Caridad y le ofrece una reliquia de Papa Juan XXIII que apoya en la herida, de improviso la hermana Caterina se despierta y refiere haber visto al Beato quien le dice que la había sanado, que no quedará siquiera cicatriz de su enfermedad, le pide que el prof. Giuseppe Zannini, quien la tenia bajo su cuidado escribiera el testimonio y haga las radiografías del caso pues un día servirían. Pidiéndole que vaya a Roma a rezar en su tumba.

No obstante la religiosidad del magno evento, no todo es en olor de santidad pues la ceremonia contará con la fragancia de las rosas de Ecuador. Más de 30 mil rosas de Ecuador adornarán los Altares Santos, lo cual constituye sin duda un honor y orgullo para este país, mas de 20 empresas han colaborado para este éxito entre varias fincas, empresas de transporte e importadores italianos de flores ecuatorianas y gracias a la colaboración del Ministerio de Comercio Exterior y PRO ECUADOR a través de su Oficina Comercial en Italia. Una importante operacion de marketing Está ya llegando el Presidente Rafael Correa Delgado y otros Presidentes y Jefes de Estado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here