La crisis inició el domingo 10 de junio, cuando la nave Aquarius recibió la llamada desde la central de Roma haciéndole conocer que habían embarcaciones en peligro. Lograron salvar a las personas que se encontraban en dos embarcaciones, realizaron además el transbordo de personas que anteriormente fueron rescatadas por una nave mercantil. En total, 629 personas 7 mujeres encinta y 123 menores no acompañados.

Recibieron instrucciones para dirigirse hacia Roma. Lo que es una acción que se repite casi semanalmente, esta vez tuvo un final diferente. en esta oportunidad, no obstante todas las coordinaciones que seguían desde la nave Aquarius  con la Capitanería de Roma, el Ministro de Defensa, Matteo Salvini, cerró los puertos italianos e impidió el desembarque de las más de seiscientas personas.

Matteo Salvini pidió a Malta que los recibiera aduciendo que el puerto de Malta era el más seguro. Malta, La Valletta, se negó a recibirlos, aduciendo no tener competencia ya que los contactos iniciales habían sido tomados desde Roma, incluso de Roma partió la orden de enviar médicos con primeros auxilios. La nave Aquarius con bandera de Gibraltar proveniente de Nordáfrica  pasó la noche entre Malta y Sicilia en el mar Mediterráneo.

La Embajadora de Malta en Italia declaró que no podían recibir a los migrantes por una “cuestión de principio” por haber sido coordinada la acción por el Centro de Roma que tiene jurisdicción SAR (search & rescue) de Libia. Muchas voces se alzaron contra la decisión de Matteo Salvini calificándola de “contraria a las leyes internacionales corriendo el riesgo de crear una situación peligrosa para los refugiados”, en especial, desde Malta. La postura de Salvini es clara, considera que todos los países deben responder no solamente Italia, la cual “enfrenta este fenómeno gigantesco en soledad” inaugurando su hashtag “chiudiamo i porti” / “cerramos los puertos”.

El desenlace lo ofreció el neo-presidente del Consejo español Pedro Sánchez quien declaró “Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas.”

El verano es propicio para el aumento de los desembarques de África hacia Europa, en días pasados llegaron más de quinientas personas. Tras estas migraciones se celan políticas de parte de los países africanos, los cuales, facilitan la partidas de embarcaciones con migrantes al límite de la capacidad  de las embarcaciones, generando un rescate a mitad camino, para negociar facilidades gobierno a gobierno. Se verifican las necesidades y los chantajes en todas las diferentes gama de colores.

Acción Salvini no ha sido inútil

Matteo Salvini ha recibido muchas criticas pero él defiende de este modo su postura “Europa debe mover pieza, esta situación demuestra que nos han dejado solos. Mientras nosotros hemos estado dispuestos por años a acoger miles de migrantes, Malta no está dispuesta a acoger centenares.”

Por otro lado, el pleno del Parlamento europeo reunido en Estrasburgo, analizará este miércoles con la Comisión y con el Consejo “la solidaridad entre los Estados miembros, ante la gestión del caso del barco Acquarius”.

Por votación los eurodiputados decidieron en la apertura de la sesión plenaria, con 212 votos a favor, 62 en contra y 18 abstenciones, añadir este tema a debate en el orden del día del miércoles. Bajo el título “emergencias humanitarias en el Mediterráneo y solidaridad en la UE”, discutirán la situación creada tras la decisión del Gobierno italiano de no permitir al buque Aquarius, fletado por las ONG francesas SOS Mediterranée y Médecins sans Frontières, desembarcar en territorio italiano a los más de 600 migrantes y solicitantes de asilo procedentes de Libia que había rescatado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here