Los nicaragüenses están indignados, Daniel Ortega, no presenta una salida constitucional y democrática a la tensión que vive el país centroamericano. Félix Maradiaga, sostiene que Ortega vive en un universo paralelo, desconectado de su población y por ende de los males que aquejan a su país. Maradiaga, dirige el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas en Nicaragua.

La frase de la población es “¡Qué se vayan!” y aseguran no ser Venezuela.

Lo que si le es claro a Daniel Ortega y a su gobierno es que deben eliminar a los adversarios, sean niños, jóvenes, adultos, mujeres. Mientras Maradiaga estaba en Washington para denunciar cuánto sucedía en Nicaragua, Daniel Ortega dispuso orden de captura acusándolo de estar en la cabeza de un grupo criminal. Inicialmente, Maradiaga decidió regresar a Nicaragua y evitar quedarse obligadamente en los Estados Unidos, repetir en cierto modo la vida de exilio que vivió su Padre. No obstante sus intenciones, ha debido postergar su regreso a Nicaragua. Maradiaga, no ocupa un cargo público ni es candidato, sin embargo, representa la figura moral en la cual el pueblo nicaragüense se siente representado.

En Nicaragua se han asesinado más de 140 nicaragüenses, en pocos meses. Maradiaga sostiene que Ortega utiliza la fuerza pues quiere llevar al pueblo al terreno de la violencia dónde la población saldría perdiendo, en cambio, él sostiene, que se debe mantener la resistencia en el mundo de las ideas, ya que existe la convicción que el pueblo salvará al pueblo, cree en el estado de derecho, en la no violencia. Las diferencias con Venezuela las encuentra en la historia de Nicaragua, pues éste ya vivió una guerra civil y su clase media está compuesta sólo por el 9% de la población y, lo más importante, los nicaragüenses no han migrado como es el caso del pueblo venezolano, se han quedado en Nicaragua para hacer la resistencia. Además, Nicaragua, no es un país petrolero.

La solución podría ser convocar a elecciones anticipadas. Ortega se ha convertido en el hombre más rico de Nicaragua, tiene intereses económicos muy importantes así como una familia numerosa, por ello, su salida es tan acompasada que ni la Iglesia Católica ha podido resquebrajar la postura orteguista.

Por otro lado, se teme que una masa de nicaragüenses se moverá hacia Costa Rica, ya lo mencionó la Vicepresidente de Costa Rica, Epsy Campbell, en la reciente reunión de la OEA. En Costa Rica ya están preparando campamentos. En Costa Rica, viven más de medio millón de nicaragüenses emigrados de la anterior crisis y, actualmente, los productos de exportación de Costa Rica no pueden pasar por Nicaragua, afectando económicamente a este país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here